PSBPsicología

Si te vas

Bellas, cuando hablamos de duelo pensamos, casi siempre, que nos referimos a la muerte de alguien, pero el duelo es un proceso por el que pasamos cada vez que perdemos algo que era valioso para nosotras o para nuestras vidas Es así que vivimos un duelo cuando: muere alguien que amamos, cuando perdemos un trabajo, al terminar una relación de pareja, nos alejamos de alguna amiga o cuando experimentamos cambios importantes en nuestra vida.

Es decir, cada vez que hay una pérdida vamos a vivir un duelo por ésta. Vamos a explicar esta situación de una manera sencilla: cada vez que algo nos importa o nos gusta vamos a poner nuestra libido en eso, vamos a imaginar que la libido es energía que depositamos en alguna persona u actividad que nos interesa. Entonces llenaremos de libido lo amado, esto nos permite establecer contacto emocional (si no depositamos nuestra libido no podría importarnos, no podríamos vincularnos). De hecho, el aparato psíquico necesita depositar esa energía fuera de él, es decir el vincularnos, el llenar de esta energía otras instancias es absolutamente adecuado (al decir libido no estamos hablando de energía sexual como comúnmente se conoce, sino que hablamos de energía que está al servicio de llenar espacios fuera de nuestro cuerpo).

Entonces ¿por qué nos duele cuando hemos perdido lo que amamos? Nos duele porque depositamos nuestra energía en ello por lo tanto no nos era indiferente. Pasa que la libido no se pierde al desaparecer lo que amamos sino que, entonces,  regresa a nosotros generándonos malestar: a esto le llamamos duelo (la libido regresa y busca reacomodo). Cuando perdemos lo amado, todos los vínculos que tenemos se reacomodan, se modifican todas nuestras relaciones.

Según esta teoría entonces, para superar el duelo deben construirse nuevos caminos para depositar la libido, todos estos procesos son inconscientes, somos capaces de vivenciar sólo el dolor de la pérdida.

Bellas, ante una pérdida propia o de alguien cercano, la sugerencia es nunca tapar el dolor con distracciones, evitar que la persona no se conecte con el dolor (eso de distraer a la amiga, llenarla de actividades, etc) esto generará que no viva su duelo. Es mejor acompañar y escuchar su pesar, contener mientras sufre, regalonear mientras padece este dolor de la pérdida. Es la única manera de poder ser un aporte.

Un abrazo!

beso-varinia-300x108

13 comentarios

  1. Me encantó! Increíblemente eso de distraer a alguien para que no sienta el dolor o no piense en la pérdida es lo que hacemos, pero con la intención de ayudar. Sin embargo, debemos acompañar, pero dejar que la persona viva el duelo, como tu dices y mi santa madre también. Todos los duelos hay que vivirlos, pero también hay que saber poner un límite y no extenderlos tanto, sino que saber pararnos luego. Cariños y gracias por compartir siempre estos textos. Cariños a todas.

  2. Buen tema,, pero creo que vivir un duelo en el caso de perdida de la pareja (digo perdida en el sentido de fracaso o rompimiento) es potenciar aún más el dolor, hay que saber controlar las emociones y enfocarse en otras direcciones, lo que no fue ahí quedó , rescatar lo bueno de todo y vivir la vida de manera optimista, pues simplemente vivir ya es maravilloso, somos nosotras las que debemos elegir de que manera enfrentar cada fracaso o angustia, si pensamos en quedarnos sufriendo no será beneficioso y para que vivir el tiempo de duelo si ese tiempo lo podemos ocupar en tantas cosas, el dolor se saca con ganas de vivir y buenas vibras…
    Bss a todas!

  3. Uno nace y muere, nace y muere muchas veces en la vida. Es parte del encanto de la misma.
    Y todo dolor es un aprendizaje, siempre habrá una gran lección tras de él.

    Besos Vari!

  4. Yo tuve un duelo hace 1 año cuando me vine a vivir a Buenos Aires, no fue difícil tomar la decisión y venirme. Si lo fue cuando llegue y sentí el peso de estar lejos de mi familia, de darme cuenta que había dejado todo lo que tenia y debía empezar con toooodo de nuevo. Los primeros meses fueron duros, llore, sentía mucha pena… hice mi duelo. Al quinto mes de estar acá comencé a trabajar en lo que me gusta, y ahora estoy feliz. Extraño… pero ya no siento culpa ni pena.
    Un abrazo!!

  5. Yasna,
    Es cierto lo que dices de los duelos. Importante vivirlos, además asumir que los distractores nos alejan del encuentro con nosotras mismas. El dolor no tiene porqué destruirnos.
    Un abrazo enorme.
    Vari

  6. Caro,
    Así es , fundamental sacar de nosotras la fuerza para continuar y buscar rumbos que nos ayuden a encontrarnos y construir.
    Un abrazo
    Vari

  7. Pau,
    Que lindo eso de nacer y morir muchas veces. Es esperanzador porwie con cda nuevo día se puede volver a empezar u con cada noche podemos cerrar ciclos que nos han sido poco beneficiosos.
    Un abrazo grande
    Vari

  8. Hola Vari. Hace algunos meses, cuando hablabas del colecho les conté a todas las amigas bellinas que estaba esperando a mi primer hijo. Estaba muy feliz, fue muy buscado. El día de hoy me encuentro viviendo mi duelo. Perdí a mi guagua a los tres meses y medio de gestación. En estos momentos soy la persona mas triste del universo, pero poco a poco me empiezo a recomponer después de esa pérdida. Gracias por la columna Vari. Cariños a todas.
    La Oveja triste.

  9. ovejita,
    Te acompaño en tu duelo. Me duele también, porque recuerdo perfectamente tu comentario y porque dimensiono lo que estás pasando.
    Te abrazo ovejita, dijeron los Mayas que los hijos nos eligen, dijeron también que llegan cuando ellos quieren llegar… si pedimos respetar a los niños, criar respetuosamente, podemos con un poco de magia mediante pensar que también se debe respetar los ritmos de llegada.
    Estoy convencida que te eligió, estoy segura que se conocerán. Mientras eso pasa te acompaño en tu pena y me gusta acompañarte en letras.

    Vari

  10. Creo que lo más importante cuando hemos tenido una pérdida es sacarnos todo lo que tenemos dentro llorar y gritar si es necesario, sólo después que ese gran dolor se calme seremos capaces de poder entregar todo lo bueno que tenemos, no debemos crearnos a nuevas posibilidades, la pena quizás siempre va a estar pero con el tiempo debemos sacar lo positivo y transformarlo en un bonito recuerdo. Debemos ser capaces de entender a aquellos que han tenido una perdida, un ser querido, una mascota, un trabajo, etc. Todos tenemos derecho a vivir nuestra pérdida.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X