EmbarazoGinecologíaSalud

Listeria y embarazo: una visitante muy poco deseada

listeria

Hola Bellas! Hoy quiero hablarles de la Listeria, un microorganismo del que hemos escuchado muchas veces, pero que siempre olvidamos, y que puede traer consecuencias graves, sobre todo en el embarazo.

¿Qué es la listeria?

La Listeria es una bacteria monocytogenes, un bacilo gram positivo, que afecta sobre todo a personas cuya inmunidad está disminuida, como las embarazadas.

La infección de presenta más en época de verano y tiene un período de incubación entre 1 y 90 días.

¿Cómo de transmite?

La infección de adquiere, principalmente, por alimentos contaminados, como las carnes parcialmente cocinadas, leche y productos lácteos no pasteurizados, mariscos y embutidos mal conservados.

¿Cómo afecta el embarazo?

Tiene una mortalidad fetal y neonatal del 40 al 50%.

Si se presenta en el 1er y 2do trimestre, se pueden presentar abortos sépticos y muerte fetal intrauterina.

Los casos que ocurren en el 3er trimestre, pueden causar corioamnionitis (infección del saco amniótico), y parto prematuro, con las consecuencias que esto conlleva.

El diagnóstico y tratamiento:

La infección tiene una forma muy variable de presentarse, pero pueden aparecer síntomas gastrointestinales, como vómitos alimentarios y diarrea, junto con fiebre y taquicardia.

En las embarazadas, además, aparecen contracciones o irritabilidad uterina y taquicardia fetal.

El diagnóstico de certeza lo podemos hacer con un hemocultivo (aislar al patógeno de una muestra de sangre) o del cultivo de líquido amniótico mediante una amniocentesis.

El tratamiento se realiza con antibióticos específicos para este germen y, en caso que nos enfrentemos a una corioamnionitis, el tratamiento es la interrupción del embarazo.

No todo es tan malo… Podemos prevenir la listeria

Como siempre, las infecciones son prevenibles, así que les dejo una lista de alimentos que deberíamos evitar si estamos embarazadas:

þ  Alimentos Permitidosý  Evitar Comer
Salchichas o carnes listas para comer sometidas a cocción intensa hasta el interior del productoSalchichas y carnes preparadas compradas listas para comer
Quesos de pasta blanda si en la etiqueta indica que están elaborados con leche pasteurizada.

 

Quesos de pasta dura, de pastaþ semidura (mozzarella), quesos pasteurizados, o quesos preparados para untar.

Quesos de pasta blanda (feta, brie, camembert, quesos azules o quesos de estilo mejicano como el queso blanco fresco)

 

Cualquier queso elaborado con leche no pasteurizada

Patés enlatados o esterilizadosPatés NO enlatados o esterilizados
Productos de pesca ahumados enlatados o esterilizados.

 

Pescado o marisco cocinado a temperatura > 50ºC

Productos de pesca ahumados que requieran refrigeración (salmón, trucha, pescados blancos, bacalao, atún o caballa)

 

Pescado o marisco crudo

Leche cruda (sin pasteurizar) o productos elaborados con leche crudaLeche pasteurizada o productos elaborados con leche pasteurizada
Ensaladas preparadas en casa con vegetales crudos bien lavadosEnsaladas o vegetales comprados ya preparados y listos para comer

 

Por lo tanto, lo más importante, una vez más, es la prevención, que es tan simple como consumir alimentos cocidos y optimizar la conservación de nuestros alimentos, para evitar una infección que puede tener muchas consecuencias.

Les dejo un abrazo, como siempre, y quedo atenta a sus comentarios.

 

Aurora Poblete Vega

Ginecólogo-Obstetra

 

 

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X