Embarazada y resfriada…oh no!
Por Rosario Avaria
23
abril
2015
Sin categoría

Hola mujeres bellas! Como todas nos hemos dado cuenta, el sol y el calor ya nos están abandonando. Las mañanas y las tardes están más frías, así es que dejamos de lado las chalas y el traje de baño y aparecen botas, abrigos y pañuelos al cuello.

Y como ya el otoño se instaló, junto con él comienzan a aparecer esos molestos resfríos y gripes que nos dejan menos funcionales que lo habitual.

Pero si para todas no es agradable, para quienes están con alguien acompañándolas en la panzita, lo es mucho más, empezando por la clásica incertidumbre del qué puedo tomar? Y…es seguro para mí y para mi guagua?

La idea de este post es tratar de despejar esas dudas y miedos respecto de los medicamentos que como embarazadas podemos o no tomar.

Primero que todo, un resfrío en una mujer embarazada no necesariamente es más grave que en una que no lo está, a excepción de aquellas que tienen patologías crónicas como asma, pero no será peor que alguno que ya hayan tenido antes en la vida. Los gérmenes causales generalmente son virus, influenza el más común. La cepa que nos ataca, depende de la epidemiología actual, pero nos afectan a todas por igual.

En cuanto a los medicamentos, para poder recetar a una embarazada, se toman consideraciones especiales, y los médicos nos basamos en las categorías de la FDA para los riesgos probables de teratogenia. Estas son 5 categorías, A-B-C-D-X. Para no hacer una larga y engorrosa explicación, lo más importante es que tengan claro que los fármacos seguros para ustedes son los A, B y C, en que el riesgo, para la madre y el feto, es menor que el beneficio que se obtendrá con el tratamiento. Además, esta clasificación puede cambiar en algunos fásmacos  según el trimestre del embarazo.

Qué hacemos entonces? Para comenzar, lo más importante es lo que hemos hecho toda la vida, es decir, reposo relativo, abrigarnos un poco más, evitar los cambios bruscos de temperatura, no exponernos en lugares cerrados y el lavado de manos frecuentes, incluyendo después de sonarnos y cada vez que estornudamos. Además, cada vez que estornudamos o tosemos, cubrirnos la boca y nariz con el codo, NO con las manos.

Vamos a partir por las cosas que NO debemos usar:

  • No tomar antiinflamatorios, es decir, ibuprofeno, diclofenaco, ketoprofeno y similares. Eventualmente, pueden usarse de manera inyectable aisladamente, pero no debieran ser consumidos de manera horaria, principalmente, en el tercer trimestre, ya que esto puede causar efectos deletéreos en el feto.
  • No consumir ningún medicamento compuesto, clásicos consumidos en los resfríos (sin demonizar a nadie, por ejemplo, Nastizol, Trioval, etc, por nombrar los más conocidos), ya que estos, contienen cafeína y pseudoefedrina, los cuales están contraindicados en embarazadas. Fijarse también en las presentaciones en sobre para tomar caliente.
  • No utilizar jarabes que no sean de origen natural, especialmente aquellos que tienen codeína (se reconocen porque el envase tiene una estrella verde), también contraindicados en embarazo.

Pero, como la idea es solucionar y no dar problemas, ahora vamos con todo lo que sí podemos usar y que nos puede ayudar. Como dije arriba, los resfríos son virales, por lo tanto, son enfermedades autolimitadas y sólo con medidas generales debiéramos estar bien. El uso de medicamentos es para disminuir esos síntomas molestos y poder seguir haciendo nuestra vida normalmente.

