MujerPSBPsicología

Aceptar para sanar

Hola bellinas cómo han estado? Espero que muy bien.

Hoy les vengo a hablar de algo que en verdad es aplicable a cualquier enfermedad, pero más aún a las de carácter psicológico o psiquiátrico.

En el mundo de hoy, el ego y el orgullo son dos cosas que son muy comunes en las personas. Según la Real Academia Española (RAE), el ego es “exceso de autoestima “ y el orgullo se define como “arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia…”.

Ambas son las que muchas veces hacen que sea difícil para nosotras aceptar lo que nos pasa, y por ende, poder sanar todos esos problemas personales o “trancas” que a veces nos estancan y no nos dejan avanzar.

No queremos vernos débiles, ni tropezarnos ni caernos.  Este exceso de autoestima es el que a veces nos hace sentir superiores e invencibles, y muchas veces para no vernos débiles, no aceptamos que no estamos bien y nos privamos de pedir y recibir ayuda

En mi experiencia, todas las enfermedades, sean físicas, psicológicas o psiquiátricas, son momentos en que estamos débiles. A veces es más evidente para los demás por lo que no es necesario pedir ayuda, pues la debilidad se hace evidente. Por ejemplo, cuando nos enfermamos con algún virus, nos quebramos un pie o una mano o cualquier otra dolencia física que sea notoria.

Pero cuando nos enfermamos mentalmente o estamos débiles anímicamente, no se hará evidente nuestra debilidad en ese momento, por lo que pedir ayuda se hace crucial. Pero antes de pedir ayuda, tenemos que saber parar, hacer una introspección y darnos cuenta que algo no está bien, y más allá de eso, darnos cuenta que necesitamos ayuda.

Pero lo más importante es ACEPTAR que algo nos pasa.  ACEPTAR que no somos invencibles, que somos seres humanos y que nos podemos caer, podemos tener bajones y que eso no nos hace mejores ni peores.

Aceptar que estamos enfermas o que estamos pasando por un momento difícil, tan sólo hacer consciente que no estamos bien, es el primero paso y uno de los más importantes para mejorar y salir adelante de los momentos difíciles.

Y a ustedes bellas, ¿les cuesta aceptar cuando no están bien? ¿Les cuesta pedir ayuda y aceptar que no son invencibles?

Espero sus comentarios!

Un abrazo,

coni

7 comentarios

  1. Linda, que cierto todo!! Me paso algo similiar y creo que debemo aceptar que no estamos bien, y como me dijeron: “Caerse es parte de nuestr vida” no seremo las primeras ni las ultimas a quien les suceda.

  2. Totalmente cierto!! Cuesta aceptar que no estamos bien.. Y lamentablemente en mi caso eso me hace enfermarme fisicamente, porque no libero mis penas… Un beso enorme!!

  3. Conti… Entonces tienes que hacer ejercicio. Si no eres buena para liberar por ti misma, el deporte lo hara por ti! E cuerpo es muy sabio. Un besote

  4. Gracias Rena!! Eso hago.. Troto para despejarme.. Y obviamente salir con amigas también ayuda harto .. Estoy trabajando en eso

  5. Conti, como dice la Rena, si no puedes hacerlo por ti misma, debes buscar mecanismos que te ayuden a botar esas emociones para estar sana mental y físicamente. Gracias comentar. Un besito!!!

  6. Tengo 22 años (si, una cabra chica) y sufro una depresión horrible, con crisis de pánico y dejándome una ansiedad a cuestas que es muchas veces es difícil sobre llevar. Antes, pensaba que la gente que iba al psicólogo o al psiquiatra, estaba locas, ahora veo que no. Ojala las personas que lean este comentario, sepan que el cuerpo avisa cuando estamos mal y que tenemos que escucharlo, para no terminar tomando medicamentos (como me paso a mi)
    A pesar de todo, sigo siendo una persona alegre e intento mirar la vida con más alegría. Cuesta, pero no es imposible. Pensar que podré tener un futuro mejor, me motiva.
    Gracias por el artículo. Es bueno enseñarle al mundo que las penas también son enfermedades y que nosotros mismo y nuestra convicción son el antibiótico.
    Saludos 🙂

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X