MujerPSBSexualidad

Lejos del sexo de las películas…

¿Sexo fantástico?, suena bien ¿no? Sin embargo, hay un problema con esto del “sexo magnífico” y “sexualidad optima”. La mayoría tiene una visión desfigurada, a partir de las películas y los medios de comunicación, de cómo debería ser una vida sexual de calidad.

Fue precisamente este acertijo el que llevó a un equipo de investigadores, dirigido por terapeuta sexual canadiense Peggy Kleinplatz, a averiguar qué significa realmente el término de “sexualidad óptima”. Para ello se abocaron a tratar de descubrir qué experiencias tienden las personas a describir como un “sexo magnífico”. Después de analizar las diversas entrevistas identificaron ocho componentes de la sexualidad óptima:

  • Estar presente, enfocado y centrado en la vivencia.
  • Comunicación y empatía.
  • Conexión, complicidad, unión y sintonía.
  • Autenticidad, desinhibición, honestidad.
  • Exploración, diversión y arriesgarse.
  • Vulnerabilidad y entrega.
  • Profunda intimidad sexual y erótica.
  • Gozo, paz, transformación, sanación y trascendencia.

Si se fijan, lo más notable de esta lista es que quienes tuvieron que definir qué hacía a un sexo magnifico no hablaron ni de atractivo físico, ni de tamaños, ni de duración, ni de frecuencia, ni de posiciones, ni de orgasmos como parámetros de lo optimo. Hablaron de una sexualidad lúdica, libre, fluida y armónica entre dos seres conectados con ellos mismos, con la situación y con el otro, viviendo en plenitud quiénes son “aquí y ahora” y no lo que “deberían ser, hacer y alcanzar”.

Una sexualidad de sensaciones provenientes de una intimidad plena y no del despliegue de acrobacias eróticas desconectadas emocionalmente. Da para pensar ¿no lo creen? ¿Cuál es tu modelo de una sexualidad satisfactoria?

Constanza Del Rosario

 

Leave a Response

X