Cerrar
NosotrasopiniónPsicología

Qué dejar de hacer para ser más feliz

Hace un tiempo leí en el sitio Entrepreneur un muy buen artículo sobre cómo ser más felices. Ya había leído el estudio que salió hace poco sobre que el dinero no hace la felicidad, PERO COMPRA TIEMPO LIBRE, y esto si nos hace felices. O sea, lo que nos hace felices es tener calma y tiempo, y este artículo lo lleva a 10 cosas prácticas que podemos hacer para ser más felices.

“La verdadera clave de la felicidad está en dejar atrás ciertas perspectivas y comportamientos”, dice John Rampton en el artículo.

Deja las horas extra.

¿Sabías que hay países donde hacer horas extra es visto como ser ineficiente? El nuestro es un país donde se saca mucho la vuelta, por la exp

ectativa que tenemos de quedarnos largas horas trabajando. Si puedes (si tu jefe no es un ogro) sáltate las horas extra, sobretodo si no te pagan por ellas. “El exceso de trabajo perjudica el bienestar, ya que puede llevarte a desarrollar depresión y ansiedad”.

 

Dejar la charla negativa con nosotros mismos.

Dejar de boicotearnos repasando lo malos que somos para esto, lo horrible que hicimos aquello, y qué le dijimos a Pepito, Juanito y Mengano. En lugar de vivir menospreciándonos, tomemos el hábito de decirnos cosas positivas de forma constante. ¡Tú puedes!

 

Abandona la necesidad de control.

No podemos controlar todo en nuestra vida, mucho menos en la de los demás. Si esto se convierte en ansiedad y no nos deja estar tranquilos, debemos aprender a dejarlo. Acepta el mundo y a los demás como son.

 

DEJA DE CULPAR A LOS DEMÁS.

Mientras la gente que cumple sus metas siempre está aprendiendo sobre qué pudo mejorar en cada situación, la gente que no cumple sus sueños constantemente culpa a los demás. Lo siento, Menganito, mírate al espejo, acepta tu culpa, perdónate a ti mismo y sigue para adelante en vez de seguir hirviendo en ese pozo de odio hacia los demás. La culpa no es productiva, reserva tu energía para solucionar el problema.

 

Abandonar la negatividad de los demás.

A todos nos ha pasado que existe ese alguien que solo nos llama para pedirnos ayuda, contarnos sus problemas, y ser negativo. Gente que aporta cero en nuestra vida. El llamado es a pasar menos tiempo con el quejumbroso crónico, y más tiempo con la gente positiva en tu vida, porque la negatividad SE PEGA, GENTE. Si vamos a adoptar hábitos y valores, que sean los mejores, los que nos hagan felices y que no nos consuman energía! “Se más consciente de tiu propio bienestar emocional”, dicen.

 

Renuncia al temor de perderte las oportunidades.

Las oportunidades seguirán viniendo. ¿No tomaste esta? ¡Pues toma la próxima! Si todo el tiempo estás con el miedo de no estar aprovechando las oportunidades, disminuirás tu felicidad. Peor aún, adoptarás una perspectiva de corto plazo en tu propia vida. No te limites a sentirte culpable o triste porque no aprovechaste algo. Ya vendrá algo igual o mejor.

 

Deja de intentar impresionar a los demás.

Tu energía, tiempo y dinero tienen un límite. Úsalos en lo que A TI te hace feliz. Sé tu mismo. No tienes que vivir en constante temor de que alguien vea las cosas malas en ti. Eso no lo puedes evitar. Te ahorrarás una tonelada de energía y notarás rápidamente que la gente se siente más atraída a tu autenticidad que a tus mentiras.

 

Deja de sentirte con derecho a algo.

Las cosas se ganan, y se siente mucho mejor cuando las ganamos que cuando nos dan todo hecho. Cuando ves a la vida con la mentalidad de que te tiene que dar algo, siempre vas a ser decepcionado. Una y otra vez. Cuando trabajas duro y eres agradecido por lo que tienes, comienzas a ver la vida de una nueva manera. Entiendes las cosas desde bajo una nueva luz y aprecias lo que has logrado. Es una experiencia increíblemente poderosa y edificante vivir de esta manera. Pruébalo anotando todos los días las cosas por las que estás agradecido.

 

Deja de tratar de ser perfecto.

Vas a cometer errores. Los que esperan la perfección de sí mismos generalmente se convierten en un obstáculo serio en su propio viaje a la felicidad. Se ha encontrado que el perfeccionismo puede llevar a ser más ansioso en los entornos sociales. Puede evitar que pruebes cosas nuevas. Tratar de ser perfecto impide tu capacidad para formar relaciones a largo plazo. Embotellar sentimientos de duda puede traer más sensaciones de inutilidad. Acepta que lo que eres basta y sobra.

 

Renunciar a la “mentalidad de la escasez”.

La mentalidad de escasez proviene del libro de Stephen Covey, The 7 Habits of Highly Effective People:

“La mayoría de la gente está profundamente adentrada en lo que yo llamo la mentalidad de escasez: ven la vida como si tuvieran sólo tanto, como si sólo hubiera un pastel ahí fuera, y si alguien tuviera un gran pedazo de pastel, significaría menos para todos los demás. La mentalidad de escasez es el paradigma de la suma cero de la vida. Las personas con una mentalidad de escasez tienen no saben compartir el reconocimiento y el crédito, el poder o el beneficio – incluso con aquellos que los ayudan. Tampoco se sienten felices por los éxitos de los demás”.

Es decir, si piensas que en la vida todo da suma cero, te estás amargando gratis. Esta forma de pensar conduce a al pensamiento corto placista, genera tristeza y celos. Si quieres ser más feliz, el libro dice que debes abrazar la mentalidad de la abundancia: “La Mentalidad de la Abundancia, por otro lado, fluye de un profundo sentido interno de valor personal y seguridad. Es la creencia de que hay mucho y es suficiente para todos. Esto da como resultado un reparto de prestigio, de reconocimiento, de beneficios, de toma de decisiones. Abre posibilidades, opciones, alternativas y la creatividad”. Al cambiar tu mentalidad, serás capaz de centrarte en el largo plazo y crear más sentimientos positivos hacia los demás. ¿Quién no querría eso?

 

Quizás no sea fácil hacer estas 10 cosas, pero, como todo hábito, partimos de a poco y vamos generando una forma de ser que se nos convierte en costumbre. ¡Seamos más felices este año! Dejemos de culpar a todo lo demás; perdonemos nuestros errores; rodeémonos de aquellos que nos hacen bien y comencemos un camino hacia una vida feliz.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X