Cerrar
PsicologíaRelaciones

“Mi mamá está pololeando”: Iniciando una relación nueva post separación

Bellas, una nueva columna sobre las relaciones después de las separaciones.

Unsplash

Terminaste una relación, de la que tienes hijos. Y lloraste, pataleaste, y volviste a llorar (por pena, sobrecarga, rabia o porque sí). Hablaste doscientas veces de tu separación con tu mejor amiga, y ella te escuchó con paciencia de santa -que es la única paciencia capaz de escuchar doscientas veces los mismos argumentos y las mismas historias. Y de repente te das cuenta que no lloras más, que ahora las conversaciones con esa santa de amiga que tienes también son sobre proyectos, ideas nuevas, lugares por conoces o que has conocido.

Te reorganizaste en la vida y con tus hijos, y después de meses de vivir en la montaña rusa emocional ya tienes todo bajo control. Has pasado de separada desesperada a una mujer superada… Corriendo todo el día pero superada al fin.

Las relaciones de pareja de nuevo en tu camino

Y cuando todo parecía en calma, aparece el caballero que te hace pensar que pololear no sería tan mala idea. Caminar de la mano, salir el sábado en la noche, cocinar juntos, compartir con tus amigos y sus amigos… ¡¡¡Y con tus hijos!!!

“Mi mamá está pololeando”

Cuando te imaginas esta frase pase la primera ves por tu cabeza probablemente te den ganas de salir corriendo y perderte en el bosque. Por que…

¿Si es que no resulta?
¿No será muy adolescente esto?
¿Y si no trata bien a mis hijos?
¿O si les cae mal a los niños?

Los cuentos de la cripta son una canción de cuna al lado de todo lo que imaginas que podría pasar y no pasar. Porque no tienes idea de qué esperar en este nuevo escenario, menos aun cómo enfrentarlo. Y claro, así cualquiera desecharía la idea en 10 segundos.

Más cambios en tu vida

Es que ser mamá no tiene nada de sencillo. Comencemos asumiendo que lo serás por el resto de tus días, que ya es mucho tiempo. Y agreguémosle que en nuestra sociedad tendemos a venerar el rol materno. Por lo tanto, las madres comunes y corrientes siempre estamos en deuda con lo que se espera, desde el tiempo que dedicamos a nuestros hijos, pasando por la falta o exceso de paciencia y hasta la abundancia o escasez de normas.

Siempre estamos en falta para alguien. Incluso para nosotras mismas y la idea que hemos internalizado de lo que deberíamos ser y hacer. Porqué digo esto, porque es relevante que entendamos que en el rol de madres no tenemos que intentar ser perfectas si no de darles a nuestros hijos una madre feliz.

Y aquí es donde se inserta el caballero aquel, ese que te hizo pensar en la idea de “pololear” como una buena opción. Porque evaluar el incorporar el rol de pareja tiene que ver con buscar ese punto en que eres más feliz, donde compatibilizas el ser mamá con ser la mujer que quieres, con todas las aristas que eso tiene.

¿Y cómo el iniciar una relación de pareja puede hacerme mejor mamá?

Cuando inicias una relación estas más contenta, que se traduce en mayor tolerancia. Estas más conectada con tus emociones, lo que también beneficia tu disponibilidad emocional con lo niños. Tienes más conciencia de los tiempos que son un bien escaso, y eso favorece el disfrutar y potenciar esos momentos también con los hijos.

En otras palabras, iniciar una relación que sientes que vale la pena, es una oportunidad de volver a experimentar la vida en pareja que también puedes traducir en beneficios para tus hijos, aun cuando ellos no sean parte de ésta relación incipiente.

Ya vendrá el momento de hacerte cargo de cómo ayudas a tus hijos en el proceso de adaptarse a esta realidad de su mamá con pololo. Y es sumamente relevante hacerlo en cada etapa que vaya avanzando esta nueva experiencia de ser pareja con hijos. Por ahora, solo disfrútala.

Lorena Olguín
Psicóloga PUCV
Terapeuta Familiar & de Pareja
www.lorenaolguin.com

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X