PSB

Por qué no deberíamos dejar llorar a nuestras guaguas

Cuando me convertí en madre leí por casualidad una investigación que hablaba sobre llanto y estrés en los niños. Desde ese día, mucho he leído al respecto, pero hoy me acabo de encontrar con una nota del Huffigton Post que explicaba detenidamente lo que yo aquella vez leí. Para mí esa información marcó un antes y un después en la forma de criar a mi hijo.  Había algo en mí que instintivamente me decía que no era correcto dejarlo llorar en su cunita cuando sólo tenía 1 semana, sin importar lo que mi madre o el resto me dijera. Nunca lo dejé llorar más de un minuto solo en mi pieza y creo que solo hoy, cuando ya tiene 2 años recién cumplidos, estoy empezando a dejarlo llorar cuando hay que hacerlo, no sin antes explicarle lo que está pasando y las razones de por qué no podemos hacer eso o lo que sea.

Y chicas, el resultado ha sido muy positivo. Tengo un hijo tierno, cariñoso, confiado, seguro, va a lugares nuevos, con gente nueva y no necesita estar pegado como lapa a mí, no le ha pegado jamás a otro niño, ni siquiera cuando a él le pegan (vienen muy de cerca las recomendaciones jajajajaja).  Para serles sincera son un poco escéptica con este tipo de teorías … que a los niños no se les dice que no, que es obligación darle papa  eternamente porque si no no tendrá apego, ni tampoco con el porteo 24/7; pero en este caso particular algo hizo clic en mi a penas me convertí en mamá y dije a penas mi guagua llore siempre la tomaré en brazos, al menos en mis meses de postnatal.

Por eso quise compartir esto con ustedes … ojalá les sirva.

Muchos padres creen que es útil dejar llorar a su bebé. La sabiduría popular dice que unos minutos de llanto no le hacen daño, sino que le ayudan a calmarse y a coger sueño.

Se trata de la técnica de la espera progresiva, que fue desarrollada por el doctor Richard Ferber, neurólogo y pediatra de la Universidad de Harvard en el hospital infantil de Boston (Estados Unidos), y que sigue utilizándose en la actualidad en todo el mundo.

Casi nadie sabe en realidad lo que ocurre a los bebés cuando siguen llorando, pero las consecuencias físicas y psíquicas podrían afectarles toda su vida.

Cuando un bebé llora sin que sus padres lo consuelen, aumenta su nivel de estrés, ya que, a través de su llanto, quiere expresar algo, ya sea hambre, dolor o incluso necesidad de compañía. El niño depende totalmente de ellos.

Si los padres ignoran sus llamadas, su cuerpo producirá hormonas del estrés y, a la larga, esto podrá dañar su sistema nervioso central, así como su crecimiento y su capacidad de aprendizaje.

En una entrevista para el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, Karl Heinrich Brisch, jefe del servicio de medicina psicosomática del hospital infantil de la Universidad de Múnich, explicaba que los bebés a los que dejan llorar “aprenden muy pronto a activar un programa de urgencia en su cerebro, muy similar al acto reflejo de la tanatosis observado en algunos animales que ven su vida amenazada, y que consiste en simular la muerte”. Esto afecta a su desarrollo cerebral, y así los niños no aprenden a adaptarse al estrés.

“Los bebés tienen miedo a la muerte”

La psicóloga Katharina Saalfrank, conocida por ser la Super Nanny alemana, va más allá. En referencia a este método tan polémico, Saalfrank llegó a afirmar en 2013: “Cada segundo que pasa, los niños tienen miedo a la muerte”.

Fabienne Becker-Stoll, directora del Instituto de Pedagogía infantil de Baviera, explica al Süddeutsche Zeitung: “Los niños necesitan calor físico para satisfacer sus necesidades psíquicas elementales y reducir su estrés. Sólo de esta forma pueden construir vínculos seguros y confiados con sus padres, y después con las demás personas de su entorno”.

Consecuencias psíquicas que se manifiestan hasta la edad adulta

Si se deja que los bebés lloren, éstos pueden quedarse traumatizados. Para ellos, la falta de reacción por parte de sus progenitores significa: “Puedes llorar todo el tiempo que quieras; nadie va a venir a ayudarte”. Y esto acaba frecuentemente en traumas afectivos, problemas de sueño, ansiedad, dependencia y síntomas depresivos.

Dejar llorar a los bebés no tiene absolutamente ningún valor pedagógico

Los padres que no reaccionan a las señales enviadas por su retoño no hacen bien a nadie: ni a sí mismos, ni al niño. El método de la espera progresiva no tiene ningún valor pedagógico, pues los bebés tienen una percepción del tiempo totalmente diferente a la nuestra. No saben si llevan cinco o diez minutos llorando y son incapaces de extraer conclusiones.

Cuanto más lo ignoren sus padres, más llorará el bebé. Varios investigadores británicos han demostrado que los niños que siempre tienen sus necesidades cubiertas lloran mucho menos que los que reciben menos atención.

La receta del éxito: mucho cariño

Diversos estudios señalan que el contacto afectuoso y las atenciones son beneficiosos para el desarrollo. Los científicos de la Universidad estadounidense de Notre-Dame han descubierto que las personas a las que les habían mimado y cogido en brazos a menudo en los primeros meses de vida y a las que no habían dejado solas mucho tiempo tenían más facilidades para salir adelante en la vida.

Entre los 600 adultos analizados, estas personas tenían mejor salud, menos depresiones y estaban dotadas de una mayor capacidad de empatía. Asimismo, eran bastante más productivas que las que habían sufrido falta de atención.

El mejor consejo para los padres es que escuchen a su instinto. Reaccionar al llanto de su hijo es, al fin y al cabo, un acto reflejo perfectamente natural. Por tanto, es lógico que esta reacción sea la adecuada.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Leave a Response

X