BellezaCuerpoMujerNovedadesPSB

Vinoterapia, antioxidantes para nuestra piel

Hola chicas, les quiero contar esta semana de la vinoterapia. Nos gustaría pensar que somos así de ingeniosos y brillantes que inventamos esta técnica hace poco, pero no. Obviamente la inspiración de todas las divas del mundo, conocida por miles de años, me refiero of course a la única Cleopatra, atreverse a probar una técnica así. De ella se tienen algunos de los primeros registros de una mujer tomando baños de vino. Sinceramente creo que si lo hizo fue mas por excéntrica que por sabia, pero tan perdida la niña no andaba. De hecho, en Italia y Francia comenzó durante los años 90 a desarrollarse la vinoterapia como tratamiento de belleza en hoteles y spas exclusivos, hasta que llegó a EUA y de a poco a Latinoamérica.

La vinoterapia se entiende como un conjunto de técnicas que involucran las uvas que eventualmente se transformarían en vino, el mosto restante del proceso del vino o el vino en sí. Y también pueden ser distintos tratamientos, como faciales, baños de vapor, baños de tina, máscaras de cuerpo, etc.

En el post anterior hablé de los beneficios para el cuerpo en general de la ingesta moderada de vino tinto. La vinoterapia presenta únicamente beneficios para la piel, pues su mayor gracia es la cantidad de polifenoles en él. Para las personas que quieren disfrutar de los beneficios y no tener que beber alcohol, esta es la alternativa. Los polifenoles en las plantas fortalecen y ayudan a hacer una especie de capa protectora que hace que sea resistente los rayos UV y a temperaturas dañinas. En nosotros puede ayudar nuestro sistema antioxidante celular. O sea impiden que los radicales libres causen más daño en nuestra piel, y estimulan la producción y renovación de células y colágeno.

La primera vez que escuché de esto fue cuando vi a la venta jabones de vino. Sip, jabones hechos de merlot, syrah, pinot noir y cabernet sauvignon, Made in Chile! Así que uno podría tener su propia sesión de vinoterapia en la comodidad del hogar.

Existen aceites de masaje hechos de las semillas de las uvas, máscaras faciales del mosto, etc. Todo esto, además de reducir arrugas, refrescar, tonificar la piel y estimular la circulación (como todo masaje), debería tener efectos duraderos. Y son bastante clara cuando digo debería, porque no hay aún estudios que comprueben 100% su eficacia o la duración de sus efectos. La mayoría de lo que se ha estudiado ha sido basado en la paradoja francesa y como comiendo lo que comen y tomando vino como toman, los franceses tienen menos enfermedades cardíacas y mejor piel que personas de otros países.

Ustedes se atreverían con un bañito de Malbec o de Carignan?

Un besote Muchachas!

TAM

1 comentario

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X