Obesidad y embarazo
Por María José Acevedo
21
septiembre
2015
Sin categoría

Hola bellas, en la nota de esta semana les quiero comentar sobre un tema que me parece demasiado importante y con el que comúnmente me encuentro en la consulta, la obesidad materna.

La encuesta nacional de salud 2009-2010 demostró que el 51% de las mujeres entre 15 y 44 años de edad tenía un IMC ≥ 25, o sea más de la mitad de las mujeres chilenas en edad fértil presenta sobrepeso u obesidad.

Numerosos estudios han demostrado un aumento significativo del riesgo de diversas patologías del embarazo, cesáreas, hipertensión gestacional, diabetes gestacional, macrosomía fetal (peso al nacer mayor a 4 kg),  abortos, infecciones post parto y una mayor mortalidad perinatal vinculada a un exceso de peso materno.

Muy escuchado es  el dicho “Eres lo que comes”, pero actualmente la evidencia científica nos está demostrando otra cosa, “Somos lo que nuestros padres comieron”.  Aunque no queramos, lo que comemos ahora va a influir positiva o negativamente en el futuro de nuestros hijos. Esta alimentación no se refiere sólo a lo que comemos durante el embarazo sino a nuestra alimentación habitual, aunque mínimo debemos hacer el esfuerzo de alimentarnos excelente durante el embarazo.

Alimentarse bien, como les he comentado muchísimas veces, va más allá de contar kcalorías. Las dietas, sobre todo en este periodo deben ser personalizadas. No sirve la dieta de la amiga embarazada. Cada embarazada tiene sus propios requerimientos individuales. Esto va a depender de la contextura, del estado nutricional  pre gestacional, si existe alguna condición patológica, hábitos individuales, actividad de cada embarazada, etc. Se debe incluir una amplia variedad de alimentos e idealmente basar la dieta en alimentos naturales, evitando los alimentos procesados.

Quienes estén con malnutrición por exceso y estén planificando un embarazo, lo primero que deben hacer es consultar a  un nutricionista que las guíe con la alimentación para lograr embarazarse con un peso lo más cercano a un peso aceptable. Una vez que logren embarazarse obviamente se debe ajustar la dieta a las nuevas necesidades. Las embarazadas no deben seguir dietas hipocalóricas. El mínimo de energía que deberían consumir es entre 1600 a 1800 kcal. Si su nutricionista les dice que requieren 2500 kcal no se asusten. Durante el embarazo los requerimientos de energía aumentan, pero no se pasen de listas! No significa que pueden comer el doble. Eso que decían las abuelitas muy antiguas es totalmente falso.

Las kcalorías extras durante el embarazo se calculan según la condición de cada embarazada y estado nutricional pre gestacional. Van, aproximadamente, entre 110 a 500 kcalorías y va a depender, además del estado nutricional, de la semana de gestación en la que se encuentre la embarazada.

Bueno chicas, espero que les sirva esta nota. La obesidad materna es algo con lo que me encuentro a diario en la consulta. Me han llegado algunos correos preguntándome sobre este tema y me parece súper importante abordarlo. Estoy preparando más notas relacionadas con Nutrición y embarazo. Cualquier duda que tengan pregúntenme. Estaré atenta a sus comentarios.

Cariños!

Por María José Acevedo B. Nutricionista, Master en Nutrición y Coach Nutricional.

Etiquetado con: embarazo, obesidad

1 comentario en “Obesidad y embarazo

  1. Soy estudiante de Nutricion , y para una mujer con un imc normal se espera aumente entre 11 y 13 kg como máximo durante el tiempo de gestación
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *