Cerrar
Maternidad

Método BLW (Baby-Led Weaning): Dar un paso en la alimentación de tu bebé

Hola, bellas. Últimamente ha sonado mucho el método BLW para la alimentación complementaria de los niños. A los 6 meses las guaguas deben comenzar con la alimentación no láctea que es el complemento a la leche materna o fórmula. La alimentación complementaria que conocemos, las habituales recomendaciones son de papilla, puré, picados, etc, dependiendo del desarrollo de la dentición.

La alimentación complementaria a demanda (Baby-led weaning) es una manera de introducir comidas sólidas en la dieta del bebé, permitiendo que se alimente por sí mismo, sin usar cucharas y sin purés. El bebé se sienta con el resto de la familia a la hora de la comida y se une a los demás cuando está preparado, usando primero sus manos para comer y después los cubiertos. Esto permitiría al bebé:

  • Descubrir sabores, texturas, colores y olores.
  • Fomenta la independencia y la confianza en sí mismo.
  • Le ayuda a desarrollar y mejorar la coordinación ojo-mano y la masticación.
  • Evita las peleas a la hora de comer.

¿Por qué recomiendan el método BLW?

La alimentación complementaria a demanda está basada en el desarrollo de los bebés durante su primer año. Los sistemas inmunitario y digestivo de los recién nacidos no están preparados para la comida hasta que alcanzan los seis meses de edad; la leche materna (o de fórmula) es todo lo que los bebés sanos necesitan hasta ese momento. Antes, cuando los bebés comenzaban con la alimentación complementaria a los tres o cuatro meses, se les daban purés porque eran demasiado pequeños para comer solos. Si la madre ha esperado hasta los seis meses para introducir la alimentación complementaria, habría superado la etapa de los purés, por lo que no los necesitaría

El Baby-Led Weaning no consiste solo en que los bebés se autorregulen en la alimentación complementaria, sino que también es la base para asentar buenos hábitos alimentarios.

Un estudio del Reino Unido concluye que los bebés que practican Baby led weaning tienden a elegir comidas más saludables que los que son alimentados con papillas y purés. “Nuestros descubrimientos señalan que el baby-led weaning tienen un impacto positivo en la preferencia por las comidas basadas en hidratos de carbono, los nutrientes que deben suponer la base de cualquier dieta saludable”, explican. Además, también agregan que “los bebés alimentados con purés preferían los alimentos dulces, mientras que el grupo de bebés que practicaban el BLW prefirió los carbohidratos (aunque el grupo de bebés de cuchara tuvo una exposición mucho más elevada a las comidas con carbohidratos)”.

“Sorprendentemente, los bebés que practicaban el BLW demostraron una mayor preferencia por todas las categorías de alimentos excepto los dulces, en comparación con los bebés alimentados con purés y papillas”, afirman los autores del estudio.

Otra conclusión importante de este estudio es que los bebés que practican el baby led weaning presentaron un índice de masa corporal (IMC) menor, que no era atribuible a diferencias en el peso al nacer, IMC paterno o clase social. Esto supone que estos bebés presentan un menor riesgo de obesidad, tanto en su infancia como en su vida adulta, debido al establecimiento de unos hábitos alimenticios saludables desde el primer momento. “Además, el 93,5% de las familias del grupo de baby-led weaning manifestó que nunca habían experimentado ningún incidente de atragantamiento (una preocupación frecuente entre los padres)”, subrayan los autores de este estudio.

¿Alguna de ustedes practica este método con sus guaguas? La verdad, a mí me daría terror probarla, por miedo a que se atore. De hecho se recomienda que quienes practiquen este tipo de alimentación manejen a la perfección la maniobra de Heimlich en niños, en caso de atoramiento.

¿Qué opinan ustedes sobre este método de alimentación?

María José Acevedo B. Nutricionista, Magister en Nutrición y Coach Nutricional
mariajoseacevedo@inta.uchile.cl

Leave a Response

X