Cerrar
Noticiasopinión

Palabras en la internet: Cuando tus opiniones quedan “para siempre”

Una reflexión sobre el lenguaje... Y la educación.

Unsplash

Bellas, varias cosas han ocurrido por estos días, y muchas rondan alrededor de las opiniones y del uso del lenguaje. Primero, las denuncias contra Nicolás López y su “suspicaz” disculpa señalando que “a veces he sido desubicado”, para justificar que más de una vez tocó demás a una mujer o que se refirió de forma déspota contra otras.

La “Chica Sobras” de López y Francisco Ortega

Todo el tema anterior siguió creciendo ya que el Diario La Hora revivió una columna que el director de cine tenía con otros hombres, como el periodista Francisco Ortega. ¿Qué hacían en “Chica Sobra” del sitio web que llevaba el mismo nombre? Hablar del cuerpo de distintas mujeres.

Vamos a sacar una reproducción que hicieron en El Dínamo al respecto, cuando se refirieron a Leonor Varela:

López: “¿No te la tirarías?”

Ortega: “O sea… Igual… La mina es rica, eso no se puede negar (…) De hecho creo que de las perritas de este lado del mundo, por lejos está en mi top 1, no porque sea más deliciosa que otras, sino por la onda (…) La perra tiene sus cosas. Y a nivel de tetas, la Varela está bastante bien dotada. En Cleopatra se le traslucían y sus pechitos adolescentes eran lo más mordible del mundo… Son del tipo zapatito de duende, ¿los ubicas? Los zapatitos de duende son esos pechos ni grandes ni chicos, pero en extremo firmes. Tanto, que se levantan hacia arriba, haciendo que el pezón desafíe la gravedad y produzca un efecto similar al de las babuchas de un genio… o en su defecto de un zapato de duende… en fin, la Varela tiene un par de perillas de lujo y un culazo como hecho a mano, cepillarla a lo perrito debe ser de other world… Su cuerpo es absolutamente cinco estrellas y eso hasta un maraco debe reconocerlo. Pero si hay algo que me mata de esta zorrita es su piel y su voz. Esta última es como arrastrada, como demasiado rica y tiene un sonsonete que debe ser lo más exquisito a la hora de tirar”.

El arrepentimiento

Sí, es verdad. Todos y todas tenemos derecho a arrepentirnos de nuestros actos. ¿Pero qué ocurre cuando sabes que lo que hiciste sí era una situación donde le faltabas el respeto a otra?

Otro más que se enfrentó a sus palabras del pasado: Jorge Baradit

Algunos hablan de que esto es una especie de cacería de brujas. Porque después del problema de Ortega y López vino el de Baradit. ¿Qué pasó? Le sacaron en cara antiguos mensajes en Twitter con un sexismo ochentero/noventero… Pero eran del año 2008 o 2011, como lo siguiente:

Pero más allá de eso, me quedo con lo que expresó al dar sus disculpas: “El lenguaje hace 10 años era diferente al de ahora”. Sí, en parte tiene mucha razón. Hartos cambios han ocurrido en el último tiempo gracias a los recientes movimientos que han tomado fuerza.

Lo que me provoca cosas es el hecho de que cuando escribió esas palabras, poca y nada sensación de culpa tuvo. No le daba asco irse en contra de las mujeres. ¿No tenía amigas? ¿Familiares mujeres? Un mínimo de respeto. Las redes sociales no son como juntarte con tu mejor amigo a tomar chela. ¡NUNCA LO HAN SIDO! ¡Aunque Twitter tuviera 10 usuarios, ya era un espacio digital público! ¡POR ALGO SE LLAMA RED SOCIAL!

Reflexiones

Hace 10 años tenía 18. Sí, recuerdo que la tele era distinta y que tenía más amigos hombres que mujeres. Conocía parte de sus códigos y sabía el tipo de comentarios que hacían. No los respetaba todos y se los expresaba. Logro entender en parte el punto al que quiere llegar Baradit. Que bueno que Ortega también se haya arrepentido. ¿Pero por qué nunca les dio asco expresar en público aquellas palabras?

 

Joce Acuña
Editora general de PSB. Amante de los 90', los unicornios, la cerveza y Britney Spears. Millennial senior a toda honra (por si no se notó antes).
X
X