MujerPsicologíaSalud

Paren el mundo que me quiero bajar

Queridas, desde hace algún tiempo, y cada vez lo vemos de manera más notoria, que los días, meses y años pasan de manera más rápida.

Si pensamos en cuando eramos pequeñas el año se nos pasaba con una lentitud asombrosa, traten de recordar como esperaban entre cumpleaños y cumpleaños (eteeeeeerno).

A medida que vamos creciendo la distancia entre los hitos anuales, los meses e incluso los días se hace escasos: es como si el tiempo se nos fuera por entre los dedos y no podemos hacer nada para evitarlo. Una vez que comienza el año, ya sabemos que pestañamos y estamos en noviembre y luego ya saben: feliz año nuevo.

Siempre se ha dicho que el tiempo es relativo, que para cada estructura, para cada cuerpo, el tiempo pasa dramáticamente diferente (algunas incluso nos vemos más chicas o más grandes que nuestra edad cronológica). Pasa diferente el tiempo para cada una porque nos situamos de manera distinta, miramos, vivenciamos y experimentamos la realidad de manera diferente.

¿Por qué pasa entonces que es un factor común esto que pase el tiempo tan rápido?

También puede interesarte...

autoestima, relaciones, trabajo

La rutina, el trabajo, la publicidad, las instituciones que mueven lo social nos ayudan a ordenarnos. Por decirlo de alguna manera: llevan nuestra agenda, es más, nos recuerdan que es urgente que “mañana” esté listo “algo”.

El pensar constantemente en lo que tenemos que hacer en el futuro hace que nos aceleremos y no sólo dejamos de disfrutar el aquí y ahora, no sólo dejamos pasar los momentos y situaciones de vida presente, sino que vivimos en una especie de cámara rápida (es como si le apretáramos el botón de ff a nuestro equipo de DVD).

Lo más dramático, lo que más nos pone en fast motion, es el bombardeo comercial:

Se han fijado que entramos a un supermercado, mall, tienda – en enero –  si bien recién hemos pasado año nuevo, hace falta un par de semanas para que pongan en vitrina los cuadernos escolares y uniformes (que son para marzo). Esto hace que ya vivamos marzo (con tooooodo lo que implica) desde enero. Luego al llegar marzo, que llegó a nosotras demasiado rápido,  aparecen los “huevos de pascua” (que son de abril!). Y así sucesivamente llegamos a octubre y nos damos cuenta que desde fines de septiembre vemos árboles de pascua por todas partes.

¿Qué hacemos?

Respirar. Con calma.

Claramente no podemos salirnos del marco en el que vivimos ni irnos a vivir al cerro. Entonces vamos a actuar inteligentemente. Vamos a intentar concentrarnos en lo que hacemos en el momento que lo hacemos, disfrutar de esos minutos que nadie nos devolverá, ordenar las tareas pensando en lo que nos trae como beneficio hoy (sin estresarnos con que “tiene que estar listo mañana porque sino no podré bla bla”) y así.

Es un ejercicio arduo pero si lo vamos ejercitando de a poco comenzaremos a calmarnos. Si hacemos planes a futuro: bien, pero vamos a dejar tareas para su consolidación y nos centraremos en esa tarea, evitando añorar futuro porque lo deseemos o no llegará igual (¿se entiende?).

Cuando entremos a un mall o supermercado en agosto y esté adornado de Halloween, vamos a centrarnos en recordar por qué estamos ahí, qué vinimos a comprar, qué haremos con lo que compremos, etc. Y lo que miramos con urgencia de preparar futuro, lo entenderemos como algo que vamos a organizar cuando sea el tiempo de hacerlo, el tiempo propio, el tiempo que yo decido, el tiempo que mi cuerpo necesita y no con la urgencia que viene de fuera, sino que con la urgencia que le damos según nuestras propias necesidades y presente interno.

¿Resultado?

Menos arrugas, menos estrés, menos olvido, más alegría en el día a día y más caras de bellas sonrientes.

¿Me cuentan cómo les va?

Un beso a todas!

beso-varinia-300x108

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

10 comentarios

  1. Estoy totalmente deacuerdo contigo.
    Es increíble que a medida que nos queda menos años por delante el tiempo vuela.

    Por eso chicas a vivir cada minuto como cuando éramos ñiñas. Epoca en que lo que se tiene en el momento lo es todo y se vive a concho! Hasta las más pequeñas cosas.

    Como no podemos parar el mundo para bajarnos al igual que en el principito. Mejor hacer de cada minuto único y con los cinco sentidos puestos para así sentir que no vivimos en cámara rápida.

  2. Cuando iba a principios de marzo a comprar mi lindo abrigo escolar, ya no quedaban 🙁 el comercio casi nos “obliga” a comprar algo inmediatamente, sino una se queda sin lo q busca ( color, talla ,etc), estamos en una sociedad de la inmediatez, cuando hay procesos q necesitan tiempo 🙂 como disfrutar las vacaciones jajjaja

  3. Varinia eres increible, quiero ser tu amiga, ¡en serio! toparme contigo como si te conociera desde siempre y escuchar tus sabias palabras y recomenzar siendo una nueva persona (¿muy loca yo? jaja)
    Yo no creo que el tiempo vuele por especificamente por la vida comercial, sino que culpo a la responsabilidad de actuar “pendientes del mañana” porque somos adultos y responsables de “ser responsables”, de cumplir y no descuidar la vida. En cambio cuando fuimos pequeños alguien siempre estaba pendiente de solucionarnos todo, así que nosotros sólo nos preocupábamos de levantarnos temprano para ir al colegio y jugar, sin problemas que nos atormentaran y sin planificaciones odiosas.
    Ug!

    Saludos!

  4. Victoria,
    Es verdad. Ojalá lo logremos porque nuestra calidad de vida se tornaría más saludable y, como dices, disfrutaríamos de cada monento.
    Besos
    Vari

  5. Toda la razón Laura!
    empezar y terminar bien los procesos es demasiado necesario. ¿Sino como iniciar sin haber cerrado?
    Besitos
    Vari

  6. Carla,
    Tienes toda la razón, puede ser un factor importante eso que alguien se hacía cargo de nosotras. Entonces no teníamos clara noción de las cosas. A medida que crecemos nos damos cuenta de la velocidad porque ya nadie nos protege.
    Me gustó!

    Y con respecto a lo de ser amigas: te abrazo!!!! (Ya lo somos un poco si nos leemos siempre ¿no?) partamos por tuiter y nos hablamos (@espiiriitrompa)

    Besitos

    Vari

  7. que tremenda realidad la que mencionas en este post!.. la verdad es que yo siempre trato de darme el tiempo de disfrutar el momento, independiente de lo que esté pasando en el super/grandes tiendas/ciudad (quien no ha pasado por un lugar en verano, polera, bronceado, ambiente playero y ves UNIFORMES!! y es un rechazo absoluto!), es una transgresión a nuestros procesos!….
    Bueno, como vivo en el sur Osorno-Valdivia es mucho más fácil (o quizá es mi forma de ser) disfrutar de las cosas lindas de la vida en el ahora… mientras leía eso de “concentrarnos en lo que hacemos en el momento en que lo hacemos”, pensaba en esos días de otoño en que caminaba por la alameda de la UACh en Valdivia, y veía caer las hojas, lo disfrutaba tanto!, casi me sentía como en una película!!…. y ahora, ver las flores, el sol… me encanta!, creo que es bueno darse momentos para disfrutar de la naturaleza, al menos para mi es lo que mas sirve para desconectarse un poco de todo…. eso me tranquiliza, me hace reconectarme conmigo misma y desconectarme del ajetreado mundo en el que vivimos!… es bueno darse un tiempecito para observar las cosas maravillosas que hay a nuestro alrededor 😉

    cariños a todas las bellinas!, a disfrutar de la vida!!!

  8. Pazi, que lindo leerte. Imaginé todo lo que vas diciendo.
    Más aún el Sur permite la calma ¿no?. Tengo relatos cercanos que lo indican.
    A disfrutar entonces y a vivir los procesos internos como únicos e irrepetibles
    Besos grandes!
    Vari

  9. Para añadir, no olviden jugar, bailar, reirse 😀 Tan solo ayer una de mis amigas de la vida llego molesta porque casi la atropellan… nuestra solucion con otra del grupo fue jugar a guerra de bombitas de agua, hace muuuuchos años que no lo haciamos y lo pasamos tan bien!! y olvidado el enojo 😀 Hay que darse tiempo para ser espontaneo, para hacer lo que realmente queremos de repente, y no solo lo que debemos… saludos a todas

  10. Tania:
    Excelente recomendación.
    Muchas veces jugar como niños nos devuelve esa chispa y ganas de conseguir nuestras metas.
    Gracias gracias.
    Un abrazo
    Vari

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.