MujerPSBSalud

Oh no! Perdí un diente

Hola chicas!!  Espero estén muy bien, ya con este 2015 en todo su esplendor.

Hoy quiero hablarles sobre algo que espero no les haya pasado, aunque es más común de lo que quisiéramos: la pérdida de uno de nuestros dientes.

Las razones para perder algún diente son variadas: caries no tratadas, enfermedad de las encías, golpes, tratamientos fracasados, etc.  Los dentistas asumimos que nadie quiere perder uno, por lo que siempre ofrecemos diferentes alternativas para “salvarlos”. Lamentablemente no siempre se puede. Generalmente esto ocurre por consultar muy tarde, por temor, por falta de tiempo, por desconocimiento o, lo más triste, por problemas económicos.

A todos nos preocupa mostrar una sonrisa con un espacio, por haber perdido uno de los dientes anteriores. Sin embargo, cuando el diente en cuestión se trata de un molar (o sea, que al sonreír no se ve) los pacientes suelen preferir la solución más rápida, que acabará con el dolor en menos tiempo y de una sola vez: la extracción.   Por supuesto que hay excepciones, pero lo más común es eso: “Doctora sáquemelo no más, si total no se ve”. Hoy vengo a intentar convencerlas de que esa decisión no es la mejor:

Por supuesto que la pérdida de un diente posterior no será demasiado evidente para quienes nos miran. Pero créanme que ustedes sí lo notarán. Cada diente tiene una función específica y contribuye a lograr la armonía de nuestra mordida, forma facial, etc.

Cuando perdemos uno de los dientes posteriores (molares) se producen una serie de cambios que, si bien no son inmediatos, van a comenzar a afectar mucho más que nuestra estética. Cuando la pérdida es de más de 1 diente, estos problemas aumentan, haciéndose mucho más importante la reposición de ellos mediante implantes, prótesis fijas o removibles.

Entonces, ¿qué pasa cuando perdemos un diente posterior?:

  • El alimento que masticamos tiende a alojarse en el espacio vacío, dañando la encía desdentada y dejando úlceras o heridas dolorosas.
  • Se tiende a masticar más con el lado contrario, por lo que ese lado sufre desgastes y molestias con mayor facilidad.
  • Los dientes vecinos tienden a movilizarse, para “buscar contacto” con otros dientes. Esto hace que dientes se elonguen, inclinen y pierdan sustento; lo que ocasiona que el tratamiento necesario ya no sea sólo para recuperar 1 diente perdido, sino que reposicionar otros.

diapo1

diapo2

 

Finalmente, les dejo el link de un video que explica esto mismo de manera súper simple:

https://www.youtube.com/watch?v=fypm0ouaf7k

Espero que con esto se animen un poquito más a ir al dentista cada 6 meses y a cuidar mucho mucho su sonrisa!!! Besos a todas!

Ana María

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X