LecturaPSBTendencia

Bellas y lectoras: “Apropiación indebida”

Hola a todos los lector@s, esta semana les traigo una historia que aborda los vaivenes del amor entre una pareja; sin describir sentimientos, sin apenas adjetivos u ornamentos, se trata de la novela “Apropiación indebida”, de Lena Andersson, en la que describe de un modo analítico los mecanismos psicológicos que se desencadenan tras un enamoramiento.Una novela de amor brillante y afilada como la hoja de una cuchilla. Muestra una perspicacia implacable, describe cómo nos mentimos a nosotros mismos en nuestro deseo de ser amados.Es un libro que mezcla tristeza amorosa y clara ironía. Una declaración contundente acerca de la esperanza, el deseo y la soledad incurable del alma.

La contraportada dice así:

“La felicidad raramente se encuentra en la experiencia misma de la felicidad. Su hábitat natural, y casi exclusivo, es la expectativa de felicidad”. Ester Nilsson es una poeta y ensayista de treinta y un años que vive resguardada en el mundo de las ideas y de una relación sin sorpresas. Un día de junio recibe una llamada telefónica: es invitada a dar una conferencia sobre el célebre artista Hugo Rask, quien, cuando llega el momento, la escuchará hechizado entre el público. Al final del acto Ester y Hugo se presentan y conversan. Ese encuentro aparentemente inocente da origen a una singular historia de amor… o de obsesión. ¿Dónde están los límites entre una y otra?

Conocemos a Ester Nilsson, una mujer con un alto nivel intelectual, las ideas muy claras y una pareja con la que tiene una relación que ha ido evolucionando por los cauces habituales del amor y el mutuo respeto. Recibe entonces el encargo de realizar una conferencia sobre Hugo Rask, y acepta. El día de la conferencia, el autor acude a escucharla, ambos conversan y comienzan una relación intelectual de la que aflora un sentimiento por parte de Ester, un sentimiento que trastoca su vida como sólo puede hacerlo enamorarse.

Apropiación indebida no es una novela romántica, ni siquiera se tiñe levemente de romanticismo pese a que el lector reconoce en su protagonista todos los síntomas del enamoramiento. Tampoco es una novela de desamor, pese a que percibimos la tremenda desigualdad en los sentimientos que se profesan Ester y Hugo. Y esto es así, porque su autora se encarga de darle a la historia un tono desprovisto de florituras que embellezcan la realidad. Una realidad incómoda para Ester; la del enamorado no correspondido. El enamorado que espera, que se acerca, que se encoge con cada palabra y que ve como finalmente consigue lo que desea.

Lena nos deja una historia profundamente honesta en la que, tal vez, el lector se vea reflejado a un lado u otro de la relación. El enamorado que ve símbolos absolutamente en todo, que se ahoga en la esperanza de que cada gesto sea una señal que interpreta como una muestra de interés. También está el objeto de adoración, inocente o no tanto, que acude a citas, habla, se deja llevar… pero no ama, y no tiene  intención de fingir lo contrario, ni tampoco de aclararlo, de admitir lo que hubo. Y, como dice la propia autora en el libro, “No existe el derecho a ser amado”, aunque a Ester, cuya parte racional le deja ver que no sigue el camino adecuado, se le olvide y busque una y otra vez el sufrimiento de la cercanía. Y aquí llega la pregunta del millón, ¿cuántas explicaciones tiene derecho a pedir una persona no correspondida? Y la pista, el lugar hasta el que la otra parte haya dejado llegar la relación. Y la clave de la respuesta, la honestidad en cada paso: admitir, pensar, hablar.

Este libro habla de amor, del sentimiento, y de la obsesión como expresión de este. Disecciona el sentimiento. Expone cada órgano, cada “tenemos que hablar”, cada “te llamo porque…”, cada vez, cada intento y también cada decepción, cada silencio, cada mirada que se aparta del rostro que pregunta para no responder. Las relaciones son complicadas, y la que Lena nos deja la reconocemos como habitual. Ambos son culpables de sus propios actos; ella de no medirse, él de no ser claro.

Una novela común, sobre una historia común y un sentimiento común. Pero relatada con un lápiz afilado de una forma cortante, hasta convertir a este libro en una extraordinaria rareza.

El verdadero encanto de la novela reside en el fabuloso tratamiento -entre lo irónico y lo cáustico, rozando siempre lo inmisericorde- que hace Andersson de unos personajes complejos, cautivadores y logrados hasta el extremo. Moviéndose entre la ficción convencional y el ensayo más sesudo, Apropiación indebida retrata sin atisbo alguno de romanticismo la cara más amarga del amor, el no correspondido, y refleja como nunca antes había visto las desesperadas artimañas psicológicas a las que solemos recurrir para vestir de realidad una relación que solo existe en nuestra imaginación, por mucho que estemos empeñados en afirmar lo contrario.

Absorbente, perversa, erudita y magistralmente escrita, Apropiación indebida es, en definitiva, una de esas novedades imprescindibles que hay que leer sin contemplaciones ni excesivas vueltas de hoja.

La autora logra obtener un lenguaje nada de sentimental, ni romántico, aun cuando la temática lo sea, ella pretende en esta historia ser real, exacta y precisa. Ella admite que la protagonista es una especie de “alter ego” que toma prestada buena parte de sus vivencias para introducirlas en un relato de ficción, ya que según ella, no se puede escribir una historia como ésta solo desde el conocimiento teórico.

Pero lejos de una autobiografía, detrás de esta novela hay una concienzuda investigación empírica sobre emociones, ya que, a partir de la observación,la autora ha estudiado el problema mirando primero dentro de ella y luego dentro de otros.

Se trata de pensamientos y comportamientos de los que la gente se suele avergonzar, pero con los que nos identificaremos si somos honestos con nosotros mismos, tanto hombres como mujeres, heterosexuales y homosexuales.

El desafío de Andersson era cómo retratar a Ester para que la gente no piense que está loca, y descubrió que eso es justo lo que sucede en la vida real. Siempre se juzga al que se enamora y no es correspondido, considerando los sentimientos del otro una estupidez, y todo para protegernos a nosotros mismos.

Sin duda un libro que hay que leer!!!

Un besito,

Margarita

16 Comentarios

  1. Hola Margarita. Me ha gustado los comentarios sobretodo el análisis que haces de los sentimientos. Me quedo con una percepción de estar frente como un libro técnico de psicología pero más ameno. Lo buscaré para leerlo. Saludos

    1. Rosita, gracias por tus palabras. Esta es una historia sobre el amor, pero también una historia sobre la obsesión. Sobre cómo, esos dos conceptos, se dividen por una fina línea que los separa y nos hace confundirlos. Esto es una historia sobre dos cuerpos que yacen y tiemblan juntos, pero en realidad puede ser una historia sobre cada uno de nosotros, seres falibles y emocionales, cuando algo tan universal como el amor se convierte en la única razón por la que existimos.
      Un besito enorme

  2. Margarita, reconozco que no me inclino nada por el género romántico pero esta novela parece ofrecernos algo más parecido a un estudio sobre el amor, o sobre una relación amorosa determinada, desigual y creo que bastante común en la vida real. Me gustan las historias comunes, sin hechos extraordinarios pero bien contados. Saludos

    1. Cristian, tal como comentas esta historia nos retrata la realidad en muchas relaciones de pareja, cuando uno ama y no es correspondido, cuando uno entrega y el otro solo se da en ciertos momentos, Lena Andersson nos habla desde sus páginas de una forma que puede trastocar todas aquellas vivencias pasionales que estamos acostumbrados a leer, convierte una historia de amor en algo que nos dice cómo fuimos, cómo podemos ser, cómo seguiremos siendo, en ese abismo tan insondable que es empezar a amar, y olvidarnos de nosotros mismos.
      un besito gigante

  3. Perdona Margarita pero cuando he visto el título antes de leer la reseña he pensado : esto SEGURO es una novela policial (jijijiji)…..pero no, es un libro de amor, imagina cuando he llegado a la primera frase. Pinta bien, la verdad, el amor es el más grande de los sentimientos. Me gusta trataré de leerlo. Besos

