El sentimiento de culpa en los niños
Por Para Ser Bella
10
Enero
2017
Consejos | niños

Hola bellas! Sin duda ser padres es una bendición pero también es una tarea ardua y tratamos de hacer lo mejor que podemos con el conocimiento que tenemos; lo que creemos que es mejor de acuerdo a cómo fuimos educados.

En este sentido, la educación de los hijos es una tarea compleja: guiarlos sin limitar su esencia natural y sin crear patrones emocionales que puedan afectar negativamente en su vida adulta, y es por esto que debemos ser cuidadosos con nuestro lenguaje, en cómo planteamos los límites.

Los niños no nacen con sentimientos de culpabilidad, sino que es una conducta aprendida de las situaciones sociales que experimentan y relacionado con su desarrollo moral.

Expresiones comunes como “no llores que me da pena”, “me entristece verte triste”, “haz caso de lo que te digo, porque somos tus padres”, “por tu culpa tuve problemas con tu papá”, etc., son frases que se dicen comúnmente a los niños, sin importar las circunstancias o la motivación de ellos. El mensaje que los niños reciben es que hicieron algo no apropiado y que deben sentirse mal por ello, lo cual aprenden por medio de la observación y el cariño que reciben por sus conductas, generando sentimientos de culpa. Es normal que los niños crean todo lo que le dicen los padres dado que son sus referentes.

Es así que los niños comienzan a desarrollar su juez interno, sintiéndose mal por lo que deberían haber hecho y no hicieron o lo que deberían estar haciendo, etc., lo cual va afectando directamente su autoestima y a la larga les impedirá tomar decisiones y ser espontáneos, se desarrolla el temor y además pueden aprender a mentir más por miedo a ser castigados.

La invitación es a educar en la Responsabilidad y no en la culpa, esto quiere decir que deben aprender que cada acto tiene una consecuencia, fijando los límites de lo que está bien y lo que no y aprender a asumir las consecuencias de sus decisiones. La idea es que actúen desde lo que comprenden y no desde el miedo al castigo.

Esto les ayudará a aprender a ser responsables de sus acciones, adaptarse a situaciones y ser flexibles, observando y aprendiendo de las consecuencias sin sentir culpa cuando no cumplen con las expectativas de los demás y además admitiendo sus errores como parte de un aprendizaje, lo que será mucho más beneficioso para su desarrollo porque les permite expresarse de manera natural, es decir, tal como son.

 

Con amor

 

Carolina Wachtendorff

Aura K-line: Sanación & Coaching Espiritual de Vida

hola@sanacionycoaching.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *