Un orgasmo? Yo?
Por Rosario Avaria
7
mayo
2015
Mujer | Sexualidad

¿He tenido un orgasmo?, ¿Cómo saberlo? Estas son preguntas que frecuentemente se cuestionan muchas mujeres. La respuesta usual a ese cuestionamiento es “si preguntas, es porque no lo ha tenido”, sin embargo no siempre es así. La razón: el orgasmo está idealizado; muchas creen que tener un orgasmo es necesariamente una experiencia de placer de tal intensidad que se siente como “fuegos artificiales” o que de placer te puede llegar a alterar la consciencia.  Imaginario reforzado por la pornografía y por Hollywood que grafican el orgasmo como una experiencia que se alcanza a través de la penetración y se traduce en una serie de irrefrenables gemidos y gritos gozos. Tan idealizado está el orgasmo, que muchas pacientes al alcanzarlo por primera vez me han comentado con extrañeza, pero también con cierto nivel de frustración, “¿eso era todo?” Esto porque creían que el orgasmo era una experiencia culmine, arrebatadora y que les cambiaría la vida.

El que tengamos tan idealizada la experiencia orgásmica y que exista un alto índice de mujeres que tienen dificultades, no sólo para alcanzarlo sino que para percibir que fisiológicamente lo están teniendo, es el resultado inevitable de la escaza educación sexual que recibimos las mujeres, la que además suele entregarse desde un discurso de temor, autocontrol y negatividad, orientado únicamente a que evitemos embarazos; pero la cual no va dirigida a orientarnos en torno a nuestro placer y el camino para desarrollarlo, dejándole esa tarea a un hombre y su pene.

Será la realidad y la experiencia la que más tarde se encargará de enrostrarnos que nuestro placer es nuestra responsabilidad y que saber cómo alcanzarlo es una tarea que nos compete a nosotras en primera instancia, siendo clave atrevernos con la masturbación.

Sin embargo, lamentablemente la masturbación femenina aún sigue siendo un tabú en algunas mujeres, quienes no intentan conocer su cuerpo ni tocarse por vergüenza, asco o culpa, lo que les impide conocer y reconocer su cuerpo y su capacidad orgásmica y tomar consciencia de que su experiencia es individual, única y variable en sensaciones e intensidad.

Pero quizás, tú eres de las que quiere comenzar la aventura de autoconocerse, entrenar tu musculatura y tu consciencia para alcanzar un orgasmo, pero no sabe cómo. Para ti y para todas las que quieran mejorar la calidad e intensidad de sus orgasmos

Aquí les dejo una secuencia básica de entrenamiento:

1- Acuéstate boca arriba con las piernas dobladas a la distancia de las caderas y mece la pelvis hacia adelante y levemente hacia arriba, apretando tu músculo pubocoxígeno, luego relaja la pelvis y los músculos vaginales, mientras vas tomando varias respiraciones profundas. Y prosigue el movimiento, apretando y relajando.

2- Con el dedo lubricado explore las sensaciones de su clítoris y labios mayores y menores. Deje de lado todas las expectativas de lo que “debería” estar sintiendo. Sólo observe las sensaciones que genera su tacto sin ningún juicio. Luego explore las sensaciones de su clítoris utilizando un vibrador del mismo modo.

3- Tras estimular tu clítoris, labios mayores y menores y cuando notes que tienes suficiente irrigación sanguínea en tu genital (está más esponjosito y lubricado)  entonces posiciona tu dedo índice sobre tu orificio vaginal, presiónalo y lentamente penétrandote.

4- Una vez dentro, haz circular tu dedo sintiendo los contornos de tu vagina. Al hacerlo preocúpate de respirar profundamente y sentir cómo vas relajando todos los músculos que rodean la zona que vas palpando, centrando particularmente la atención en relajar el musculo encargado de detener la orina.

5- Luego siente con tu dedo como aprietas y sueltas la musculatura de la vagina detectando la fuerza de tu musculatura pubococcigena. Observa las sensaciones que te produce. La idea es que la musculatura ascienda y luego libere, no que aplique una fuerza en contra tipo puje.

Constanza del Rosario

Etiquetado con: mujer orgasmo, orgasmo, sexualidad

3 comentarios en “Un orgasmo? Yo?

  1. Este tema… igual la sexualidad en la mujer, la masturbación, es como un hecho magico, casi conectarse con los dioses y no, no es asi siempre… aveces es solo una necesidad… punto.

    Se nos enseña que somos pura emocion, entonces sentir esa cosa carnal, o mas bien fisica es como na que vers… si deseas sexo debe ser con un otro… nada mas alejado de la realidad.

    Una vez alguien decia que no se masturbaba porque era como innecesario, que la cosa fisica … que el no era un animalito para hacer esas cosas solo por satisfaccion, que necesitaba un ambiente, una otra persona, amor,. y bla bla… y recibió muchas respuestas odiosas hacia el… pero una fue la mas inteligente y me hace eco siempre… “la masturbación/sexo es una necesidad del cuerpo muchas veces, como comer… y acaso siempre para comer pones mantel, velas, una cena con entrada plato de fondo, postre? NO POH! aveces solo abres el refri y te comes algo recalentado o compras algo por ahi… por que el sexo deberia ser diferente? aveces es necesaria la produccion, otras no”
    mentalmente aplaudí a ese comentario…

  2. Muy buenos los temas… Y además muy bien explicados. Que bueno que se trate la sexualidad ya que en Chile no se habla mucho del tema sino algo tan importante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *