GinecologíaPSB

Tuve un aborto…hice algo mal?

Hola a todas, bellas! Hoy quiero abordar un tema que está en boga, pero no desde el punto de vista en que se discute hoy en día, no me interesa hoy discutir sobre el aborto terapéutico,  sino que desde la visión y el sentimiento de las mujeres que sufren un aborto.

Desde que las mujeres nacemos o desde que tenemos nuestra primera regla o desde el momento en que decidimos tener una pareja estable (no necesariamente que nos casamos), tenemos dando vuelta muchas veces la idea de formar una familia, de tener alguien que será nuestro cómplice y compañer@ por el resto de la vida. Pero qué pasa cuando ese evento tan esperado termina mucho antes de tiempo y no llega a un final feliz?

El aborto, a pesar de lo que muchas pensamos, es un hecho frecuente entre las mujeres en edad fértil, tanto que muchas veces ni siquiera nos alcanzamos a dar cuenta que nos embarazamos, cuando llega el sangrado correspondiente al mes. Las causas por las que se produce, simplificándolo mucho, generalmente son de origen genético, es decir, son gestaciones incompatibles con la vida muchas veces. No quiero que se entienda que esto indica que nosotras o nuestra pareja tenemos un defecto genético o cromosómico. Otras causas son factores anatómicos (malformaciones uterinas, etc), enfermedades crónicas mal controladas, fallas en implantación, consumo de tabaco y drogas, y las trombofilias (en aborto recurrente principalmente), entre otras.

Hoy quiero que hablemos un poco sobre el aborto retenido. Esto significa un embarazo que se formó y creció hasta cierta cantidad de semanas, generalmente, el primer trimestre, pero que luego deja de latir y se queda dentro del útero, sin que muchas veces nos de síntomas ni molestias y sólo nos enteremos al momento de hacernos una ecografía.

También puede interesarte...

Lo habitual es que asociado a este diagnóstico se espere un sangrado espontáneo, es decir, que se produzca la pérdida del contenido del útero de manera natural durante una cantidad de semanas determinada (3 a 4 semanas dependiendo del centro o del médico tratante), esto porque, si bien, un legrado uterino (‘raspado’) es un procedimiento habitual, no está exento de complicaciones. La segunda opción, es realizar un legrado uterino una vez confirmado el diagnóstico, lo cual se hace con una segunda ecografía, para que no haya dudas de parte del médico ni de la paciente.

Y después de esto, qué? Decidí hablar de este tema porque hace un par de meses, me tocó de manera directa, al tener que entregar esta noticia a una de mis mejores amigas, créanme, que es por lejos uno de mis momentos profesionales más difíciles. Hasta ese día, yo lo veía como algo natural, que podía ocurrir, sin pensar en las implicancias que tenía esa frase corta ‘su guagua ya no tiene latidos cardíacos’ en esa mujer, que tenía todas las ilusiones puestas en ese momento.

Cuando damos este diagnóstico, la pregunta más frecuente que nos hacen es ¿qué hice mal? O ¿hay algo malo conmigo? O ¿Voy a poder volver a quedar embarazada y terminar bien? O ¿esto me va a pasar cada vez que me embarace??

Lo primero y más importante es dejar de lado la culpa, todas las culpas. Lo más probable es que no seamos responsables de lo ocurrido, quizás si hubiéramos ido a saltar en bungee o si nos quedábamos acostadas con las piernas en alto podría haber pasado lo mismo. Y la pena por lo ocurrido tampoco nos tiene que hacer sentir culpables. Tenemos derecho a sentirnos mal, a tener un proceso de duelo y a descansar y querer escondernos un poco del mundo durante este periodo, al fin y al cabo, la mujer maravilla es una sola.

El riesgo de abortar de nuevo existe y es mayor que en aquellas que nunca lo han sufrido, pero para evitar o disminuir estos riesgos, lo más importante es empezar un nuevo embarazo de la mejor manera posible. Esto quiere decir:

  • alimentarnos sanamente, intentar iniciar un embarazo con nuestro peso ideal o lo más cercano a él.
  • Si tenemos enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión arterial, hipotiroidismo o resistencia a la insulina, entre otras, éstas tienen que estar muy bien controladas y compensadas antes de intentar un nuevo embarazo. En pocas cuentas, hacernos una buena revisión técnica para intentarlo de nuevo en una buena condición.
  • Lo demás, es suplementarnos con ácido fólico, desde antes de intentar embarazo, para que al momento de quedar embarazadas ya estemos ‘cubiertas’.
  • Algo distinto, es el aborto recurrente (3 abortos continuos sin causa aparente), que requiere un estudio más acabado, pero de eso, hablaremos otro día.

 

El mensaje que quiero dejarles hoy, es que lo que les pasa o les pasó le ha ocurrido a muchas, aunque en estos casos eso no es relevante.  Entendí que son ilusiones y sueños que se rompen, que hasta la mujer más fuerte puede caer derrotada con un diagnóstico como este, que tienen derecho a sentirse tristes, muy tristes cuando les damos esta mala noticia. Pero también quiero que nos hagamos cargo de esa tristeza, que sepan que tomarse unos días fuera del trabajo o buscar ayuda de un psicólogo no las hace más débiles, y que muchas veces es necesario, a pesar de las ganas infinitas que tengamos de salir adelante. Que esta bien llamada pérdida, es sólo la pérdida física de lo que acunamos en nuestro útero, porque esa parte de nosotras, nos acompañará siempre.

Les dejo un gran abrazo y, como siempre, espero sus comentarios y ayuda, para hacer esto cada día mejor.

Aurora

3 comentarios

  1. Aurora.. me tocaste la fibra mas intima, me reintegre recién ayer a mi trabajo después de todo el proceso medico que significo el devastador diagnostico de “aborto retenido gemelar de 8 semanas” … fue una ola gigante y destructiva la que me golpeo…. no se si puedo decir que estoy bien, solo trato de estarlo para mi otra hija… por que yo no perdi embriones… yo perdi hijos! amados y esperados, que espero que hayan renacido con alas en un mundo mejor.. a eso me aferro…. a que la naturaleza es sabia y Dios sabe por que todo resulto de este modo…

    Para mi a sido fundamental el apoyo y la contención familiar, mi marido a sido un sol… por que físicamente es doloroso el legrado, pero el alma… ufff este dolor es solamente comprendido por quien lo ha vivido…

    muchas amigas y conocidas me han contado que pasaron por lo mismo y eso ayuda…. que así como nos damos concejos de como amamantar… de como criar… de como vestir, nos ayudemos en este proceso tan doloroso que es un duelo…. aun mas triste que los duelos convencionales donde al menos queda un recuerdo del ser amado que parte… ahora a mi solo me queda de mis bebes del agua el como habría sido….. no se si intente un nuevo embarazo… estoy llena de miedos, por ahora solo pienso en ellos y en como habría sido….. tiempo al tiempo
    un día vivieron en mi vientre… pero desde ahora vivirán para siempre en mi corazón!

  2. Gracias por tocar este tema tan sensible. Ya he pasado por 4 de estas dolorosas experiencias, que incluyen un legrado, y largas depresiones. Hoy, a 7 meses de mi último aborto espontáneo, no estoy segura de volver a intentarlo. Creo que ya no quiero ser mamá. El miedo me ha paralizado.

  3. El lo más doloroso que me ha pasado en la vida, me derrumbe, me desarme emocionalmente y aun después de 2 años lo recuerdo con mucho dolor. Era mi primer embarazo.
    Hoy en día llegó mi milagro, mi hijo, el que me hace completamente feliz, la luz de mi vida.
    Sin embargo en algún rincón de mi corazón quedó esa tremenda cicatriz de haber sufrido un aborto y eso me hace empatizar, comprender y tratar de ayudar a cada mujer que pasa por un momento tan doloroso y tan poco comprendido como este.
    Cariños

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X