NovedadesPSB

Mascotas con sonrisa pep!

¡Hola a todas!

Hoy les traigo una “artista invitada” para nuestras notas sobre salud oral.  Mi amiga y colega, la Dra. Andrea Poblete, decidió ampliar sus horizontes profesionales y ahora, además de ser odontóloga, es estudiante de 4° año de Medicina Veterinaria, por lo que nos ayudará con consejos sobre cuidado dental de nuestros regalones.  Las invito a hacer todas sus consultas más abajo, ya que estoy segura que Andrea las contestará encantada.
Acá va su nota:

anabesito

 

 

 

 

 

Hola bellas!! Espero que estén disfrutando del verano mientras leen estas líneas.

Gracias a estas notas, hemos aprendido e interiorizado lo importante que es la salud bucal en nuestra vida. Mantener unos dientes sanos no sólo nos hace ver más bellas y sonreír con más seguridad, sino que además ayuda a la salud de todo nuestro cuerpo, permitiéndonos algo tan cotidiano como una alimentación sin contratiempos.

Pero en nuestra casa, no sólo los humanos tenemos dientes. Nuestros perros y gatos también, y es nuestro deber preocuparnos de su salud oral, ya que ellos no pueden hacerlo por sí mismos. Además, nadie disfruta la cercanía de un perro jadeando si su aliento huele mal, ¿verdad?

El cepillado de dientes en los animales, debe realizarlo un adulto responsable (son lindos y divertidos, pero hay que respetar sus mordidas). Idealmente, debemos acostumbrarlos desde pequeños a una rutina de cepillado diario, que implica sólo cepillo de dientes y agua. No es necesario incluir pasta, pero en caso de necesitar un poco de ayuda para convencerlos, existen pastas de dientes específicamente formulada para ellos, que tienen sabor a pollo, o mantequilla de maní entre otras delicias. Lo importante es que por ningún motivo usemos pasta de humanos, ni siquiera de niños. Lo mismo con el enjuague bucal. Si usamos en animales productos dentales formulados para humanos, fácilmente podemos provocar una intoxicación o serios daños en esófago y estómago, ya que aunque nosotros no queramos, ellos los tragarán.

Si es que no encontramos cepillos diseñados para animales, en gatitos o cachorros, usaremos cepillos para niños pequeños, lo mismo para gatos adultos y perros de tamaño pequeño o toy. Para perros medianos y grandes nos puede servir un cepillo para humanos adultos, pero siempre de cabeza pequeña y, en todos los casos, de cerdas suaves.

Dijimos que es bueno acostumbrarlos desde pequeños a un cepillado diario, pero ¿qué hacemos con los que ya son adultos? Sencillamente tener paciencia. Un animal adulto tiene todo el potencial para aprender, pero debemos ser constantes en el entrenamiento. Si el primer día sólo logramos levantar el labio, ya es un gran progreso. Hay que felicitarlos y hacerles cariño. Al día siguiente será levantar el labio y tocar un diente con las cerdas del cepillo. Luego serán 2 dientes, y así. Si se portan mal, los ignoramos. Los retos, gritos, o golpes, sólo harán que nuestra mascota asocie el cepillo con algo negativo.

Para realizar el cepillado, debemos hacerlo en un entorno tranquilo, que nos permita actuar suavemente, para no dañar sus encías. Recordemos que pueden moverse bruscamente y sin aviso, por lo que la idea es, en ese momento, prestar sólo atención a ellos. El cepillo, suave, lo apoyamos con suavidad en la encía, y luego, suavemente barrimos hacia el diente. Es un barrido vertical, desde la encía hacia el diente. Si hay sarro (placas duras de color amarillo, café o gris sobre los dientes), no lo podremos eliminar sólo con el cepillado. Si vemos sarro, o si sentimos muy mal olor en la boca de nuestras mascotas, o vemos heridas en encía, paladar, o lengua, que incluso les dificultan comer normalmente, o si sus encías sangran mucho, el paso a seguir es ir al médico veterinario. Mientras antes, mejor.

Espero sigan disfrutando, y también junto a ellos. Una colita que se mueve o un ronroneo suavecito siempre hacen que nuestro día sea mejor. 😉

Besos a todas!

5 comentarios

  1. Hola, me encantó el post. Tengo una pregunta… donde puedo encontrar esas pastas de dientes especial para perros?
    La mía tiene 6 años así que creo que necesitaré algún incentivo, aunque es bastante sumisa y buena perra, pero quiero que lo asocie altiro con “algo rico”.
    Saludos!!

  2. Hola Pame!
    Afortunadamente en Chile cada vez hay más clínicas veterinarias y tiendas del rubro que venden este tipo de productos. Lo importante es que SIEMPRE los compren en lugares establecidos, y no en ferias libres, persas o comercio ambulante, ya que cada vez hay más casos de animalitos intoxicados con productos sin autorización sanitaria.
    Aquí te dejo una lista de lugares donde puedes encontrar pastas y cepillos para perros y/o gatos:
    http://www.santiagopetstore.cl/tienda/index.php?route=product/product&path=18_40_75&product_id=929
    http://www.centralvetchile.cl/tienda/catalog/product_info.php?products_id=327
    http://www.maitenvet.cl/producto/pasta-y-cepillo-de-dientes/#
    También he visto en los jumbo grandes, en Homecenter grandes y en Pet city, pero en forma esporádica.
    Saludos a ti y a tu perri!!!

  3. Hola!!! hace tiempo buscaba tips para esto, mi pregunta es qué hacer con el mal aliento de mi perrita, la verdad no le cepillamos los dientes, sólo cuando la baño le limpio y los veterinarios siempre la encuentra OK con sus dientes super limpios y firmes, pero a veces tiene uuun alieento terrible!!! qué puedo hacer con esoo?
    Saludos :D!!!

  4. Hola Clau!
    La verdad es que la gran mayoría de las veces el mal aliento de los perros tiene su origen en los dientes y encías. Principalmente la causa es el sarro, pero también hay fracturas de dientes que se infectan, caries, etcétera. Ahora, no sólo en la boca puede estar el origen del mal aliento. Existen enfermedades de otras partes del cuerpo que pueden provocarlo, y para eso es necesario un exhaustivo examen clínico.
    Si la causa es el sarro, lo que verás en su boca es una encía roja (las partes que no tenga manchitas), que puede sangrar con facilidad. Además puedes ver una placa café claro, o negra sobre el diente y cerca de la encía. Donde más se nota es en los colmillos superiores y los molares más grandes. Puedes buscar en Google imágenes “periodontitis perro” y comparar con lo que ves en tu perrita.
    De todas maneras, es bueno insistir en el veterinario, ya que si bien no tiene que oler a menta, el mal aliento de los perros es un signo de algo. Puede ser hasta un dientecito de leche que quedó entero o un trozo de él, y a veces acumula pelusas y restos de comida que no siempre se ven, pero sí se huelen.
    Un abrazo grande a las 2! 🙂

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X