PSBPsicología

Lo quiero inmediatamente

Bellas, hemos decidido escribir sobre el deseo femenino que impera en ocasiones. Específicamente ese deseo que aparece y quiere ser satisfecho inmediatamente. Digo “hemos decidido” porque fue en una conversación con mi querida nueva amiga Glo (la misma que escribe en nuestro blog), que apareció el tema: me hizo ver que en muchas oportunidades las clientas de su peluquería la llamaban para pedir una hora para “altiro”. Ella me hizo analizar el tema, me di cuenta que pasa en distintos ámbitos y que frecuentemente me pasa también.

Entonces la idea es que desmembremos ese impulso femenino que lucha por satisfacer un deseo de manera inmediata. La verdad es que existe deseo permanente, es lo que nos permite estar vivas, ser seres deseantes, cada uno canaliza ese deseo de distintas maneras y busca satisfacerlo también. Pero ¿qué deseamos las mujeres? Todo apunta a que deseamos ser amadas, lógicamente la satisfacción de este deseo no depende de nosotras sino de un “otro” que nos ame. Es más, muchas veces no nos interesa que un “otro cualquiera” nos ame, sino que el que nosotras hemos decidido que queremos que nos ame y ahí se torna mucho más complejo porque requiere de muchos más factores para que en realidad suceda así como deseamos.

Entonces, y dada la aclaración anterior, frente a nuestros deseos muchas veces nos vemos frustradas, porque el fundamental puede que no se cumpla tal cual. Debe pasar entonces que desplazamos ese deseo a otras circunstancias más manejables y sentir que tenemos el poder de la realización y posterior satisfacción y calma aparente. Pasará entonces que ante deseos superficiales, ante circunstancias diarias, vamos a querer todo inmediatamente, sin esperar mucho, sin mediar el deseo del otro, para que de alguna manera nos sintamos capaces de cumplir con nosotras mismas, con nuestros anhelos.

El fin de esta reflexión es que hagamos consciente este tema, que no nos angustiemos porque sabremos de dónde viene esa “necesidad” (falsa) de obtener algo de inmediato. La próxima vez respiraremos y entenderemos que desde niñas y desde el fundamento siempre hemos deseado ser amadas, que eso no depende de nosotras sino que de otro capaz de amar (hay gente que sencillamente “no puede” porque de niño(a) nunca lo amaron y eso es prerrequisito para entregar (haber sido “llenado previamente” de amor) y que no somos heroínas para luchar con lo que no tiene vuelta. Aceptar, aceptarse, entender y, muchas veces, renunciar es garantía de un mejor pasar, queridas.

Entonces vamos a reconocer las marcas del otro, vamos a entender que la necesidad inmediata realmente puede esperar un poco más y descansaremos en buscar en nuestro interior qué es lo que en verdad nos pertenece y qué es lo que rige como excusa a nuestra propia necesidad de ser amadas. En ocasiones buscamos ser bellas para lograr “ese efecto embriagador en el otro”, sin embargo sabemos que la belleza real va muchísimo más allá.

Un abrazo a cada una y espero sus comentarios porque quiero conocer el nombre y las opiniones de todas las bellas que nos leen.

 

beso-varinia

10 comentarios

  1. Excelente articulo últimamente me he desesperado bastante por no tener plata para comprarme la base que quiero la fit de maybellline pero bueno si se puede con el paso de los días se puede por mientras uso la lenox:(( y listo.. También creo que debo dejar de desesperarme por mi acne espero que mejore con el paso de los días y vaya desapareciendo ya que invertí en la normaderm de Vichi SALUDOS!

