Cerrar
NoticiasNutriciónSalud

Ya comenzó la segunda fase de la Ley de Etiquetado de Alimentos

¿Ha sido realmente útil la primera?

El Comercio

Creo que esto lo he conversado con más de una nutricionista e incluso me tocó hablar del tema varias veces en mi anterior trabajo. ¿Aporta realmente el etiquetado de alimentos? ¿Estamos aprendiendo a comer? Hay ciertas cosas que me hacen pensar que no. Lo que viene es una mera reflexión.

La segunda fase de la Ley de Etiquetado de Alimentos

Desde el miércoles 27 de junio se endurecen los límites permitidos para los nutrientes críticos como sodio, azúcar, calorías y grasas saturadas. Por lo mismo, el Minsal estima que al menos un 10% de los productos que hoy están SIN SELLOS tendrán que llevarlos desde el jueves 28, a dos años de la entrada en vigencia de esta ley.

Pero, ¿la gente tiene claro qué es lo que está etiquetado?

La legislación decía que las calorías permitidas por cada 10 gramos de productos sólidos son de 350. Desde ahora será de 300. Si se excede, aparece el sello.

Con el sodio, antes era de 800 mg por cada 100 gramos. Ahora será de 500 mg. ¿Qué pasa con el azúcar? De 22,5 a 15 gramos. En el caso de las grasas saturadas pasará de 6 a 5 gramos.

Por cierto, viene una tercera etapa más adelante donde será más estricto. Acá les dejo una guía que entregó el Ministerio de Salud:

El clásico “libre de sellos”

Obvio que hay cosas libres de sellos. Es una cosa del tamaño de los productos. Lo que me pasa, como una persona cualquiera en el supermercado que no tenga conocimiento experto en nutrición, es que veo que todo lo tapan con sellos pero nadie aún sabe cómo y qué comer.

El ejemplo personal que tengo es que cuando me diagnosticaron resistencia a la insulina, lo primero que me dijeron es que al leer la parte nutricional de los alimentos era que debía fijarme en los HIDRATOS DE CARBONO. ¿Creen que alguna vez me había interesado eso? ¡Nunca! En mi mente siempre estuvo el tema de las CALORÍAS. Una y otra vez, “caloría, caloría, caloría”.

Recuerdo que empecé a preocuparme de la cantidad de sodio en los alimentos cuando aparecieron los reportajes de las cassatas de helado , ¿se acuerdan? Me dolió dejar de comer en ese entonces helado de Piña, mucho.

Amigas nutricionistas también me han comentado que muchos papás se preocupan de que nada lleve sello. ¿Pero se preocupan de que sus hijos coman a las horas que corresponde, las cantidades, las colaciones, etc? Son pequeños detalles no menores. ¡Nadie nos enseña a comer!

La pelea de la ley y las empresas

Por supuesto, infaltable. Parte de esta legislación es para que las empresas reformen las composiciones de sus productos para que no lleven los sellos.

Pero acá saltan las empresas que dicen que cada vez hay más exigencias al respecto, y que por otro lado, la naturaleza de ciertas características de los alimentos hace complejo reformular su composición en nutrientes sin afectar su calidad. Me hago a un lado acá porque no soy experta.

Sólo quiero hacerlas reflexionar un poco sobre cómo nosotras, las consumidoras, estamos enfrentando esta ley. ¿Cambiaron sus hábitos alimenticios o sólo evitaron los sellos? ¿Les importaron los sellos en algún momento? De todas maneras esto tiene su lado positivo, pero hagamos espacio para la reflexión sobre nuestra nutrición.

Joce Acuña
Editora general de PSB. Amante de los 90', los unicornios, la cerveza y Britney Spears. Millennial senior a toda honra (por si no se notó antes).
X
X