Él tiene menos ganas que yo ¿qué hago?
Por Constanza del Rosario
19
febrero
2016
Psicología | Sexualidad

Si eres alguien cuyo deseo sexual no necesita ser “avivado” ya que siempre tienes ganas, pero a tu pareja no le sucede igual. Acá te dejo algunos tips de utilidad para ayudarte a afrontar el tema de mejor manera:

1) No hagas a tu pareja el/la único/a responsable de solucionar esto: Que tú tengas más deseo sexual no significa que debas sentarte y esperar a que tu pareja cambie, es importante que te hagas cargo de tu rol en sus pocas ganasny que seas un apoyo en el camino hacia una mayor pasión; para ello pregúntale a tu pareja qué de lo que haces le desmotiva a mantener un encuentro sexual contigo ¿Será que te vas directamente al grano?¿será que eres muy esquematizado?¿será que aplicas una técnica que no le gusta?¿será que te enojas si tu pareja no alcanza un orgasmo? Etc. Y ofrécele el pedir ayuda para que en conjunto solucionen este tema.

2) No te tomes su falta de ganas como algo personal.

Las diferencias en el deseo sexual entre las parejas es muy común. Y aunque es difícil ser rechazado repetidamente; es importante que no te lo tomes como algo personal. La situación te lastima, pero no hay que subestimar lo doloroso que puede ser para tu pareja también no tener ganas y verte frustrado con el tema. La clave, es que sean capaces de sentarse a dialogar empáticamente sobre cómo cada quién experimenta esta situación, comprender la vivencia desde ambas orillas e ir en pro de una solución que sea adecuada para ambas partes, sin caer ni en acusaciones ni en victimismos.

3) Vuelve a tocar cariñosamente a tu pareja sin un objetivo sexual.

Muchos se quejan a menudo que sus parejas nunca les tocan, a menos que quieran sexo. Y esto les apaga la pasión, ya que desean ser abrazadas, tocadas, acariciadas y besadas, sin la necesidad o sin el objetivo de terminar en el acto sexual. Por ello, restablecer la confianza de que puedo acercarme a ti sin que intentes ir por más, es el primer camino para motivarse a mayor intimidad física.

4) Recuerda hacer sentir a tu pareja especial.

Si usted no le pone atención a su relación de pareja a menos que sea para mantener relaciones sexuales, es muy poco probable que su pareja se vea motivada a ello. Para muchos el querer tener intimidad erótica, implica sentirse conectado previamente con la pareja a través de atenciones, gestos y conversaciones cargadas de afectos, complicidad y positividad. Si aquello no existe y no ven a su pareja como un parner accequible y valorador, difícilmente tendrán disposición sexual. 

5) Respetar los requisitos sexuales de su pareja.

Es usual que cuando el miembro de la pareja con bajo deseo sexual expresa que condiciones necesita para participar y disfrutar del sexo; usualmente, la pareja con más ganas, a menudo no entiende o no acepta las solicitudes de su pareja porque bien las considera una escusa, se siente criticado o bien controlado. Es importante abrirte a escuchar y tomar en cuenta las solicitudes de tu pareja para sentirse relajado, cómodo y encendido. 

6) Masturbarte.

Debido a que tu apetito sexual es más alto que el de tu pareja, es importante que comprendas que no es necesario que tu pareja satisfaga tus necesidades sexuales todo el tiempo, sino que tú también puedes otorgarte placer a través de la masturbación, lo que, por una parte les permitirá negociar una cantidad de encuentros sexuales que resulten satisfactorios para ambos y por otra parte, hará que tus intentos de cercanía no sean tan desesperados ni demandantes al no estar “acumulando” tus ganas.

www.constanzadelrosario.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *