MujerPSB

9 técnicas para nunca olvidar algo

O al menos, para intentarlo.

¿Les ha pasado? Llegan al auto, y no tienen los documentos. Llegan al metro, y no tienen la tarjeta BIP.  Cierran la puerta de la casa y no tienen el celular. Llegan tarde, llenas de bolsas, y no tienen las llaves. Apagan el computador y se dan cuenta que no mandaron un mail importante. Salen de la oficina muy contentas para darse cuenta de que no tienen calcetines para ir al gimnasio.

En fin, puros olvidos lesos que hacen perder tiempo, porque hay que devolverse a buscar eso necesario, agarrarse tacos extras, gastar bencina o tapilla o volver a meterse al metro en hora punta, convencer al guardia para que no te haga pagar de nuevo y andar malhumoradas por la vida. A mí me pasa constantemente, y cuando estoy estresada, más aún. Como quiero evitar medicarme o autodiagnosticarme síndrome de déficit atencional, al menos durante el mayor tiempo posible, es que he logrado, con la historia de mi vida, llegar a las siguientes conclusiones, que hacen que se me olviden menos las cosas – o al menos, no sufrir tanto en el intento.

1.- No eres tonta, simplemente olvidaste algo: Al día siguiente de terminar de un trabajo no muy feliz, salí con mi mamá de casa rumbo a ayudar a mi hermano a cambiarse de casa. Me senté en el auto y me di cuenta que no tenía mi teléfono. Garabatos más  y garabatos menos, me autoinsulté con un chilenismo que todos conocemos: “P… que soy h….. se me quedó el celular”. Mi mamá, con voz firme, me dijo: “No eres h…., simplemente se te olvidó”. Gracias mamá. Y es que claro, a pesar de toda la rabia, el tiempo perdido, y las molestias que pueda ocasionar un olvido, sentirse mal no sirve para nada más que para arrugarse.

2.- Todo tiene solución: A menos que vayas en una misión a Marte y te olvides del destornillador para abrir la puerta de la nave espacial, por lo general, nada es tan grave. Volver a enojarte por lo que se te olvidó, no te ayudará a solucionar el problema más rápido.

3.- Baja las revoluciones: Parece difícil, pero hasta que no pierdes la cartera con todo su contenido – incluso ese labial pituco que jamás pensaste que tendrías hasta que alguien desubicado le regaló un fucsia a tu madre y tu madre te dijo que a ti te quedaría mejor – uno no se da cuenta lo apurado que anda siempre. Sí, el tiempo es escaso, pero a menos que tomes un tren en Europa, 5 minutos de delay no harán diferencia. Además, mientras más lento, menos posibilidad de error.

4.- Busca ayuda: ¿Hace cuánto que no vas al médico? A veces, ciertos problemas de salud – no sé cuáles, no soy profesional del rubro- pueden relacionarse con olvidos y desconcentraciones. Si sientes que no lo puedes controlar, puede que haya algo por ahí. Si no hay nada – que ojalá sea el caso- siempre puedes buscar algo que te ayude a concentrarte: meditar en el ascensor, comer pasas, tomar cápsulas o té de ginseng, hacerte chupete las flores de Bach o aguantarse de mascar una almendra confitada hasta llegar a la parte de la almendra.

5.- Aprovecha la tecnología: ¿Sabías que el asuntito que siempre se nos olvida y por el que mensualmente pagamos un montón de plata… sirve para ayudarte a recordar las cosas? Pon alertas en tu celular para todo lo que puedas, incluso para recordar llevar el examen al médico. A veces uno pone la alerta de la hora para ver al doc y sale muy puntual… sin la radiografía. Pues no. Agrega en la alerta “llevar radiografía”.

6.- Planifica, planifica, planifica: Uno ya sabe que mes vence la revisión técnica. Uno ya sabe cuánto cuesta el metro y cuantos viajes más o menos hace al día. Uno sabe cuándo se vence el carnet de manejar y el de identidad. Uno sabe que 1,5 de cada dos cajeros automáticos no tiene plata. Obviamente la vida a veces nos sorprende y no nos deja hacer lo planificado, y hay que tener paciencia si esto sucede. Pero muchas veces, la planificación nos puede evitar muchos olvidos. La próxima vez que estén en el taco de la revisión técnica, anoten para el mes del año siguiente. (Ya, si nadie cambia el auto tan seguido). La próxima vez que estés tratando de tomar el metro, juega menos Candy Crush y revisa tu calendario. Cuando estés maldiciendo al funcionario municipal que se fue a hacer un café batido con dos de sacarina mientras 127 personas esperan su turno para renovar la licencia de conducir, anota que harás eso mismo en seis años más. A propósito ¡Feliz cumpleaños! Y cuando te llegue el sueldo, además de pagar las cuentas, aprovecha de cargar la BIP por Internet o de sacar plata y meterla a un sobrecito, para nunca más carecer de efectivo y ser la gata bajo la lluvia.

