Mujer

Empoderarse y actuar

Hola bellas!. El tema de hoy tiene que ver con una falsa creencia de que debemos dejar que todo se acomode por sí sólo y por lo tanto nos quedamos esperando que; lo que sea nos acontezca, se resuelvan como por arte de magia.

Primero debemos comprender que nadie más es responsable de nuestras vidas, sólo nosotras y si realmente queremos manifestar un cambio es necesario salir de nuestra área de confort y actuar, es decir tomar decisiones que  nos permitan alcanzar aquello que queremos lograr. Muchas veces caemos en el juego de pensar “no sé si seré capaz”, “no me atrevo”, “me da vergüenza”, etc., sin embargo a menos que no lo intentes, nunca sabrás de lo que eres capaz de lograr. Si realmente quieres un cambio debes comprender que debes ser perseverante, que te puedes caer en el camino, pero que eres capaz de levantarte, sacudirte y seguir adelante.

Podrás darte cuenta de que habían cosas que eran mucho más simples de lo que pensabas, ganarás confianza y que desde este punto ya podrás lograr muchas más cosas, pero que nada de esto hubieses logrado si no hubieses dado el primer paso: Empoderarte y Actuar.

Les dejo esta reflexión:

Hace muchos, muchos años, en un monasterio chino vivía un aspirante a monje con muchos deseos de aprender.  Un día, su maestreo le dijo que iban a viajar. El aspirante muy ilusionado se preparó para ello. Estuvieron andando unos cuantos días  y finalmente llegaron a un pueblo dónde vivía una familia muy humilde. Les pidieron alojamiento y comida y la humilde familia les acogió y compartieron con ellos lo que tenían. El aspirante a monje les preguntó que como subsistían. El cabeza de familia le dijo: “pues…, tenemos una vaca”.  El aspirante le miró con interrogación y el hombre le dijo “La vaca nos da todo lo que necesitamos, nos da leche, nos da queso que luego cambiamos por otra comida, y ya está”.

Por la noche, el monje le dijo al aspirante: “ahora, cuando estén dormidos, tira la vaca por el barranco”. El aspirante asombrado contestó “pero… ¿cómo voy a hacer eso? La vaca es lo único que tienen y es su sustento!“. El monje no dijo nada, se dio la vuelta y se fue.

El aspirante estuvo mucho tiempo pensando qué debía hacer, y como respetaba mucho a su maestro, fue a buscar a la vaca y la espantó para que se fuera. Luego le entró tanta culpabilidad que se fue y no volvió al monasterio. Pasó días viajando y pensando en la pobre familia que se había quedado sin su sustento principal. Siguió viajando y pensando y decidió trabajar y ahorrar para algún día comprarles una vaca. Se sentía muy culpable.

Al cabo de unos años,  después de trabajar duramente y reunir el dinero para comprar la vaca, el aspirante volvió al pueblo. Se acercó a donde estaba la humilde casa y vio un coqueto hotel, rodeado de un gran huerto, un lago y patos nadando en él. Se acercó al hombre que estaba sentado en la entrada y preguntó: “Perdone, ¿aquí vivía una familia muy humilde hace unos años que tenían una vaca?” El hombre le miró y dijo, ”Si si, somos nosotros”. El aspirante lo miró y dijo “pero…, ¿cómo han prosperado tanto?”. El señor le dijo “Pues mire, un día, la vaca de la que vivíamos desapareció. Al principio nos preocupamos mucho, ¿de qué íbamos a vivir? y entonces tuvimos que pensar. Vimos que nuestra tierra era muy buena para plantar verduras, y pusimos un huerto que floreció y dio frutos en seguida. Con las verduras hicimos intercambio por otros alimentos, y el resto las vendimos. Con el dinero que ganamos compramos algo de ganado, y los vendíamos, y con ese dinero pudimos ampliar la casa  y alquilar habitaciones…y ya ve! ahora tenemos el único hotel de la ciudad!!

Con amor

Carolina Wachtendorff

Aura K-line, Sanación & Coaching Espiritual de Vida

www.sanacionycoaching.comhola@sanacionycoaching.com

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Leave a Response