BellezaCuerpoMujerNovedadesNutriciónPSBSalud

TSAMPA, alimento ideal en tiempos de escasez

Hola chicas, espero que estén muy bien! Les quiero contar sobre un alimento que conocí hace 3 años pero que es muy muy muy antiguo, su nombre es Tsampa. El 2011 realicé un curso de reiki integral, hermoso! Que incluía diversos sistemas de reiki fusionados: reiki egipcio, celta, usui, reiki tibetano, gendai reiki ho, etc… El curso lo dirigió Mauricio Onetto. Por él conocí este alimento.

ORIGENES

Tsampa es la comida nacional del Tíbet. Además de constituir una importante dieta, su importancia también se deriva de la tradición de tirar trozos de tsampa en el aire durante muchos rituales budistas, originalmente utilizado como una ofrenda a los dioses animistas para solicitar su protección.

La tradición se introdujo, pues, en el budismo como una “marca de alegría y celebración” que se utiliza en celebraciones como bodas y cumpleaños. Hoy en día, es especialmente conocido en ese sentido para su empleo en las celebraciones de Año Nuevo, donde es acompañada de versos cantados expresando el deseo de buena suerte en el próximo año, tanto para uno mismo y para los demás.

Tsampa también es conocido entre los tibetanos deportistas por su capacidad de proporcionar energía con rapidez, pues la calcinación de la harina lo descompone fácilmente, permitiendo a las calorías ser incorporadas rápidamente por el organismo.

Como reflejo de su papel fundacional en la cultura tibetana “Tsampa” es también el nombre de un tipo de letra tibetano.

Adicionalmente se ha popularizado por sus excelentes propiedades nutritivas, cualidad que unida a una prolongada duración si está correctamente almacenado (puede durar hasta siete años libre de hongos y de bacterias), y a su bajo costo, lo transforman en el alimento ideal en tiempos de escasez.

RECETA

Los ingredientes requeridos para la elaboración del Tsampa son 9:

1.- Frijoles rojos

2.- Garbanzos

3.- Lentejas

4.- Maíz seco

5.- Maní Natural

6.- Miel pura

7.- Plátano verde

8.- Soya en granos

9.- Trigo seco

La cantidad es determinada por el número de personas que tomarán parte en la preparación y posterior repartición del Tsampa. En un grupo compuesto por una quincena de integrantes, se toma como medida básica 5 kilos, se sacaron alrededor de 1.700 bolitas de Tsampa y en su repartición corresponde un poco más de 100 bolitas a cada uno.

Es importante que se respete la proporción de 1 a 1 entre todos los granos, es decir si se establece como medida básica 1 kilogramo, deberá ser 1 kilo de frijoles, 1 de garbanzos y así sucesivamente para todos y cada uno de los componentes. Si se toma como medida básica 3 kilogramos, deberá ser, 3 kilos de frijoles, 3 kilos de garbanzos, tres kilos de lentejas y así para todos los ingredientes.

Nota: El plátano verde: Para obtener 1 kilogramo útil de plátano hay que pelar 5 kilos de plátano verde por lo tanto si por ejemplo se establece como medida básica 5 kilos, hay que pelar 5×5 igual 25 kilogramos de plátano verde para obtener la cantidad requerida, luego se corta en tajadas para poderlo tostar antes de molerlo. La miel: Por lo general la miel es utilizada en proporción de 1 a 3 es decir, si se establece como medida básica 1 kilo, la cantidad de miel necesaria para amalgamar el Tsampa es de 3 kilogramos si se establece una medida básica de 5 kilos la cantidad necesaria es de 5×3 15 kilogramos de miel pura: sin embargo en el momento de la preparación del Tsampa el sentido común sugerirá la cantidad exacta de miel a utilizar, ya que las bolitas no deben quedar ni demasiado secas, porque podrían desmoronarse enseguida, ni demasiado empapadas, ya que tardarían mucho tiempo en secarse o podrían deformarse o aplastarse en el momento de ser almacenadas.

PREPARACIÓN

Tostado: Todos los ingredientes serán tostados por separado, ya que cada uno tiene su grado de tostadura especificado. El plátano una vez cortado en tajadas puede ser secado al sol si es que tiene la posibilidad de hacerlo. Si no, simplemente se le puede tostar en el horno de una estufa para luego molerlo.

Moler: Se muelen los ingredientes separadamente uno del otro ya que cada uno tiene su grado de dureza específica (el maíz es él más duro de moler) utilizando un molino manual tipo corona. (NO UTILIZAR MOLINO ELÉCTRICO)

Se recomienda no utilizar molinos eléctricos de ningún tipo ya que al utilizar estos artefactos se estaría privando a los ingredientes del cuerpo eléctrico o cuerpo energético, que también los vegetales poseen y que en ellos constituye en definitiva el elemento nutritivo principal para nosotros los humanos.

Mezcla: Al tener todos los granos y el plátano molidos se juntan todas las harinas dependiendo de la cantidad en uno, dos o más recipientes no de metal, sino de plástico, poniendo cuidado en tratar de hacer una mezcla lo más uniforme posible.

Amalgama: Al estar bien mezcladas todas las harinas se empieza a mezclarlas gradualmente con la miel. Sé ira amasando manualmente toda la mezcla hasta obtener la consistencia deseada, procurando no dejar pequeñas grumos de harina sin miel.

Bolitas: Al tener toda la masa lista, bien amalgamada, ni muy seca ni muy empapada, se hacen manualmente pequeñas bolitas del tamaño aproximado de una pelota de golf o de ping pong.

Secado: Al terminar de hacer las bolitas, se les dejará secar en un sitio adecuado y posiblemente a la sombra poniendo cuidado en cubrirlas con un paño o tela que impida que los insectos sobre todo moscas que puedan contaminar el alimento.

Un buen secado se obtiene cuando las bolitas de Tsampa tengan una consistencia no muy dura y presenten cierto grado de maleabilidad sin ser demasiado pegajosas.

Una vez obtenido un buen secado se pasa a la conservación…

Se recomienda almacenar las bolitas de Tsampa en recipientes de vidrio posiblemente de boca ancha que además de asegurar una buena conservación natural, permiten un acceso fácil a la hora de ir por ellas, sin embargo también puede utilizarse un recipiente de plástico… Ambos tipos de receptáculos deben quedar cerrados herméticamente cerrados para que no haya aceleración en el proceso de deterioro de las bolitas al ser expuestas al aire.

Un Tsampa bien preparado que haya tenido un buen secado, lejos de mosquitos y de insectos y que haya sido bien almacenado, llega a conservarse perfectamente comestible por un lapso de no menos de cuatro años y eso ya ha sido ampliamente comprobado.

CONSUMO

En tiempos “normales” el Tsampa puede ser utilizado como elemento de limpieza del organismo y de descanso de los órganos digestivos tan maltratados hoy en día por nuestros hábitos alimentarios.

En tiempos “difíciles” el Tsampa preparado y almacenado con antelación puede ser la herramienta clave para vencer la escasez de alimento.

Bueno, chicas, ¿qué les pareció este alimento? ¿Habían escuchado sobre él? El 2012 se habló mucho de este alimento! Sobre todo por parte de las personas que recomendaban asegurar alimentos en caso de cataclismo.

Esta nota está recogida de Mauricio Onetto, terapeuta y docente de diversas disciplinas holísticas. www.centroholistico.cl

Cariños a todas!

beso-jose

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X