7.- El momento de la puerta: En mi casa tenemos un papel bien llamativo que siempre que dice: No olvide llevar: Llaves, documentos, tarjeta BIP, llaves del auto, anteojos, remedios, celular. Por supuesto que no sirve siempre, pero otras sí. No se pierde nada con hacerlo. Si tienes espacio, deja allí una silla y siéntate antes de salir. Cuenta hasta diez. Repite  la operación cada vez que te vayas de un lugar.

8.- Genera una red de apoyo: Conversa con tu familia, pareja, amigos y quien quiera escucharte y cuéntale que no es tu intención, pero que a veces se te olvidan las cosas. No es su responsabilidad, pero si pueden ayudarte a hacer el “momento de la puerta”, se reducirán tus olvidos y tu vida será mejor.

9.- Ten repuesto de todo lo que puedas: Duplicado de llaves en la casa de alguien de confianza y que viva cerca, un poco de efectivo en el auto, una dosis de tus medicamentos diarios en tu cartera o en la oficina por si olvidas tomarlos antes de salir, etc.

Todo esto lo pensé cuando intentaba devolverme a mi casa luego de haber olvidado unos productos que debía entregar, en medio del taco y pensando en qué más hacer para que no se me sigan olvidando las cosas.  Al otro día, fui a depositar un cheque al banco, y adivinen… no llevé el cheque.

Y ustedes ¿Tienen problemas de voladez? ¿Habían aplicado alguna de las técnicas que les comento? ¿Se les ocurre alguna otra? ¡Por favor no se las guarden, mi cerebro se los agradecerá!

Camila

3 comentarios

  1. Ufff Camila que buen tema!!!
    Acuerdo juntarme con alguien y después me acuerdo que ya me iba a juntar con otra persona de antes o tenía algo importante que hacer… que atroz mi cabeza. Lo que hago y muuchas veces me funciona es anotar las cosas en el calendario del celular (antes lo hacía en una agenda pero como todo ahora es por el celular me sale más práctico anotarlo aquí ) entonces así voy revisando que tengo que hacer en los días siguientes.
    También pongo alarma en el celular con el recordatorio urgente. Y lo otro y que es uno de los datos más prácticos, es hacer las cosas apenas me acuerdo, o si no pasa el rato y se me olvida.

    Besos bellas!

  2. Alguna vez, en un momento de esos programas pre-vacaciones, alguien decia “tipico que sales de vacaciones y a mitad de camino empiezas a decir, corté el gas, desenchufé el hervidor… wait! corté el gas? CORTE EL GAS? si… o no? me devuelvo? shet!” y claro, todos hemos estado con esa conversacion alguna vez… y el consejo para evitar eso es simple y claro… eran dos en verdad, el primero, era estar PRESENTE, porque si mientras vas desenchufando cosas, poniendo seguro a la ventanas y todo eso, piensas en el posible taco, en lo que comeran o donde pararan para ir al baño… claramente no recordaremos con confianza si hicimos todo lo que pensamos… porque no estabamos ahi en verdad…
    Y el segundo era un poco lo mismo, porque mientras piensas piensas haces las cosas sin mirar casi… entonces el sr especialista decia que debiamos hacer algo que marcara una diferencia… no se, si vas a cortar el gas, que sea silbando.. o luego de aplaudir dos veces… ridiculo cierto? pero despues en el auto, sera la misma conversacion del gas pero sera onda “AAAA, APLAUDI Y CORTE EL GAS” y paz… jajajajaja…

    yo se que cuando estoy pensando en el futuro olvido todo, pienso en la puerta del depa cuando aun no apago la luz del baño y de ahi palante todo mal… focus focus

  3. Yo soy muy volada, pero muuuuy volada, entonces siempre me dejo notitas visibles para acordarme de lo que tengo que hacer. Y el celular me sirve de mucho, uso una aplicación de notas que siempre esta visible en la pantalla principal y le pongo colores brillantes para que me llame la atención cuando tengo que hacer algo importante.
    También me pasaba mucho que cuando iba al supermercado se me olvidaba traer un montón de cosas que faltaban, entonces empece a usar una aplicación (de celular también) de esas que te permiten hacer listas, de modo que cada vez que noto que falta algo en la casa lo anoto en la lista, y cuando voy al super la reviso y voy tachando lo que compro, es de lo mas útil!

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X