Cerrar
Celebrity

Salma Hayek y su valiente columna contra Harvey Weinstein

Salma

De alto impacto, así es la columna que escribió la actriz Salma Hayek para The New York Times en el que revela su experiencia con Harvey Weinstein.

Es una extensa y desgarradora carta en la que cuenta el infierno que le hizo pasar este productor de Hollywood que está acusado de abuso y acoso.

En 2002 Salma Hayek participó en Frida, película que le valió una nominación al Oscar. Si bien ha sido uno de sus grandes proyectos, el proceso fue una verdadera tortura producto de Harvey Weinstein. Precisamente en su columna lo identifica como “su monstruo”.

En el relato cuenta que más de una vez se apareció en su puerta “a cualquier hora de la noche, hotel tras hotel, locación tras locación”.

Incluso se preguntó si acaso su amistad con importantes figuras como Quentin Tarantino, George Clooney o la productora Elizabeth Avellan, que en aquel entonces era esposa de Weinstein, lo que la salvó “de ser violada”.

El infierno de Frida

En la columna, Hayek enumera las veces que le dijo que “no” a Harvey Weinstein incluyendo masajes, duchas y relaciones sexuales. Incluso para desquitarse, el productor obligó que añadieran una escena de sexo con total desnudo frontal.

Si bien la actriz se resistió a esto, el le dijo que anularía la película, aunque finalmente aceptó seguir con el rodaje siempre que Hayek accediese a grabar una escena de sexo con la actriz Ashley Judd, que también denunció acoso por parte de Weinstein.

Hayek recuerda cómo en una ocasión Weinstein hizo salir a todo el equipo del set de rodaje excepto a ella, y le recriminó que interpretase a Frida Kahlo con su singular uniceja, ya que esto la hacía menos atractiva. Según el productor  su única valía como actriz era su “sex appeal”, y “no había nada de eso en la película”.

Salma

El día que tuvo que grabar la escena de sexo, sufrió un ataque de ansiedad, “por primera y última vez” en su carrera, y empezó a llorar mientras su cuerpo temblaba de forma descontrolada.

“No estaba así porque fuese a estar desnuda con otra mujer. Lo estaba porque iba a estar desnuda con una mujer para complacer a Harvey Weinstein”, señaló la actriz.

El motivo de su columna

La actriz mexicana decidió escribir esta columna para que su historia sirva para entender “por qué es tan difícil” denunciar y por qué sus compañeras han esperado tanto tiempo antes de hacerlo.

“Los hombres han acosado porque podían. Las mujeres están hablando ahora porque, en esta nueva era, al fin pueden”, concluyó Hayek.

También añadió que “hasta que haya igualdad en la industria, que los hombres y mujeres tengan la misma valía en todos los aspectos de la producción, nuestra comunidad seguirá siendo tierra fértil para los depredadores.

Salma Hayek finaliza agradeciendo a todos aquellos que están escuchando estas experiencias.

“Espero que al agregar mi voz al coro de quienes por fin pudieron hablar ayudaré a entender por qué fue tan difícil hacerlo y por qué tantas de nosotras esperamos tanto tiempo. Los hombres acosan sexualmente porque pueden. Y las mujeres estamos hablando porque, en esta nueva era, por fin podemos hacerlo”.

Para leer la versión completa >haz clic aquí<

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X