Queridísimas, como les decía en el post anterior, vamos a tratar el tema de las dietas mágicas y vamos a empezar con la antidieta.

EN QUÉ CONSISTE

La antidieta permite comer de todo (de ahí su nombre), siempre y cuando se sigan las siguientes reglas:

–          Comer sólo fruta hasta mediodía.

–          No mezclar:

  • Carbohidratos con proteínas. Se postula que no somos capaces de digerir estos nutrientes al mismo tiempo, pues ralentizaría el proceso digestivo, lo cual es completamente falso. Osea, chao al pastel de papas.
  • Ácido con ácido. No aliñar la ensalada con limón y vinagre, por ejemplo.
  • Ácido con carbohidratos. No más ensalada de frutas con naranja y plátano.
  • Proteína y proteína. Huevos, pollos, vacas, etc no deben mezclarse. Tampoco legumbres con ninguno de estos, aunque eso ya quedaba descartado en la primera regla de no mezclar.
  • Carbohidratos. No a las papas con arroz y ese tipo de cosas.

Se prohíben además las grasas y los azúcares (cosa que aporta en cualquier dieta).

PROS

–          Funciona (dedito para arriba). Toda la gente que conozco que la ha seguido, ha adelgazado. Sin embargo no puedo decir que esto se deba a ordenarse en las comidas o si bien es por no mezclar. Aunque me parece algo absurdo, parece funcionar y eso es un pro.

–          No postula contar calorías ni medir porciones (aunque si no lo hacen no creo que funcione).

–          Con esta dieta la gente suele consumir más frutas y verduras.

CONTRAS

–          Hay que seguirla para siempre pues, si se deja, se vuelve a subir. Este ha sido el caso de toda esa gente que conozco. Según se me explicó, esto sucede pues este tipo de dietas, que prohíben ciertos alimentos o ciertas mezclas de estos, pueden alterar el metabolismo, de forma que al volver a los antiguos hábitos, ganamos más peso. Esto significan que, de seguir esta dieta, no podrían comer pastel de papas, tallarines con salsa bolognesa, y tantas otras maravillas… :S

–          Corremos el riesgo de abusar de ciertos grupos alimenticios, sobre todo por la regla de no mezclar proteínas e hidratos de carbono. Una dieta con demasiada proteína dañará los riñones; una con demasiados carbohidratos nos hará engordar. Además, pueden faltarnos nutrientes esenciales, dañando nuestra salud.

–          Hay alimentos que tienen la combinación de hidratos de carbonos y proteínas de forma natural, como los lácteos, las legumbres, etc, por lo cual habría que abandonar, restringiendo severamente nuestra dieta.

–          No ayuda a cambiar hábitos.

CONCLUSIONES (personales):

Pese a que he visto que funciona, yo no la haría, puesto que reduce mucho las posibilidades de hacer una dieta variada y, por lo tanto, sana a largo plazo para el organismo. Además por lo del efecto rebote. Not.

Hasta la próxima…

beso-maku

2 comentarios

  1. ¡No naranja con plátano?
    Bucha que fome, adoro esa mezcla, e igual “dudo” inocentemente que una mezcla tan sana afecte “la dieta”.
    Yo soy antidieta, como lo que quiero (balanceando obvio) y jamás he subido ni un sólo kilo. Mi teoría es que todo está en el equilibrio + deporte + quererte y POW! el cuerpo se vuelve un templo 🙂

    Saludos.

  2. Opino igual que tú!! Sobre todo en el quererse, que es el que, a largo plazo, nos ayuda a estar siempre cuidándonos y bien 😉

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X