PSBSalud

Creo que estoy enferma: ¿Realmente necesito un medicamento?

Hola a todas, queridas mujeres bellas! Y muy feliz 2016, espero que haya sido un comienzo de año con todo, principalmente, alegrías.

Hoy, quiero que conversemos de un tema que muchas veces a los médicos nos dificulta los tratamientos a entregar a un paciente o que hace que demoren las consultas tanto en el control habitual como en los servicios de urgencia, haciendo más complejos muchos cuadros: La automedicación. Esto surge de un par de consultas y comentarios que hemos recibido en nuestro blog respecto de algunos medicamentos específicos que han tenido efectos nefastos en algunos de nuestros lectores.

Todas hemos estado enfermas de algo alguna vez en la vida, empezando por patologías agudas que van desde un resfrío común en adelante, así como de patologías crónicas como Hipertensión arterial, resistencia a la insulina, por sólo nombrar algunas.

Pero, en el caso de aquellas patologías agudas que son de presentación común, han pensado alguna vez, ¿cuántas veces han necesitado realmente usar un medicamento?

Voy a tomar como ejemplo lo más frecuente: el resfrío común. La mayoría de los cuadros respiratorios altos son producidos por virus, no por bacterias, por lo tanto, por el tipo de infección, son una patología autolimitada, lo que significa que va a ceder de manera espontánea dentro de los próximos 3 a 5 días. Lo mismo ocurre con los casos de enfermedades gastrointestinales causados por virus, aunque en este caso, la mayoría de las veces la enfermedad es causada por una transgresión alimentaria, por lo tanto sólo necesitamos un régimen liviano fraccionado e hidratarnos de manera correcta.

¿Cuántas veces alguna de ustedes ha estado comprando en una farmacia y escuchan como otro hijo de vecino hace una especie de ‘consulta médica abreviada’ al farmacéutico o a cualquiera de los dependientes de la farmacia, recibiendo una solución rápida y muy conveniente para el vendedor? Si bien en cada farmacia existe un químico farmacéutico que conoce de medicamentos, no todos quienes venden ahí tienen la misma capacitación, por lo tanto, no siempre nos indican basado en conocimiento, muchas veces en estrategias de venta u otras cosas, vendiendo dos cosas distintas que sirven para lo mismo.

Lo que intento graficar es que, si bien, muchas veces necesitamos un medicamento para aliviar síntomas molestos que nos impiden realizar nuestra vida diaria, no siempre es así, y que las mismas enfermedades no son iguales de una a otra persona, incluso en la misma persona.

Todos los medicamentos poseen algo que técnicamente es llamado RAM o reacción adversa a medicamento, lo cual significa que todo fármaco posee efectos adversos no deseados que nos pueden causar más perjuicio que beneficio, por lo tanto, incluso al tomar el tan común paracetamol, estamos expuestas a esto. Estos efectos están relacionados con la vía de administración, la vía o sitio en que se metaboliza el fármaco, el tiempo de uso y su dosis y las condiciones o patologías subyacentes que cada uno de nosotros posee.

Otro elemento, son los efectos colaterales que puede tener ese fármaco, que van desde la alergia en adelante, pasando por fallas orgánicas graves debido al exceso de dosis y mala administración.

Es cierto que todas sabemos las dosis de muchos medicamentos de uso común, por nombrar algunos: paracetamol, clorfenamina, loratadina, gotas de antiespasmódico, aspirina, etc. Sin embargo, el objetivo de esta nota es que cada vez que estamos enfermas de algo común podemos usar los fármacos que estamos acostumbradas a usar, pero todo cambia cuando empezamos a usar fármacos que son de indicación médica. Un ejemplo de ello son los antibióticos. Cuántas veces más de una a tomado amoxicilina o ampicilina, o ha definido que necesita ‘pincharse con una benzatina’ solo porque les duele la garganta? Ese uso indiscriminado de antibióticos sólo colabora con aumentar la resistencia de los diversos microorganismos a éstos, haciéndolos más fuertes y dificultando el tratamiento sólo asociado a esto.

Otra práctica común es la clásica ‘es que a la amiga de una compañera le dieron eso y le hizo súper bien’ o ‘mi vecina me contó que ella tuvo lo mismo, y sólo con eso se le quitó’, entre tantas otras frases que tengo claro alguna ha dicho. Pues bien, hay fármacos que son específicos para una patología pero así como lo son para esa enfermedad lo son para cada paciente. Esto pasa porque muchos de ellos necesitan una evaluación previa con exámenes y una dosificación que es específica a cada paciente, pasando por la gravedad del cuadro, patologías concomitantes, antecedentes médicos, entre otros. Por lo tanto, lo que le hace bien a mi amiga, la hermana de la vecina de la compañera de colegio o cualquier conocido no necesariamente nos va a hacer bien a nosotras.

Para terminar, les repito que la idea de escribir esta nota parte de esa práctica tan común que todos tenemos de decidir tomar un montón de fármacos que nunca hemos necesitado, sin los cuales nos vamos a mejorar igual, sólo que en un par de días más de plazo, junto con esa actitud clásica de usar lo que le recetaron a un conocido pensando que es igual de bueno para nosotras. La automedicación es:

  • Innecesaria
  • Retrasa el inicio de tratamientos eficaces en los casos necesarios
  • Enmascara síntomas que ayudan a un buen diagnóstico
  • Ayuda a aumentar la resistencia antibiótica
  • Ayuda a aumentar las reacciones adversas a medicamentos y las reacciones alérgicas
  • Aumento de reacciones adversas a medicamentos no controladas por profesionales y efectos colaterales no deseados que pueden aumentar el riesgo, lejos de beneficiarnos

Por lo tanto, vuelvo a repetir, si bien hay algunos medicamentos que sabemos usar bien, por cultura general o por la repetición de las muchas veces que nos los han recetado, no debemos usarlos discriminadamente y sin control por ningún profesional capacitado para ello. Y como vieron hace unos cuantos días en nuestra página del blog, tenemos nuestra nueva sección  PSB AL RESCATE, donde siempre estaremos listas para responder a todas sus inquietudes y buscaremos la manera más rápida de darles ayuda.

Les dejo un millón de abrazos como siempre, y quedo atenta a todas sus consultas.

Aurora.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X