BellezaMujerNovedadesPSBPsicología

En el día internacional de la mujer, les dedicamos este post

Bellas queridas:

Sabemos que social y culturalmente el rol de la mujer está aún delimitado. A pesar de estar en 2014 seguimos escuchando frases machistas o comentarios que indicas qué es correcto de realizar siendo mujer y que cosas no. Muchas veces somos medidas con una vara distinta a la de los hombres: se nos exigen cosas diferentes y se nos ofrecen cosas distintas, en muchos casos.

En pleno siglo 21, contando con tecnología que nuestros abuelos soñaban como de extraterrestres y siendo capaces de comunicarnos con una rapidez que ya habrían querido nuestros bisabuelos, se acepta una conducta que es absolutamente retrógrada y abusiva: los piropos callejeros.

El piropo callejero, del extraño que nos recuerda lo linda que somos, es de lo más aprobado por la sociedad. Está absolutamente normalizado, algunos hacen mofa de eso, chistes e incluso se han hecho competencias publicas de los mejores piropos. Detengámonos un poco y esbocemos una pregunta, se que muchas de nosotras ya lo habíamos notado, sin embargo otras bellas continúan sintiendo que deben aceptarlo porque así es la cosa no más. ¿Es normal que alguien te trate a gritos? (de esquina a esquina), ¿Es normal que alguien hable de tu cuerpo si tu no preguntaste?, ¿Debe ser normal que se nos trate como adorno?. La respuesta es simplemente NO. Es una de las tantas violencias invisibles a las que estamos expuestas día tras día. Invisible porque nos deja propensas al juicio, porque se nos insulta muchas veces, es violencia absoluta aunque estemos acostumbradas y ya nos parezca normal.

Con mucha felicidad escribo en este post, que un grupo de sociólogas ha creado (en noviembre de 2013) un grupo que se cuestiona todo lo anterior, un grupo de bellas que se cansaron de esta situación. Han dado vida al observatorio en contra del abuso callejero. No solamente se hace hincapié en los “piropos” sino que en casos más extremos como toqueteos o agarrones callejeros. Se espera generar diálogo, mirar más allá, cuidarnos y pedir que la ley mire lo que ocurre hace siglos, y que por supuesto nos proteja.

También puede interesarte...

autoestima amor propio como mejorar

Me gusta esta actitud porque se han ido abriendo distintos grupos de diálogo que han ido mostrando, a lo largo del tiempo la violencia diaria a la que se está expuesta y por supuesto se reprueba con énfasis. Siento que poco a poco se va tomando conciencia en todas la áreas y se va intentando avanzar hacia el respeto, si bien nos falta mucho que avanzar, se observa que somos mujeres mucho más cuestionadoras, revolucionarias y organizadas que antes. También me parece que nos hemos unido mucho más como genero y eso, siempre, genera que seamos más fuertes. Juntas somos más.

¿Qué opinan acerca de los piropos callejeros? ¿tienen alguna experiencia que contarnos?

Un beso a cada una,

beso-varinia-300x108

8 comentarios

  1. Hola chicas!! Un saludo especial en este día a cada una de ustedes que se dedican tan honestamente a construir este blog =).
    Respecto al tema planteado, es cierto que una se acostumbra a escuchar esos “piropos” pero al menos yo, nunca me he acostumbrado a LA SENSACIÓN DE INCOMODIDAD cuando escucho que me gritan algo. El invierno pasado lo viví bastante más de lo normal porque camino a mi universidad estaban arreglando un estero y había un grupo de aprox 10 hombres trabajando. Casi todos los días me gritaban algo y una que es media tímida no dice nada, pero un día me di la vuelta y les respondí. Eso me hizo sentir bien, porque al menos me atreví a darle la cara al asunto. Los días restantes me seguían diciendo cosas pero en menor medida, además de que yo buscaba un camino alternativo cuando podía (porque era más largo y con lluvia y viento no era muy adecuado). El punto es que si bien los “piropos” fueron disminuyendo, al menos ya me sentía más empoderada desde que les dí la cara. Y la verdad nunca lo había pensado como violencia invisible, y debe ser porque realmente uno no le toma la importancia necesaria. A reflexionar!!

    Saludos a todas =)

  2. Clau!
    Gracias por contarnos tu historia. Mega valiente. El tema es que pareciera normal, pero no puede ser. Nada que nos genere incomodidad debe aceptarse nunca.
    Vamos a exigir lo que merecemos.
    Respeto y amor a looooot.
    Besos

    Vari

  3. Hace un tiempo hablaba sobre esto con una amiga.. Lo detestable q es que te digan cosas en la calle, y no sólo es lo que te dicen sino la actitud asquerosa de los tipos con cara de degenerados.. Yo nunca me he quedado callada ante esto.. Si bien pueden verme como una mujer débil que no diré nada, siempre me doy la vuelta y respondo de forma para nada femenina.. Quizás no esta bien la forma de responder pero esas personas no entienden si no se les trata con malas palabras y garabatos.

  4. Caro,
    Es tan violenta la situación que uno tiende a responder con la misma intensidad de violencia. Entiendo tanto la reacción, algunas por miedo no hacemos lo mismo pero de seguro es lo que nos nace, como mecanismo de defensa.
    Ojalá podamos generar cambios, quedarnos calladas es igual a hacernos las tontas y contestar muchas veces nos expone. Debemos ser cuidadosas.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos
    Vari

  5. Hola Varinia:
    Que buen post, esto es algo que siempre me ha molestado. Por qué se creen con derecho a decirnos algo o simplemente un hola con cara de fresco y que tengamos que aguantar, a mi personalmente me molesta mucho.
    Mas de alguna vez he ido caminando y pasa un tipo por mi lado y me dice Hola y yo le contesto con cara de molesta” Te conozco de algún lado y le digo un chilenismo y si es un piropo tampoco me callo y le contesto lo que se me ocurra en el momento, pero nunca es muy agradable mi respuesta, es que me desagra demasiado que crean que por ser mujeres tienen derecho a molestarnos .

  6. Totalmente de acuerdo. Es una forma de violencia, y me hace mucho sentido eso de que por qué tienen que darnos una opinión, o hacernos un comentario que no pedimos??
    Una vez iba pasando y unos tipos rechinaron los dientes a modo de piropo…me paré al frente y les dije “si tanto te duelen los dientes anda al dentista…” Se quedaron callados y no dijeron nada más. Están acostumbrados a decirnos lo q se nos ocurra y que no habrá replica. Saludos

  7. katty,
    así es. Nadie ha preguntado y violenta nuestros derechos.
    Tenemos que cuestionarnos todo lo que nos molesta y que socialmente parece normal, porque es eso lo que nos indica que se esta transgrediendo nuestro ser femenino.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X