MujerPSBPsicologíaSalud

¿Déjate caer?

¿Depresión o ánimo bajo? ¿Cómo saber qué pasa?

Es complejo hablar de estos temas. Siempre lo es porque cuando nos vemos afectadas por un bajón solemos echarle la culpa a factores ambientales, a las hormonas o a mala alimentación. En estos días, en los cuales ya hemos entrado de lleno a la vorágine de marzo, es natural que presentemos menor ánimo que durante otras temporadas, pero… ¿cuándo debemos preocuparnos? La verdad es que cuando estamos cayendo en un cuadro depresivo es probable que estemos tan sumidas en el problema que poco podamos notarlo, podemos detectar que nos pasan cosas extrañas, pero a veces no pedimos ayuda.

Generalmente quienes notamos los cambios en un deprimido somos sus amigas, la familia, los observadores en general. Es así porque somos quienes podemos percatarnos de los cambios: a veces el rendimiento en el trabajo fluctúa, observamos que cambian los hábitos de alimentación, lo cual hace que suban o bajen de peso las afectadas. De la misma manera observamos que su look se ve alterado: a veces se despreocupan de sí mismas, en otras ocasiones dejan de lado los cuidados básicos (depilación, maquillaje, peinado, aseo, etc.). También podemos observar que nada les provoca satisfacción o placer (incluso lo que antes adoraban), que sus hábitos de sueño han cambiado (por lo cual tienen ojeras o sueño) y por ultimo observamos un notorio cambio de humor. La depresión genera características tales que el deprimido te “contagia” su malestar, su tristeza, la pena es algo que logras captar (te “bajonea” también). Cuando estamos frente a algún cercano que percibamos con algunas características similares debemos pedir ayuda para la afectada. Muchas veces quien está en este momento se esconde luego, es decir: falta con sus deberes, falta a las reuniones sociales… tratará de no ser vista.

No debemos tratar de hacernos cargo nosotras, debemos pedir ayuda a la red de apoyo cercana a la afectada.

¿Qué es la red de apoyo? Su familia, sus amigas más cercanas, etc. La gente que debe tomar cartas en el asunto y que tendrá influencia en quien está pasando por este momento.

¿Por qué no debo intentar hacerme cargo? Comunmente la depresión es una dificultad tan severa que no se logra ayudar con las solas ganas de hacerlo, la mayoría de las veces sin especialista que tome el caso (psicólogo/psiquiatra) es casi imposible, por lo tanto: si intentas ayudar a alguien y no lo logras, aunque pongas todo tu empeño ¿qué pasará? Te frustrarás, cuestionarás y terminarás deprimida también (recuerda que el estado emocional es altamente transferible). Saber delegar es una forma inteligente de actuar.

Queridas, como ven se puede distinguir con la sintomatología nombrada, la diferencia entre un cuadro depresivo y un mal momento o una pena grande. Debemos distinguir y actuar para ayudar y ayudarnos.

Un abrazo!

beso-varinia-300x108

9 comentarios

  1. Vari,
    Que es cierto eso del estado de animo, se percibe, a mi me pasa con la gente derrepente cuando sientes esa mala onda o vibra, no se. Es los trabajos es común que llegue gente enojada, contesten mal, o su forma de actuar y te juro que me alejo, es como que me hiciera mal fisicamente, como que veo su nube negra jajajaaj
    es raro, yo tambien ando a veces con la nube negra encima, pero trato de salir de eso, muchas veces encerrarme, pero es dificil decirle a tu pareja que no quieres estar con nadie solo por ese dia, que no te soportas ni tu misma, ahi te dicen yaa como tanto o te miran raro, pero si nada me resulta para estar sola exploto, lloro de pura rabia. al otro día se me pasa. Así de loca jajajajaa
    gracias vari por tus consejo,
    cariños

  2. Graciela,
    lo entiendo perfectamente.
    Hay personas más sensibles que otras y cuando te impregnas de lo que el otro te entrega, entonces es divicil desligarse de la sensación. A medida que pasa el tiempo uno aprende a incorporar lo que te aporta y lo otro (que no depende de ti) se deja pasar.
    muchas gracias por tu comentario, sin duda una visión de nuestras reacciones… no me parece loco: me parece genuino/sincero.
    Besitos

    vari

  3. El otro día le escuché a una persona decir algo como “no te involucres mucho con alguien deprimido… te drenará toda la energía y te arrastrará a su depresión”.
    Hace un par de años pasé por una depresión horrible. Crecí con una mujer con severos problemas psiquiátricos y emocionales; psicólogos, psiquiatras, antidepresivos varios… fui testigo de todo eso durante mi infancia y adolescencia, y me re juré a mí misma que yo no pasaría por eso. Fue una de las razones por las que dejé pasar años antes de buscar ayuda. Cuando finalmente acepté que mis sentimientos ya eran mucho más grandes que mi capacidad de superarlos (y lo había intentado con todas mis fuerzas, lo juro), estaba en un estado terrible. Había bajado más de 13 kilos, ya no podía dormir más de tres horas seguidas (si dormía algo), me levantaba cada mañana con una opresión horrible en el pecho, como si acabaran de decirme que mi madre había muerto. Poco a poco (tan lentamente que casi no me di cuenta cómo pasó) me había alejado de todo y de todos. Siempre fui una persona reservada, pero había llegado al punto de aislarme totalmente. No solo había comenzado a faltar a mis pruebas y clases en la universidad… ya no salía de mi departamento. Recuerdo claramente un día que salí a la calle y no alcancé a caminar dos cuadras, cuando tuve que sentarme en una banca a llorar… simplemente por que sí. Yo soy una mujer muy atípica en ese sentido, no suelo llorar casi por nada. Ahora lloraba días enteros. Ya no era yo misma. No me sentía como yo en meses, quizás más de un año. Y lo peor de todo, es que no soportaba estar al rededor de otras personas, porque era muy consciente de la forma en que mi depresión le arruinaba el ánimo a todos. Ya no sabía como comportarme en presencia de otras personas, ya no podía fingir una sonrisa, porque el sólo intentarlo se había vuelto doloroso. Sentía rabia hacia mí misma, mucha. Por qué todos pueden sonreír y yo no? Por qué no quiero hacer nada? Por qué quiero llorar a cada rato? Por qué me molesta hasta la ropa que llevo puesta? Pensaba que quizás era débil… todos tienen problemas, por qué yo no puedo sobrellevar los míos?? Me sentía tóxica para otras personas.
    Mi familia estaba a más de 1500 kilómetros de distancia, me había alejado de todos mis amigos… salvo uno. Un día decidí que no daba más y volqué en él gran parte del caos que tenía dentro. Odio llorar frente a otras personas, pero lloré con él mil veces en un par de semanas. Pobrecito.. con lo que odia las situaciones emocionales. Él me convenció de buscar ayuda, me acompañó a comprar los antidepresivos, porque no me estaba siendo fácil aceptar que los necesitaba. Me escuchó cuando ni yo misma quería oírme. Y aguantó malas caras, silencios absolutos, faltas de emoción… uff… tanto. La terapia no funciona al tiro, no es magia, y la verdad es que para mí, todo se volvió peor antes de mejorar. Tuve que enfrentar cosas de mi vida y de mí misma que por años había preferido ignorar, y eso dolió mucho.
    Han pasado cerca de dos años, y recién hace unos meses atrás que puedo decir que me he vuelto a sentir como yo misma. El mundo no cambió, cambié yo, me comprendí mejor. Aprendí muchísimo de mí, de mi familia, de todo. La terapia fue lejos la mejor cosa que he hecho, y estoy convencida que gran parte de mi recuperación se la debo a ese amigo que en silencio y con una paciencia infinita, estuvo ahí cuando no tenía a nadie más. Sé que es más fácil alejarse de alguien con depresión, pero esa persona podría necesitarte desesperadamente, aunque no sea capaz de decirlo. No aconsejo entregarse por completo a alguien en ese estado, porque es cierto que puedes acabar mal también. Pero no se trata de hacernos cargo, se trata de ayudar cuando vemos a alguien que está mal. Porque uno lo ve, siempre lo ve. Es difícil no notar a alguien que esta deprimido, si tenemos la empatía suficiente para observar.
    Y si por esas casualidades de la vida, alguna se sintiera identificada con mi historia, si está en medio de ese tornado horrible que es la depresión, me gustaría decirle algo en lo que de verdad logré creer: no va a durar por siempre. Con la ayuda correcta y muuuucha paciencia y fuerza, las cosas pueden cambiar. Los problemas no van a desaparecer, pero puedes descubrir que tienes muchas armas para enfrentarlos.

    Un abrazo a todas las que se hayan tomado el tiempo de leer mi pequeño escrito (jojojo!)

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X