NutriciónPSB

¿Quién dijo que no puedes comer chocolate?

Chiquillas, ¿cómo están? Espero que ya disfrutando de los cambios del otoño. Hoy les traigo un dato ideal para esta temporada en que empiezan a bajar las temperaturas. Es que cuando empieza a hacer frío, lo primero que se nos viene a la cabeza en un cafecito o chocolate caliente, o aun mejor, un café con un pedazo de chocolate. ¿O no?

Pero a los dos segundos aparece nuestro angelito en la cabeza que nos repite lo calórico y poco sano que es el chocolate, y por no salirnos de la alimentación sana, nos aguantamos hasta más no poder y terminamos eliminando el chocolate o comiéndonos una barra completa de puro chanchas. Hoy les traigo la solución a ese antojo, asumo que muchas saben cuál es, pero lo rechazan de inmediato al escuchar su nombre: el CHOCOLATE AMARGO.

Cuando empecé a averiguar cómo llevar una vida sana o más fit, una de las cosas que me sorprendió fue que la mayoría recomendaba comer chocolate amargo o mantequilla de maní (de éste último hablaremos en otra nota), de manera regular en su dieta. Así que no dudé en integrarla, y la verdad, es que me ha salvado de tremendos atracones de comida.

El chocolate amargo no es tan cremoso como el chocolate de leche o el blanco, al principio le encontré un sabor muy fuerte, pero créanme que la segunda vez ya lo sentía más rico y ahora es mi aliado en una vida sana. Es sólo costumbre, es como un gusto adquirido que agradecerás de por vida.

El chocolate amargo es mucho más sano que los demás, porque debe contener un mínimo de 60 % de cacao y es menor en grasas. Además, pueden elegir el light o sin azúcar añadido en el supermercado, y será aún más sano.

Dentro de los beneficios de su consumo moderado, puedo destacar dos muy importantes, su poder antioxidante (que ayuda a prevenir enfermedades) y su poder relajante o anti-estrés (por las endorfinas que libera).

Pero guapas no hay que abusar, todos estos beneficios son reales si uno consume chocolate amargo en las cantidades adecuadas, no andar picoteando y comiendo a cada rato una barra completa. Lo recomendado es 1 trozo pequeño, máximo unos 30 gr., y sólo un par de veces a la semana. También deben incluir sus calorías en las consumidas del día, en vez de comerlo entre comidas, lo pueden considerar dentro de una de ellas.

Por favor hagan un esfuerzo las que sean adictas al chocolate y en una semana reemplacen su chocolate de leche o blanco, por un trozo del amargo (recuerden que debe ser sobre 60% de cacao y sin azúcar añadida)… les terminará gustando!!

Chiquillas, ¿han probado hacer este cambio de chocolate? ¿Cómo les ha funcionado?

Espero que este secreto a voces lo consideren en su alimentación y nos cuenten cómo les va.

Un beso,

Ale

10 comentarios

  1. Por mi resistencia a la insulina, y mi adicción al chocolate, tuve que cambiarme al que encuentre pero con mayor porcentaje de cacao, de hecho consumo casi solo de 80 – 85% salvo cuando me doi un gustito con las almendras chocolatadas…

    Agradezco haber conocido el chocolate con mucho cacao, es mas llenador, y claramente tiene mayores propiedades… el cambio a veces es raro!! a un par de amigas no les gusta, lo encuentran demasiado amargo, sin embargo a mi me encanta… Eso si, me como al menos un pedacito al día… aunque sea pequeño 🙂

  2. El chocolate amargo es el único que me gusta! En el jumbo venden uno que es 72% cacao (poco a mi gusto), pero con trozos de cacao (lo que compensa bastante). Los trozos de cacao tostado son crujientes y maravillosos. Además, no posee azúcar. Igual como no me gusta mucho el chocolate, como muy de vez en cuando y las barras me duran como un año xD

  3. Mi gorda no toma leche, leche de vaca, pero ama el chocolate asi es que el semiamargo y con mayor cantidad de cacao es el mejor… y nuestro aliado
    ademas mi nutriologo me dijo una vez, si vas a comer chocolate, que sea weno! y le hago caso

    aunque mi gran tentacion y perdicion es el manjar =(

  4. Hola! al igual que Vancuer el manjar es mi perdición al igual que el chocolate jeje.
    La últimavez que compre un pote de manjar me lo comi sola en una tarde, asi que nunca mas compro.
    Y el chocolate amargo si bien es muy bueno cuesta acostumbrarse a su sabor, ya imagino cuanta azucar o quizas que otras cosas le echan al chocolate baratito rico para que sea tan cremosito y asi de rico.
    La verdad me cuesta dejar el chocolate escondido en un cajón de la casa y que me dure (sea con cacao o no) por lo opté no comprar. saludos

  5. Ahh y cuando tengo muchas ganas de comer chocolate en la oficina, me compre unas barras Sacialis que son ricas y sanitas, las venden en el Santa Isabel.

  6. Gracias por contarnos tu experiencia Tamara!!! Es cierto que uno queda más satisfecha, no sería capaz de comer una barra entera jaja. Un abrazo!

  7. Ay Vancuer, cómo te entiendo, pero buenìsimo el consejo de tu nutri!
    Con lo del manjar… un poquito el fin de semana no le hace mal a nadie jaja.
    Un abrazo linda!

  8. Parece que tendré que buscar una receta de manjar fit ah jaja.

    Esa es la mejor técnica, eliminar la tentación de la casa en la semana. Gracias por comentar!!

  9. Buen dato!!! Lo mejor es quitarse los antojos con cosas más saludables… No siempre se puede, pero hay que intentarlo!

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X