PSBTendencia

Era mejor madre antes de serlo

Hola bellezas… estaba haciendo mi revisión habitual de las mañanas por lo portales de Chile y el mundo, y leyendo la versión española de la revista Vogue me encontré con esta columna que me encantó y quiero compartirla con ustedes.

Soy la mayor de siete hermanos y creo que siempre me vi con un “poquito” de derecho sobre qué, cuándo y cómo opinar de la crianza de niños ajenos, pero nunca supe lo equivocada que estuve y lo crítica que fui, hasta que me convertí en madre y me di cuenta cómo cambia todo. Nunca más he dicho “pobre niño”, cuando pillo a uno haciendo un berrinche por ahí, ni tampoco he vuelto a decir”que poca paciencia tiene esa mamá”. Cuando uno está metida hasta al cuello en la maternidad y la crianza las cosas se ven desde otra perspectiva. Y por eso hago un llamado también a ese grupo nuevo de “super mamitas furiosas” que existen donde, en vez de aportar con nuevas teorías lindas y sanas sobre crianza, han convertido sus posturas sobre lactancia, apego, comidas libre de dulces y partos ultra naturales, en algo parecido a un totalitarismo.

Queridas, convertirse en madre es difícil. Para algunas es más fácil que para otras. Es lo más lindo que uno puede vivir en la vida y  si, es chulo decirlo, pero nunca se sabe cuál es tu capacidad de amar a otro y de sentir hasta que uno se convierte en madre. Son sentimientos elevados al cubo que no se conocen antes. Pero creo firmemente que nadie es mejor mamá que otra si es que le da leche a su hijo hasta los 3 meses, hasta los 6 o hasta el año y medio. Nadie es peor madre porque le da una galleta a su hijo para que se quede callado porque necesita trabajar 10 minutos en el computador y mandar unos mails. Y nadie es peor en su labor porque dijo alguna vez “no es no y punto” sin dar explicaciones. Esta columna es un llamado para respetar la maternidad y la crianza de cada persona. Nos hemos convertido en una sociedad demasiado categórica y poco libre respecto a este tema.

Las invito a leerla (ahora entenderán el por qué de la foto con David Beckham y su hija con chupete… se acuerdan de esta polémica?)

Sí, yo también era mejor madre antes de serlo

También puede interesarte...

Cuando no tienes niños te crees en posesión de la sabiduría absoluta en cuanto a la crianza y educación de los pequeños, pero no

@carmeron Como bien dice La niña sin nombre, confieso que era mejor madre antes de serlo. Porque en la vida de toda madre llega ese momento en que te das cuenta de que buena parte de lo que has criticado/censurado en otros padres te cae encima como uno de esos yunques que aplastaban al Coyote cuando perseguía al Correcaminos. Cuando no tienes niños te crees en posesión de la sabiduría absoluta en cuanto a la crianza y educación de los pequeños, para, a la más mínima ocasión (en el fondo, inocentemente) soltar la frase “yo nunca…

… le daría comida basura a mis hijos

… les daría el móvil o la tablet

… les dejaría ver el mismo capítulo de su serie de dibujos preferida una y otra vez para que se queden tranquilos

… dejaría que mis hijos… (inserte aquí lo que más rabia le dé).

Querida, hablamos dentro de unos años. Cuando no tenía niños y veía a alguno llorando a moco tendido por la calle por cualquier capricho pensaba “pobre niño”; ahora, lo primero que hago es solidarizarme: “pobre madre”. No estoy hablando de comportamientos graves ni falta de educación, sino de esos pequeños detalles de los niños que, ahora que se han convertido en tu monotema de conversación, criticas sin piedad. Porque no son sólo los “sin hijos” los que en su ingenuidad se permiten criticar a otros padres. No. Somos los mismos padres los primeros que nos creemos libres de cualquier fallo y lanzamos piedras a diestro y siniestro.

Ese niño ve muchos dibujos animados; esa niña se acuesta muy tarde; está muy mimado; sólo come lo que le gusta; le dan el móvil para que no de la lata; llora mucho; habla poco… La culpa la tienen… sus padres. Hace unos días saltaba la polémica después de que un tabloide británico dedicase un artículo al hecho de que la hija de los Beckham usaba chupete a pesar de haber cumplido ya los cuatro años. El padre de la criatura respondió a través de su perfil en Instagram algo así como que cualquiera que tenga hijos sabrá que cuando no se encuentran bien (o están imposibles, añadiría yo) uno hace cualquier cosa por calmarlos o hacer que se sientan mejor. Más razón que un santo.

También le llovieron palos a Ryan Reynolds después de que se diera poca maña a la hora de colocar a su hija en la mochila portabebés. Es lo que tiene ser una celeb, que toda metedura de pata que cometas va a saltar a la vista de millones de personas. La crianza es un mundo nuevo y desconocido para el que no existe un manual de instrucciones para toda situación. Cuando nació mi primer hijo me pasé una semana bañándolo con una especie de jabón en crema para limpiar al bebé en seco… ¡Ya decía yo que hacía poca espuma!

David tiene los tabloides británicos para ver examinado su desempeño como padre; Ryan, sus millones de seguidores en las redes sociales; y el resto de mortales tenemos los grupos de WhatsApp. Esos temidos chats que han venido a sustituir al banco del parque y en los que las madres (porque desgraciadamente las madres somos mucho más dadas a este mal) se lanzan pullas y crean grupos paralelos al oficial de la clase. Auténticas leyendas urbanas corren acerca de estos grupos, que se gestionan a un nivel que ríete tú de la Troika.

Que el simple hecho que una niña de cuatro años use todavía chupete (mi madre todavía me recuerda que a mí me lo quitaron a esa edad) genere un debate mundial con hashtag incluido, #dummydebate, demuestra que a los padres nos queda mucho por aprender a la hora de juzgar a los demás. Cada familia tiene su forma de educar, pero antes de sacar conclusiones debemos intentar ponernos en el lugar de los demás y pensar cómo actuaríamos nosotros.

¿Por qué todos los padres terminamos criticando a otros padres?

¿Si fuerais los Beckham, cuál sería vuestro #dummydebate?

Este es el link directo: http://www.vogue.es/moda/ninos/articulos/era-mejor-madre-antes-de-serlo-padres-que-critican-a-otros-padres-maneras-alternativas-de-educar-y-criar-a-un-hijo-padres-y-madres-primerizos-no-convencionales/23516

Les dejo besos a todas

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

1 comentario

  1. Creo que el tema de la crianza está tan violentado, todos tienen algo que decir respecto a la crianza ajena, incluso mujeres con hijos… mujeres que , por ejemplo, le dan coca cola a sus hijos me miran con cara de que soy atroz, porque mi hija pide agua… o sea, ella la pide… y aun asi, jajaja…

    Creo que lo mejor es aplicar sonrisa, y no destruirse mentalmente por lo que otros digan ya que nos basta con nuestros propios juicios (ya que nunca se es la madre que se quiere).

    Y para quien quiera opinar respecto a la crianza de los demas, recuerden que eso es lo mas parecido a escupir al cielo.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X