  2. Vannia! No desesperarse.
    Puedes revisar recomendaciones específicas en las notas anteriores: entiendo que con el acné es importante cuidar la limpieza de la piel.
    Un abrazo.
    Vari

  3. La frustración de no tener lo que quiero en el minuto en que se me antojó se me pasa cuando me pregunto a mi misma “Misma, ¿de verdad lo necesito?, ¿no tienes algo parecido en casa?, ¿te combina con algo que ya tengas en tu closet?, ¿lo aguantara tu tarjeta de crédito?”. Generalmente para cuando llego a la ultima pregunta ya no quiero comprármelo o encontré poderosas razones para aguantarme de la compra aunque aun la quiera. Este mundo esta hecho para gritarnos en la oreja que nuestras carencias afectivas de sanan gastando lucas en lo que sea, cuando la verdad es que eso es pan para hoy pero inanición emocional para mañana (o en 5 minutos mas si el consumismo esta desatado). Quizás el trabajo de reconocer donde esta la carencia o afrontar a quien la causó pueda ser arduo, lacrimógeno y agotador, pero en términos monetarios y emocionales termina siendo una muy buena inversión, ya que al reconocer no solo el problema sino también su origen podremos afrontarlo cada vez con mas fuerza, con la vista adelante y la frente en alto, teniendo claro que si bien todos tenemos carencias de algún tipo, estas no nos definen, como tampoco nos define lo que compramos. Llegando a este punto, el ahorro en pesos ya habrá sido lo suficiente como para darse algún regaloneo merecido, meditado y quizás también compartido (como un viajecito o una rica comida) y créanme que sera mucho mas satisfactorio que un antojo pasajero. Espero les sirva a todas la bellinas que luchan para ser bellas por dentro y por fuera. Cariños

  4. Gracias Lili, toda la razón: la falta siempre estará, depende de cada una de nosotras el elegir con qué la llenamos.
    Un abrazo

    Vari

  5. esos deseos repentinos y tan fuertes creo que nacen a partir de alguna carencia del momento.. no nos sentimos satisfechas quizás con algo del entorno, o con nosotras.. como que pensamos que por obtener ese algo que deseamos en el momento se nos pasará ese vacío que hay..
    por ejemplo, a mi me ha pasado varias veces algo parecido a lo q comentabas al principio de que las mujeres quieren una hora “al tiro” para la peluquería.. yo no pido hora pero de repente me viene un deseo de hacer un cambio en mi y digo “ya me ire a cortar el pelo corto!” o “voy a comprarme una tintura porq quiero ser colorina!” ajja es divertido porque como q es una desesperación por cambiar algo, y claro al final no lo hago al tiro y a los días se me pasa la obsesión.. se me calman solas las pasiones

  6. Caro,
    claro! y uno termina generando cambios drásticos de una manera muy impulsiva.
    Mi amiga Glo, que sabe mucho de pelo y mujeres, me contaba que ella siempre pregunta muchas veces ante un impulso de sus clientas. Sino terminamos aprendiendo mientras echamos a perder. No es la idea porque tiene que ver con nosotras mismas.
    Un abrazo!
    Vari

  7. qué cierto ! muchas veces quiero las cosas para ayer, y no sólo lo material, sino la vida que sueño quiero que llegue ya y me olvido de disfrutar el proceso, además nadie me asegura que conseguiré lo que quiero asi es que debo aprender a esperar, a perder. Muchas gracias por tu blog, hoy ingresé por primera vez y espero ser una fiel lectora

  8. Vari!! Demasiado acertado tu post y demasiado relacionado con la adiccion a las compras. Una siempre quiere las cosas Ya!!! Derrepente me pillo leyendo review de productos y hago una lista de cosas de necesidad inminente y les juro que siento que debo salir a comprarla ya… ahora evito hacerlo, y como dicen mas arriba no solo pasa con lo material si no tambien con nuestros sueños, un abrazo Vari

  9. Ale, es verdad.
    Es bueno eso de poder identificarlo y saber que es efecto de otras situaciones y no de una necesidad real. Finalmente todo se relaciona, como dices. Un abrazo y espero que nos sigas leyendo.
    Un beso
    Vari

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X