Bellas y lectoras: “Gente tóxica”
Por Margarita Cortez
15
septiembre
2015
Lectura | Tendencia

Esta semana les voy a comentar acerca de un libro que nos abre la puerta a ver mas allá de lo que nuestros ojos muchas veces ven, este libro nos permite alejarnos de las personas que son problemáticas, complicadas; se trata de “Gente Tóxica” de Bernardo Stamateas.

La contraportada dice así:

Las personas que nos complican la vida, y cómo evitar que sigan haciéndolo. En nuestra vida cotidiana no podemos evitar encontrarnos con personas problemáticas. Jefes autoritarios y descalificadores, vecinos quejosos, compañeros de trabajo o estudio envidiosos, parientes que siempre nos echan la culpa de todo, hombres y mujeres arrogantes, irascibles o mentirosos… Todas estas personas «tóxicas» nos producen malestar, pero algunas pueden arruinarnos la vida, destruir nuestros sueños o alejarnos de nuestras metas. ¿Cómo reconocer a la gente «tóxica»? ¿Cómo protegernos y ponerles límites? Bernardo Stamateas responde a estas preguntas con claridad y convicción. Sus consejos nos ayudarán a hacer nuestras relaciones personales más saludables y positivas. En definitiva, nos ayudarán a ser mucho más felices.

Este libro nos habla de algo que siento a todos nos ha pasado mas de alguna vez y que tiene que ver con conocer, convivir, compartir, con gente complicada, con gente que siempre nos dificulta la vida y a vece hasta la existencia, que nos llega todos sus comentarios, que nos afecta cuando se meten mas allá de lo que debiesen, poder tener herramientas de conocimiento referente el tema es mas que necesario en estos tiempos donde las relaciones se han vuelto tan impersonales, donde, se da todo por sentado o peor aun donde el otro no importa en la mas mínima medida. Poder tratar de evitar que te lastimen demás es siempre un plus que debemos considerar, poder tener la capacidad de alejarnos de este tipo de personas o al menos mantener la distancia se hace necesario, para la tranquilidad de uno, para protegernos de aquellas cosas nocivas que dejamos pasar por miedo a enfrentar a este tipo de personas que se posan en tu vida como una especie de sopapo, succionando tus energías, tu buena onda, tus ganas de estar alegre, tu optimismo.

Es increíble la cantidad de clases de gente tóxica que hay, y del daño que pueden llegar a hacer. Uno a medida que va a avanzando en el libro va reconociendo a varias personas conocidas que encajaban en algún grupo. Y a la vez poder ir cambiando nuestro punto de vista respecto a lo que se debe hacer en determinadas ocasiones. A no sentirse víctima, ni culpable y poner a la gente donde le corresponde. Por lo que siento que como van los tiempos, este libro puede ser de mucha ayuda para todos. Quizás, todos nosotros somos un poco tóxicos. La buena noticia es que eso se puede cambiar. Solo esta y depende de ti.

¿Qué es la gente tóxica? Ya el término dice que nada positivo. Y así es. La gente tóxica es aquella que te delimita, te hace sentir que vales menos de lo que realmente vales, se aprovecha de ti e intenta utilizarte para sus propósitos o para canalizar su frustración. Existen muchas clases de gente llamada tóxica, y este libro nos hace un explicativo recorrido por ellas:

Los meteculpas: aquellas personas que te hacen sentir culpable de cosas en las que tú no tienes la culpa, pero que te paralizan por esa culpabilidad.

El envidioso: gente que envidia lo que tienes y que ese sentimiento la va autodestruyendo e intenta arrastrarte con ella.

El descalificador: para el que, hagas lo que hagas, siempre podría estar mejor.

El agresivo verbal: es su manera de maltratarte. Mediante las palabras.

El falso: las personas inseguras que quieren arrastrarte con ellas.

El psicópata: personas que no viven en un mundo real .

El mediocre: los que se resignan y no luchan por conseguir algo más.

El chismoso: se alimenta e intenta alimentar a los demás de los chismes de la gente.

El jefe autoritario: gente que ha llegado a tener cierto liderazgo sin saber utilizarlo.

El neurótico: tienen necesidad de sentirse amados y aceptados. Gran grado de dependencia.

El manipulador: te manipulan para conseguir sus objetivos.

El orgulloso: primero son ellos y luego los demás.

El quejoso: se quejan por todo y todo lo ven del lado negativo.

Y frente a ellos tenemos armas que podemos utilizar para que no nos manipulen. Saber decir “sí” o “no” en los casos que sean necesarios, sin preocuparnos de cómo pueda reaccionar la otra persona. Podemos ser libres de esas personas, sin tener que aislarnos. Debemos conocernos realmente y saber de lo que somos capaces para que ellos no influyan en nuestra vida.

Gente tóxica, una guía bastante interesante, que puede servir de ayuda para desprenderse de los sentimientos que nos provoca ésta gente que nos impide avanzar. Solo debes convencerte de una cosa: el poder, para hacer realidad tus sueños, está dentro de ti.

El libro “Gente Toxica”, tiene como objetivo describir las distintas personalidades tóxicas más frecuentes con las cuales convivimos a diario en los diferentes medios en los que nos movemos, el ambiente laboral, la familia, las instituciones, los amigos, y lo que nos causan dichas toxicidades, es decir sus efectos y sus consecuencias.

Nos brinda información para saber qué hacer y cómo hacerlo para ser libre de todas estas personas que a diario tratan de enfermarnos la vida.

Una de las virtudes de Gente Tóxica es exponer con toda claridad cómo afrontar el problema de nuestra relación con individuos que son capaces de sacarnos de nuestras casillas, de perjudicar nuestras relaciones sociales y en algunos casos de acabar con nuestras expectativas de trabajo y humanas.

Un besito

Margarita.

 

Etiquetado con: gente tóxica, libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *