PSBPsicología

Y acostada sobre las bolsas, lloré

Queridas chicas bellas,vamos a hablar de una dificultad que prolifera como propia del siglo XXI. Conocemos la adicción a internet, al trabajo, al sexo, a hacer ejercicio, a estar delgadas, etc. Hoy desempolvaremos un problema que muchas veces pasa desapercibido: la adicción a las compras.

El nombre correcto que se le da es Oniomanía, aunque es más conocido como shopaholic o compra compulsiva.

Una compulsión tiene que ver con llevar a la acción algo que el pensamiento indica en forma perseverante, por lo tanto la compra compulsiva es comprar porque no podemos dejar de pensar en consumir y cuando lo hacemos sentimos una sensación de placer y bienestar que nos calma (por algunos momentos). Si no lo hacemos seguimos pensando en comprar y no podemos concentrarnos en otra cosa.

En lo profundo esta situación tiene que ver con intentar llenar vacíos (otra vez la falta), vacíos estructurales que tenemos o situaciones que no tenemos bien elaboradas en lo afectivo, que nos hacen sentir necesidad de completitud. Cada uno intenta llenar la falta como mejor puede y es así que nos podemos ver llenándolo de formas que poco nos benefician: creemos que “necesitamos un par de zapatos” (pero si nos detenemos y nos preguntamos en lo profundo ¿qué es lo que necesitamos? encontraremos pistas que nos favorecerán al intentar resolver conflictos internos).

Al ser una adicción, la persona que la padece tiene síntomas como: descontrol de impulsos, sentimiento de angustia al no comprar, cambios de humor, impaciencia, etc. El problema mayor de esta situación es que gracias a las tarjetas de crédito, suele ser una conducta silenciosa, paulatina y con consecuencias extremas, ya que podemos darnos cuenta cuando las deudas han alcanzado cifras muy altas y el problema es grande.

Las adictas al consumo acostumbran a esconder las boletas de sus compras, no contar acerca de sus adquisiciones, bajar el valor a sus compras: en el fondo evitar ser cuestionadas o descubiertas. Definitivamente pierden el control de sus actos cuando de compras se trata.

Bellas, ojo! que no es sólo una conducta femenina, los hombres también pueden ser compradores compulsivos. Mientras nosotras preferimos la ropa como objeto de consumo, ellos optan por tecnología.

Ya sabes, si pierdes el control sobre las compras, no te importa cambiar tus necesidades básicas por comprar algo, pones en riesgo los compromisos, luego de comprar te arrepientes o sueles hablar sólo de ir de shopping, puede que necesites pedir ayuda rápidamente a un psicólogo.

Un abrazo!

 

beso-varinia-560x203

16 comentarios

  1. Pasé por un periodo en que casi todos los días tenía que comprarme algo, cosas pequeñas si, como un labial, velitas, nose.. Esto me pasó cuando mi mamá falleció.. Era como llenar un vacío comprando.. por ese momento me sentía mejor con la nueva adquisición, pero al otro día buscaba algo nuevo q comprar

  2. Esto me llego mucho (lamentablemente debo decirlo) estoy pasando por un periodo así me gusta ir mucho al mall y comprar, no sé que estará pasando conmigo realmente pero esto me sirvió mucho para darme cuenta que realmente debo hacer algo al respecto.
    Gracias

  3. Caro,
    me imagino como debes haberte sentido. Será un espacio que nunca se llenará.
    La angustia va pasando a medida que pasa el tiempo, la pena nos acompaña como también los recuerdos que nos llenan de felicidad.
    Un abrazo apretado.
    Vari

  4. Hace poco me tocó ver el caso de una señora que incluso pidió un crédito a nombre de su hijo para poder seguir comprando, ya que la familia le había cerrado todas las cuentas y el acceso a efectivo! Como dice Vari, es un problema muy grave, y recomiendo estar súper atentas, de una misma pero también de quienes nos rodean, las consecuencias son enormes! La pobre señora terminó debiendo mas de 80 millones, en poco mas de dos años!

  5. Queridas a mi también me pasa, ahora comprendo que quizás mi carencia sea mi reciente separación, todos los días me compro algo, generalmente maquillajes, cremas, ropa etc… y no descanso hasta conseguir lo que quiero, ahora que leo esto y lo analizo creo que puedo tener este problema, lo bueno es que tengo la capacidad de superarlo, no del todo pero poco a poco, así que se agradece esta ayuda ya que creo que al sentirme identificada me hace tomar conciencia y evaluar mis conductas, besostes!

  6. Caro,
    Claro que puedes superar el problema. Pedir ayuda es la clave. Si logras hacerlo pronto será un mal recuerdo solamente.
    Un abrazo
    Vari

  7. Que fuerte!!! Lo peor es que me toca demasiado. Hace como un año que debo comprar siempre algo.. a tanto ha llegado mis ganas de comprar que he juntado demasiado maquillaje, cremas… incluso tengo un baul con cremas y maquillaje de repuesto. Incluso ropa y zapatos no he comprado ultimamente porque tengo demasiada… gracias Vari por tocar estos temas..

  8. Ale, entonces a pedir ayuda a un psicólogo que pueda encontrar contigo el origen de esta situación para que le pongas freno.
    Un beso y cuéntanos cómo te va.
    Besos.
    Vari

  9. D:
    Así es, tal como nos cuentas.
    Es silencioso y cuando nos damos cuenta sucede que ya existe un problema financiero grande (que es lo único que detiene el seguir comprando)
    A abrir los ojos, escuchar lo que está pasando con nosotras y alrededor.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    Vari

  10. ¡Muchas gracias por tratar de este tema! Sobretodo en un blog como éste que habla de belleza y tendencias… Es probable que muchas no suframos de omniomanía, pero tal vez estemos yendo por el camino. Como dijo Carolina, este artículo nos sirve para evaluar conductas y crear conciencia.

  11. Buenas noches, os escribo con motivo de este tema que habéis tratado. Yo sufro esta enfermedad y lo peor es que soy consciente ahora, después de un monton de años y cuando mi situación económica es insostenible. Voy acudir a un especialista en mi ciudad porque lo primero que quiero es solucionar el problema pero además tengo la situación de enfrentarme mi marido y contárselo y no me veo capaz pues aunque ya sufri una vez de un endeudamiento por consumo, no fue muy grande, se lo conte y pensamos simplemente que las compras se me habían ido de las manos. Ahora, 6 años después me encuentro totalmente atrapada de deudas, deprimida y sin saber como hacerlo. Me da muchísimo miedo perder a mi marido al que adoro y además pienso que el no se merece esto. Podríais por favor darme algún consejo? No tengo cita con el especialista hasta dentro de una semana y este tema me esta consumiendo. Muchas gracias.

  12. Alegría:
    Te entiendo, imagino como debes sentirte. Piensa que él haber pedido hora con un especialista es un paso muy valiente que sólo muestra ganas profundas de cambiar, de arreglar la sitiacion.
    Debes contarle a tu marido porque tiene que apoyarte. Te propongo hagas una venta de bodega con las cosas de tu casa que ha no uses, algo
    Así cómo una venta de garage: ahí deja algunas prendas de ropa que no uses, discos, etc. Lo que recaudes obviamente te servirá para pagar la deuda. Anda al banco y repacta tus deudas, buscare una ocupación extra mientras (puedes vender productos de belleza por catálogo o joyas) luego de eso te darás cuenta que estás haciendo algo para remediarlo y te sentirás mejor.lo vas a lograr, te lo aseguro!
    Besos

    Vari

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X