Cerrar
niñosPSB

¿A favor o en contra del chupete?

¿Es muy terrible el uso del chupete? ¿Vale la pena inmolarse y no usarlo?

¡Hola a todas! Espero que estén muy bien y con todo el ánimo para comenzar este año 2017 (para mí el año comienza oficialmente en marzo).

Hoy quiero comentarles sobre el uso del chupete de entretención. Debo decir, que en estos 14 años de ejercicio profesional, día a día aconsejaba a las mamás a no poner chupete a sus hijos. Incluso, miraba con reproche a aquellas que me decían que a los 2 años aún sus hijos eran dependientes y, muchas veces, juzgaba a aquellos papás que recurrían a esta ayuda.

Pero bueno, como “otra cosa es con guitarra”… a pesar de que nunca pensé en que le ofrecería chupete a mi hija, acá estoy, con una guagua de 10 meses bastante adicta al aparato ese. No sé ni cómo ni cuándo pasó, pero el caso es que es una realidad: soy dentista y mi hija chupa chupete. En fin, desde el punto de vista odontológico, el chupete es considerado un hábito innecesario, puesto que si es mantenido más allá de los 2 años de edad, es altamente probable que provoque o agrave alguna malformación maxilofacial. La más común es la mordida abierta. Sin embargo, también se han descrito algunas ventajas en el uso del chupete en bebés pequeños:

– Prevención de la muerte súbita

– Tranquilizador en bebés que sufren de cólicos

– Estimulación del reflejo de succión en bebés prematuros

Y por supuesto, que es una ayuda invaluable cuando estamos un poco desesperados, cansados o no contamos con ayuda y nuestro hijo llora inexplicablemente y no podemos dedicarle el tiempo que necesita. En mi caso, lo usé muchas veces cuando debíamos viajar solas en el auto y me era imposible consolarla en un taco.

Algunas precauciones que hay que tener en su uso son: – No untarlo JAMÁS en miel, azúcar o bebidas azucaradas. Aumenta el riesgo de caries y la adicción al azúcar.

– Mantenerlo limpio y si se cae al suelo no limpiarlo con la boca propia (hay mucha gente que lo hace), estaremos transmitiendo bacterias que producen caries de nuestra boca a la de ellos.

– Intentar de que el escudo del chupete sea más bien blando, para evitar producir lesiones – No reemplazar el consuelo que uno puede otorgarle al niño (contacto piel con piel, caricias, brazos, etc) por el uso del chupete

Obviamente es decisión de cada padre y madre utilizar o no el chupete con sus hijos. Cada realidad es distinta y, en mi caso, es de gran ayuda algunas veces. Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que debemos quitarlo alrededor del año y medio para no generar malformaciones que luego deberán ser corregidas con ortodoncia.

Y ustedes, ¿son pro o contra chupete?

6 comentarios

  1. Mi humilde opinión es que uno sin haber vivido la experiencia no puede ser pro ni anti….yo viví las dos caras de la moneda, y sin prejuicios previos. Mi hija mayor no estaba ni ahí con el chupete, las pocas veces que intentamos que lo usara nos lo escupió en la cara (literalmente) El menor en cambio lo amó y fue una batalla campal quitárselo al año y medio…creo que va en cada niño y en q seamos cuidadosos con el tiempo que lo usan. Ojo q soy dentista también, pero frente a la necesidad hay q adaptarse no más

  2. He aprendido con el tiempo que los niños van conociendo nuevas experiencias en la medida que uno como como padres se las da a conocer. Así fué con el tema del chupete, a la mayor antonia (que hoy tiene 9 años) le entregue el chupete ya que gracias al famoso aparatito podia calmar su ansiedad y a la vez me daba tranquilidad a mí. Cuando debí quitarselo fué tema y la angustia que sentía ella fué lapidario para mí. Pues desde hace un año antonia tiene su periòdica visita al dentista, gracias al chupete y las complicaciones que ocasiono. Por su parte a javiera de hoy 6 años no le dí a conocer el famoso aparato y me arme de paciencia para entregar yo el consuelo que necesitaba y hoy solo va al dentista para revión y todo anda bien. Cada niñ@ es una realidad distinta. Y respondiendo a la consulta, estoy “en contra del chupete”. Saludos

    1. Toda opinión es válida, pero ofrecerle chupete a un hijo no quiere decir necesariamente que uno no se arme de paciencia para entregar consuelo. Como conté en la nota, es útil para algunos casos como cuando vas manejando y tu guagua sola en la silla y a contramarcha. Pero bueno, cada niño es un mundo y cada hogar y madre también.

  3. A mí me lo recomendaron por el reflejo de succión que evita la muerte subida. Prácticamente le metí el chupete a la fuerza y se los quité a los dos años. A la primera no me costó nada, cuando rompió el último le dije que íbamos a Playbox a buscar otro y cuando llegamos vio tal cantidad de juguetes que los quiso todos y entonces tomó su primera opción importante “un juguete o su chupete”… nunca más se acordó del chupete. Mi segundo hijo pasó tres meses sin chupetes después de haberlos perdido todos. Ni cuenta se dio hasta que mi marido encontró uno y no encontró nada mejor que dárselo Ahora me lo pide a cada rato. Recién tiene dos y estamos en el proceso.

  4. Ufffff, temón!!!!! Yo fui contraria al chupete hasta q tuve a mi hija. Y tal cual dicen «otra cosa es con guitarra». Si bien no es dependiente de él, es muy útil para tranquilizarla en el auto cuando vamos solas. No por nada en inglés se dice «pacifier». Si se inicia el uso del tete después d haber establecido la.lactancia y no se prolonga su uso por mucho tiempo, no hay problema.

Leave a Response

X