  • Empezando con la receta de la abuelita, clásico té con miel y limón que nos va a aliviar ese malestar en la faringe al tragar. La miel es un antiinflamatorio natural y podemos consumirla. Cuidado con esto, aquellas que tengan algún problema metabólico como diabetes gestacional. Otra muy buena opción, es poner en una taza agua hervida, con algunas rodajas pequeñas de jengibre, una rodaja de limón y miel. Estoy segura que todas tienen sus propios secretos (espero los puedan compartir con nosotras).
  • Si tengo fiebre? Si me duele todo el cuerpo? Nuestro querido, clásico y fiel compañero, el paracetamol. Siempre, los comprimidos sin cafeína, atentas a algunas presentaciones. Cómo lo tomo? Uno, o dos comprimidos incluso, 2 o 3 veces en el día, sólo por 3 a 5 días como máximo.
  • Y mi nariz tapada y que no para de gotear? No podemos usar descongestionantes con pseudoefedrina, pero podemos echar mano a otros. La loratadina usada 2 veces al día ayuda, aunque podemos ocuparla sólo en la noche para dormir descongestionadas. Clorfenamina también podemos usar, de la misma forma que el anterior, con la salvedad de que nos va a dar un poco de sueño si la usamos en el día, por eso, precaución. Lo ideal, es sólo en la noche para un buen dormir.
  • Puedo tomar jarabe? Los jarabes en sí, son de escasa ayuda, pero muchas les tienen mucha fe, y de hecho, las ayuda mucho con esa tos frecuente y molesta. El sólo hecho de toser mucho cuando estamos embarazadas, nos puede dar la sensación de estar con contracciones o tener dolor pélvico, así que no es tan malo mantenerla a raya. La idea es sólo usar jarabes naturales, entre ellos, aquellos a base de Hedera Hélix (como Abrilar, Muxhelix, etc, por nombrar algunos) y el muy clásico Palto Miel.

Algo muy importante, que no debemos olvidar, es que en nuestro país existe la vacunación universal contra la Influenza para las poblaciones de riesgo, entre ellas se encuentran las embarazadas con más de 14 semanas de embarazo. Por lo tanto, está del todo recomendado hacer esta inmunización para evitar riesgos mayores, es sólo un pinchazo con una aguja pequeña por una sola vez. Estamos en período de vacunación, así es que a vacunarse pronto.

Como habrán visto, tenemos varias opciones de tratamiento, así es que no tenemos que padecer si estamos embarazadas y resfriadas. Lo mejor, es inclinarse por las recetas de la mamá y la abuelita, echando mano a lo natural primero, porque como ya dijimos, esto es causado por un virus, la enfermedad es autolimitada la mayoría del tiempo, durando como máximo 5 a 7 días. De no terminar con medidas sencillas y medicamentos básicos, o de ir empeorando los síntomas en los primeros tres días, lo mejor es acudir a su médico para que las evalúe.

Espero que estos datos hayan aclarado y ayudado a que sus resfríos este período sean menos molestos.

A sacar la ropa abrigada, buscar un lindo abrigo y una bufanda o pañuelo con estilo y a cuidarnos, para que el resfrío no nos pille mal paradas.

Espero sus sugerencias, todos los temas son importantes.

Les dejo un gran abrazo a todas!

Aurora

4 comentarios en “Embarazada y resfriada…oh no!

  1. Muy buen artículo, me parece que está super bien explicado todo. De todas maneras, como médico que trabaja en una Urgencia, me gustaría agregar un pequeño punto.

    Efectivamente un resfrío común no es de mayor riesgo en una mujer embarazada que en una que no lo está. Como “resfrío común”, nos referimos a síntomas como mocos, dolor de garganta, fiebre baja, malestar general. Tal como dijo la autora, se manejan los síntomas, reposo y harta paciencia esperando que se pase.

    Distinto es en el caso de una Influenza. La influenza no es cualquier resfrío, un realmente se siente demasiado mal. Pero mal mal! Fiebre alta, dolor de cuerpo importante (duele hasta el pelo), síntomas respiratorios e incluso molestias gastrointestinales, pero prima una sensación de malestar increíble. Influenza hay casi todo el año, pero el pick empieza por estos días, durante mayo a agosto, aprox. El embarazo en una mujer con influenza es un factor de riesgo para que el cuadro se complique (que de una gripe fuerte, por ejemplo, se pase a una neumonia por influenza), por lo que tienen indicado según guía Minsal, usar antiviral de manera precoz (Oseltamivir, conocido como “Tamiflú”). Por lo anterior, lo recomendable es consultar al médico precozmente en caso de fiebre alta (mayor a 38º), dolor de cuerpo y algún síntoma respiratorio (tos, mocos, dolor de garganta), ya que es importante realizar valorar si corresponde usar el antiviral o no (que se vende con receta).

  2. Muchas gracias Josefina por tu aporte… como dijiste, la idea de la nota es sólo hablar del resfrío común que nos afecta a la mayoría durante esta época.

    Abrazos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *