PSBSalud

Auch! Me quebré un diente…

¡Hola a todas! Espero que estén disfrutando plenamente el tan ansiado verano o al menos teniendo un verano trabajado tranquilo y feliz.

Hoy vengo a hablarles de ese terrible momento que quizás más de alguna ha experimentado, que es sentir un ¡crac! dentro de la boca, teniendo como resultado un diente quebrado.

Muchas veces la fractura de uno de nuestros dientes es consecuencia de un accidente: una caída, un golpe o algo así. Algunas veces se rompen dientes que estaban sanos y otras veces dientes que causaban molestia o dolor desde antes. En todos los casos, debemos acercarnos sí o sí a un dentista de urgencia, para que nos entregue la primera atención y tome una radiografía, descartando lesiones en la raíz o el hueso que rodea el diente. Este paso es sumamente importante, por lo que asegúrense de acudir a un centro que cuente con este servicio, así se ahorran el paseo y molestia buscando donde tomársela.

La importancia de acudir inmediatamente al dentista no es sólo por estética ya que la fractura de un diente, si no se soluciona pronto, puede ocasionar infecciones o -aunque el diente en cuestión no duela- la pérdida de éste. Si no se puede obtener atención dental inmediata, debemos seguir las siguientes indicaciones hasta llegar al profesional más cercano:

  • Controlar el posible sangramiento y remover toda la suciedad limpiando con agua hervida o suero
  • Comer alimentos blandos y evitar llevar el alimento hacia ese diente
  • Manejar el posible dolor con analgésicos de venta libre
  • Cuidar no pasar la lengua por zonas filosas del diente para no ocasionar más heridas

Una vez atendidos por el profesional indicado y manejada la urgencia, existen varias opciones de tratamiento, dependiendo de: la gravedad de la fractura, la posibilidad de “salvar” el diente y de si previo al golpe tenía caries o no. La mayoría de los trabajos necesarios para reparar una fractura complicada son costosos, pero hay que tener siempre en cuenta que mientras más aplacemos la consulta y el tratamiento, más se agrava la situación.

Muchas veces, los dientes fracturados no se ven. Esto es cuando se quiebran molares o premolares, que usualmente no vemos cuando una persona sonríe. Sin embargo, hay que tener en cuenta que corremos un serio riesgo de perder ese diente si no consultamos. Esto, entre otras cosas, porque no es frecuente que se quiebre un molar sano, sino que sucede con dientes que ya tenían un grado de enfermedad: una caries o una restauración mal ajustada. En estos casos, el riesgo de dolor e infección es mucho mayor.

Las invito a no dejar de lado sus dientes y, aunque no les duela ni comprometa su estética, consultar inmediatamente cuando tienen alguno de estos accidentes. Así, podrán planificar (e incluso cotizar) su tratamiento con tiempo y no sufrir mayores consecuencias.

Y ustedes, ¿han sufrido algún accidente de este tipo?

 

1 comentario

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X