Cerrar
NutriciónPsicologíaSalud

Las 3 emociones que nos engordan

Que nuestras emociones nos engordan no es ninguna novedad, solo que  a veces no estamos tan conscientes de cómo y cuánto nos afectan. Pero basta con detenerse un poco y ponerse a pensar y analizar cómo somos, ¿somos de las que cuando tienen pena sacan el helado y se comen el refrigerador completo? ¿o somos de las que se le cierra la garganta y no pueden comer nada?

Las emociones como la tristezasoledad o ansiedad, influyen en la alimentación, ya que es una manera de satisfacer o calmar la carencia afectiva, dicen desde Salud 180. A esto se le llama también “hambre emocional”.

La grasa tiene la función de proteger de las agresiones externas, por eso hay emociones que engordan, o que nos ayudan a producir grasa abdominal, esa grasa que ninguna de nosotras queremos en nuestro cuerpo.

¿Cuáles son las emociones que nos engordan?

Claro, las emociones que engordan no suelen ser las más positivas, sino muy por el contrario, las más negativas.

1. Ansiedad. Obvio, esta es probablemente todas lo sospechaban. ¿Cuántas veces no han comido solo de ansiosas? Yo al menos, muchísimas.

Este sentimiento genera la sensación de más apetito por lo que la respuesta inmediata es picotear entre comidas y consumir alimentos excesivamente grasosos a fin de lograr un estado de placer. Claro, el plato de lechuga no nos entregará ningún placer, pero el trozo de chocolate … otra cosa.

John Hoebel, investigador de la Universidad de Princeton de Estados Unidos, explica que la comida es una forma de adicción para calmar la ansiedad, similar a la que se experimenta con la heroína o morfina.

2. Frustración. Sea por causas personales o laborales, la frustración afecta el modo en que se come. Ante la necesidad de recuperar el ánimo se recurre a la comida de manera irracional para calmar las emociones. 

3. Estrés. La Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, Nueva York, Estados Unidos, confirma que las mujeres con trastorno por estrés postraumático tienen más posibilidades de tener sobrepeso u obesidad.

La relación de las emociones con la acumulación de grasa en el abdomen se explica también porque hay alimentos considerados adictivos que hacen que se coma en exceso y sin parar, entre ellos está el chocolate y la comida abundante en grasa.

Estos alimentos producen endocanabinoides, sustancia similar a la marihuana, la cual envía una señal al cerebro que genera adicción por seguir comiéndola, confirma una investigación a cargo de la Universidad de California, Estados Unidos.

El placer que se experimenta con este tipo de dieta efectivamente ayuda a olvidar los problemas y a mantener un estado de bienestar momentáneo que se convierte en un círculo vicioso para evadir el dolor emocional.

Recuerda que la ayuda de un especialista siempre será la mejor vía para aliviar tus emociones.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Leave a Response

X
X