BellezaCaraMujerNovedadesPSBSlider

A mis 34 le perdí el miedo al bótox

Tengo 34 años, y mi percepción sobre la toxina botulínica era terrorífica.  Sentía que la gente acudía a ella de manera innecesaria, que los ojos cargaban con lágrimas, recuerdos, rabias y risas que debían ser imborrables!

Bueno, no tan solo los ojos sino la cara en su totalidad. Y un día luego de ver un par de fotos mías en primer plano sucumbí. Pero como soy una persona no muy segura y algo obsesiva estudié el tema, hice averiguaciones y, luego de un montón de dudas y temores de quedar estirada como vieja loca, tomé la decisión de acudir directamente donde una especialista.

Ella me recomendó un rejuvenecimiento facial que incluía varias sesiones, tomando en cuenta que según ella yo no requería de inyecciones de la famosa toxina, que es el genérico del líquido que se inyecta en zonas de expresión,  ideal para el tratamiento estético de las arrugas faciales y mímica de la musculatura facial. Es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura que paraliza de manera parcial el nervio a diferencia del ácido hialurónico que cumple la función de rellenar.

Pero bueno, como soy una persona poco constante y ansiosa, la convencí de ponerme la toxina porque sabía que no terminaría mi tratamiento con sesiones de limpieza y demases.

Debo admitir que lo pensé mucho, miré fotos, videos, y el miedo que tenía de quedar como la fallecida Joan Rivers me hacía tener pesadillas. Pero al conversar y asesorarme bien con la gente de Central Klinic me aseguraron que no tendría mayor problema y que pondrían pequeñas dosis para luego de 2 semanas ver los resultados definitivos y, de no estar conforme, pondrían más. Así es que me arriesgué. Me despedí de mis recuerdos que según yo cargaban mis ojos, sabía que todo aquello atesorable para mi, tanto risas como lágrimas, se mantendrían en la memoria y no específicamente en mi cara. De sentirme distinta o despojada de cualquiera de estas experiencias de vida, el efecto duraría (con mucho cuidado de la cara) unos 5 meses.

Así es que me tomé algunas fotos de mis arruguitas regalonas, las miré todo el camino a la clínica y aunque les parezca exagerado me despedí de ellas!! Las estaba asesinando! Sí!!! Puede que sientan que estoy sobre reaccionando!!! Pero yo le tengo apego a lo vivido, soy súper pegada de las cosas que he pasado, que no son pocas, y bueno, sentí melancolía de mis arruguitas regalonas, enojonas, lloronas. Ahí estaban cargando mi historia con furia y yo las entregaba con descaro a una especie de goma de borrar!!!! Buaaa!…

No tomó más de 10 minutos aquella fatídica muerte de mis arrugas! Me tomaron fotos y limpiaron mi cara suavemente, me sentaron en un camilla muy cómodamente y pusieron compresas de hilo en las zonas en las que me iba a inyectar. Los pinchazos son muy suaves como si te picara un bichito, nada insoportable. Debo contarles que la zona que más molesta, pero muy soportablemente, es la frente.

En algo así como 10 minutos ya estaba fuera de la clínica. No podía recostarme durante las 4 horas siguientes, ni ir a le peluquería ni nada que pudiera requerir estar de manera horizontal. Así es que hice un par de compras y me fui a casa caminando. Era un día como cualquier otro, sin sensaciones extrañas ni molestias ni nada que me necesite mencionar en mi nota.

Amanecí normal, tenía como pequeñitos moretoncitos del porte de una picadura de hormiga, muy pero muy pequeños, imperceptibles, todo era imperceptible y cero cero grave. Nadie lo notó en casa, ni mis amigas, ni en el trabajo, ni siquiera yo. Por un minuto pensé que quizás mi miedo era tan exagerado que quizás la doctora me habría inyectado con cierto temor. Pero no! Al cabo de unos 3 días, mi cara cambiaba lentamente, no podía arrugar el entrecejo, ni la frente y mis “patas de gallo” estaban bien pequeñas en comparación a los días anteriores. Al cabo de los días mis expresiones eran cada vez más sutiles y ya comencé a contarle a mis amigas.

Una noche mi hermana me preguntó qué maquillaje estaba usando porque me veía tan lozana, y le conté!!! Su cara de impacto y de ansiedad se tradujeron en un “YO QUIERO AHORA”… jajaja

Hoy, 15 días después de mi inyección de toxina botulínica, puedo decirles que no sentí nada especial, ni dolor ni molestias ni mareos ni nada! Que el funeral de mis arrugas no fue tan traumático como yo esperaba, que mis recuerdos siguen intactos y mis vivencias en el alma no en la cara. Que me gusta mirarme en las fotos mucho más que antes, y que si tuviera que elegir nuevamente y recomendarlo no tendría reparos.

