Cerrar
NutriciónSalud

La hora exacta del desayuno para no engordar

desayuno

Hay quienes no toman desayuno. Otros toman cuando llegan al trabajo y otros a penas se despiertan. ¿Pero existe una hora correcta para tomar desayuno?

El desayuno, la comida más importante del día

Variedades de desayuno hay muchas. Estos o aquellos cereales, la tostada con palta o tomate y aceite de oliva o un buen tazón de avena.

Mucho se ha hablado (y escrito) sobre el desayuno ideal, la comida más importante del día,  según dicen los nutricionistas.

Pero de lo que no se habla mucho es sobre la hora exacta a la que hay que tomarlo.

Además del qué si importa el cuándo tomamos desayuno

Y es que no es lo mismo desayunar a primera hora de la mañana que a las tres de la tarde después de una noche de carrete ­–lo segundo, en los tiempos que corren, se calificaría como ‘brunch’–; pero lo cierto es que hay un momento exacto en el que el desayuno nos sienta mejor (y aún mejor si nuestro objetivo es no engordar).

Según un nuevo estudio de la Universidad de Telaviv, dirigido por la Doctora Daniela Jakubowicz –especialista en medicina interna y endocrinología, que lleva años analizando el papel del horario de la ingesta de alimentos de acuerdo a los ritmos circadianos­–; antes de las 9.30 metabolizamos mejor la primera comida del día.

“Mejora la expresión de los genes que nos ayudan a perder peso”, concluye la investigación. Además también mejora la glucosa en sangre y los niveles de insulina.

El estudio

Para llegar a esta conclusión, se fijaron en 36 voluntarios. La mitad de ellos eran obesos y todos padecían diabetes.

Los participantes desayunaron y almorzaron el primer día mientras que el segundo día del estudio únicamente tomaron el almuerzo. Los análisis de sangre que se les practicaron mostraron que desayunar impulsa los genes relacionados con la pérdida de peso.

Antes de las 9.30 metabolizamos mejor la primera comida del día

“El momento adecuado para tomar el desayuno es antes de las 9.30. Mejora el metabolismo del cuerpo, facilita la pérdida de peso y retrasa las complicaciones asociadas con la diabetes tipo 2 y otros trastornos relacionados con la edad”, afirma la investigadora israelí.

Y no, para aquellos que deciden privarse del desayuno para no subir de peso ni un gramo de más la respuesta de Jakubowicz también es contundente: “Cuando se omite el desayuno, los genes relacionados con la pérdida de peso se expresan menos, lo que provoca picos de azúcar en la sangre que pueden causar aumento de peso independientemente de lo que la gente coma el resto del día”.

Fuente: La Vanguardia

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X