Cerrar
NovedadesPSBPsicología

Todo es cuestión de actitud

Hoy les comparto esta reflexión para que podamos aplicarla a nuestra vida diaria y se den cuenta por sí mismas cómo un cambio de actitud puede hacer una gran diferencia en tu día a día.

¿Cómo es eso?, sencillamente porque sólo el 10% de la vida está relacionado con lo que nos pasa y el 90% restante está determinado por la forma en que reaccionamos ante eso que nos pasa. Se llama el Principio 90/10, y es así de simple, no tenemos el control de este 10%, pero sí del otro 90%. Ejemplo: no podemos evitar que un automovilista se nos cruce en la calle haciéndonos demorar en el trayecto, pero sí podemos controlar cómo reaccionamos ante esa situación.

El autor de este principio, Stephen Covey, lo explica con el siguiente ejemplo: Estás desayunando con tu familia y tu hija da vuelta tu taza de café y se mancha tu blusa de trabajo. Tú no tienes el control de lo que acaba de suceder y lo siguiente que suceda será determinado por ti:

Escenario 1:

Tú “despotricas” y le llamas la atención a tu hija por dar vuelta la taza, ella llora. Después de llamarle la atención, criticas a tu esposo por dejar la taza muy cerca de la orilla, y sigue una discusión. De mal humor te cambias la blusa y cuando regresas tu hija como a estado llorando aún no se ha terminado el desayuno y pierde el furgón escolar. Ahora tú te apresuras a llevar a tu hija al colegio y como ya estás atrasada conduces a 80 km/hr en una ruta cuya velocidad máxima es 50 km/hr. Llegas 15 minutos tarde y con una infracción de tránsito por $60 mil pesos. Tu hija aún triste por lo sucedido corre al colegio sin despedirse.

Llegas 20 minutos tarde a la oficina y te das cuenta que se te olvidaron unas carpetas importantes.

El día comenzó horrible y parece que se pondrá peor. Quieres llegar a casa y cuando llegas encuentras un distanciamiento en la relación con tu marido y tu hija.

Escenario 2:

El café te salpica y tu hija se pone a llorar.

Entonces tu le dices gentilmente “no te preocupes cariño, sólo necesitas tener más cuidado la próxima vez”.

Vas a cambiarte la blusa y tomas las carpetas que debes llevar a la oficina para regresar al comedor. Tu hija la recoge el furgón escolar y ella se despide con un abrazo y un beso.
(Ya no hay discusión con tu marido). Llegas puntual a la oficina y el día sigue excelente.

 

En estos 2 escenarios ambos empezaron igual y ambos terminaron diferente “sólo por nuestra reacción”. Tú decides! Nuestro actuar consciente es la clave. En cada segundo tenemos la oportunidad de decidir cómo vivimos.

 

Con amor

 

Carolina Wachtendorff

Aura K-line, Sanación & Coaching de Vida

hola@sanacionycoaching.com

Leave a Response

X