Mi sesión que incluía ojos y frente cuesta alrededor de $250.000.- dependiendo de la edad y la cantidad de arrugas. También se puede usar la toxina para evitar la sudoración extrema de axilas y de manos. Es cero invasiva y dolorosa, te atienden como reina en tu tiempo y con la paciencia que se requiere para una exagerada como yo. Responden a todas tus dudas, y te recomiendan el cuidado de tu cara con bloqueador solar, crema hidratante y contorno de ojos, además de convencerte que es un hábito que muchas dejamos de lado tan sólo por flojera. Ojo que mantener el resultado es necesario cuidar tu cara del sol.

A mi me encantó el resultado, estoy súper conforme, y las dejo invitadas a quienes tienen la inquietud puedan consultar. Es la mejor forma de salir de las dudas.

Espero le haya gustado mi relato a través de mi propia experiencia, y les dejo mis fotos de antes y después para que vean que no hay resultados de momia ni nada parecido.

Gracias a Central Klinic y  a la doctora Alejandra Ríos por la atención, la paciencia para responder mis miles de dudas y por atenderme como si estuviera en el living de mi casa. Se pasaron!!

http://www.centralklinic.cl/

Besos Bellas!!

jane

 

 

 

 

 

 

ayd1

 

 

aydp2

 

 

ayd3

12 comentarios

  1. Lindas, muy legítima la decisión, pero no quiero dejar de transmitirles mi convicción: que todos estos tratamientos nos esclavizan, tal como el corse en el renacimiento, y nos quitan tiempo, energia y plata para crecer como mujeres, profesionales, madres y parejas. Cariños

  2. Estoy de acuerdo contigo Marce, lo respeto pero no lo comparto… Si queremos tener un mejor paso de los años evitar el alcohol, los cigarrillos, el sol sin protección son buenos tips 🙂

  3. Me refiero a tratamientos como el botox, que hay que repetir todos los años para mantener y son caros. Los tips sencillos como los que mencionas me encantan! Y por esos datos sigo el blog.

  4. Yo también me he inyectado botox en mis partes complicadas. Tenía una arruguita-zurco en el entrecejo, es bacán el método si lo usas con responsabilidad. Estoy de acuerdo con Naty. Cada una sabe donde le aprieta el zapato. Creo que son decisiones personales, cada una opta por lo que más estime conveniente.

    Súper buen dato para quienes tienen sus resquemores al tema.

  5. Excelente Jane!!! quedaste regia.
    Yo igual lo he pensado… pero quizás mas adelante. Creo que todo lo que nos haga sentir mejor, es bienvenido.
    No creo que ponerse botox nos quite tiempo y plata para crecer como mujeres!!!! Se puede hacer todo en la vida..
    bss para ti!

  6. Yo también me refiero al botox, respeto a quienes se lo hacen pero yo no lo haría en mi misma! Eso quise decir 🙂 saludos!

  7. obvio que en la 1ra sesion no vas a quedar como Joan rivers, pero es un tratamiento obviamente esclavizante como dicen y adictivo, por lo que lo vas a seguir haciendo y ahi si se va a poner feo… al fin y al cabo el botox despues genera efecto contraproducente, el musculo se degenera, ya que la toxina lo deja siempre paralizado, despues si no te haces un lifting dificilmente con botox se te va a arreglar la cara

  8. Yo le regale a mi mama un tensado facial y quedo fascinada, pq no es invasivo y con efecto inmediato, ademas le tiene panico a las agujas. Nos enteramos pq lo vimos en el Buenos Dias A Todos y ahora muchas tias tb se lo hacen. Les dejo una alternativa para las q le temen a las agujas, el tratamiento se llama Nir y se lo hacen en un centro q queda en el golf y se llama beperfect.

  9. Jane… hola!!!! Más que el botóx, creo que cualquier tratamiento, deporte o cambio que nos ayude a sentirnos mas lindas o mejor con nosotras mismas esta muy bien . Aunque estoy de acuerdo en que hay que respetar ciertos limites y mantener siempre el rostro con que naciste por lo menos a grandes rasgos y no terminar casi sin poder sonreír o siendo otra persona,

  10. MENTIRA TU FRENTE! Tengo 26 y unas arrugas FATALES que se marcan horrible estos días de calor con el maquillaje. Me encantó leer sobre tu experiencia, creo que comenzaré a considerar el botox. Gracias! 🙂

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X