    1. Isidora, Las historias de amor sirven, en ocasiones, como espejo para una sociedad que ha decidido olvidar lo que significan realmente las emociones. Murallas o puertas abiertas, paso lento o acelerado, fotogramas en blanco y negro o a todo color, los sentimientos nublan la percepción para que entendamos el mundo de una forma completamente contaminada. Apropiación indebida no habla como lo haríamos nosotros. Esta es una historia sobre el amor, pero también una historia sobre la obsesión. Sobre cómo, esos dos conceptos, se dividen por una fina línea que los separa y nos hace confundirlos. Esto es una historia sobre dos cuerpos que yacen y tiemblan juntos, pero en realidad puede ser una historia sobre cada uno de nosotros, seres falibles y emocionales, cuando algo tan universal como el amor se convierte en la única razón por la que existimos.
      Un besito grande

  4. Margarita. Muy interesante la forma en que aborda el tema del amor y el desamor, valdría la pena leerlo. Espero que te encuentres bien. Abrazos!

    1. Pastora, estoy feliz siempre de encontrarme en esta plataforma de fieles lectores que comentan los libros, lo cual llena el corazón cada semana.
      Esta autora aborda de otra mirada un tema tan recurrente como es el amor, lo cual hace que esta novela te envuelva en sus páginas, de manera rápida. Apropiación indebida hace honor a su nombre. Encontraremos alguien que toma lo que no tendría que haber tomado, alguien que abre una caja de Pandora en miniatura que resulta ser mucho más mortífera para ella misma, todo esto acompañado de una historia que nos muestra el amor desde la linea delgada entre la obsesión y la dependencia, conjugada desde la indiferencia y lo pragmático. Sin duda hay que leerla.
      Un besito gigante

  5. Margarita!!!!!!!!!!!!Qué duro es el amor no correspondido… Y no creo que haya nadie que no lo haya vivido alguna vez. Un besote!!!!

    1. Corina, tal como comentas quien no ha vivido esa triste experiencia, de no ser correspondido…es difícil pero también nos enseña que por algo suceden las cosas, es que ese amor no era para nosotras y que es mejor dejar y soltar. La vida siempre nos da oportunidades para rearmarse y volver a empezar…lo digo con todo el conocimiento de causa…créeme!!!! así que solo hay que dar lo mejor en cada cosa que hagamos, ya que la vida siempre compensa a pesar del dolor. Este libro nos abre esa puerta que a veces cerramos y que pensamos jamás abrir. Además nos muestra en muchas conductas, actitudes, acciones que caemos sin darnos cuenta y que claramente son dañinas para nosotras.
      Un besito enorme.

  6. Que tal Margarita. Me parece una historia de amor original y diferente. Mucho más honesta y realista. Por lo que cuentas me apetece mucho leerla, lo he anotado para encontrarlo.. Besitos.

    1. Luz Maria, esta historia es una experiencia muy honesta, muy real, desde lo que se nos cruza por la cabeza cuando nos enamoramos, hasta lo que percibimos del otro, lo cual hace que nos haga participe ya que es lo que hacemos o caemos muchas veces en las relaciones…ojalá la puedas leer, ya que estoy segura que a todas y todos nos ayudará de alguna forma a reconocer ciertas patrones que cometemos sin darnos cuenta y que hace que las relaciones terminen de mala forma o nos hagan daño.
      Un besito gigante

  7. Este libro me llama la atención por aquello de la obsesión aunque no las tengo todas conmigo, no creas, las relaciones descompensadas no sacan lo mejor de mí. Besos

    1. Azulea, este libro nos muestra muchas actitudes, reacciones, pensamientos, patrones que hacemos dentro de una relación, mas si esta no es correspondido, por lo que nos sentiremos muchas veces identificadas con la protagonista…sin duda que si!!!!. Por eso es bueno leerlo así también vamos dándonos cuenta que cosas estamos cometiendo de manera dañina para nosotras y para el otro, que debemos evitar caer y que nos hace bien. Un must como digo yo.
      Un ebsito enorme

  8. Margarita yo pienso que Amar es compartir vida y no debería “amarse” para suplir carencias. La fortaleza del amor hacia el otro nace de la propia fortaleza y confianza que da el conocimiento de uno mismo…y para evolucionar…nada mejor que compartir amando la vida en lugar de buscar soluciones “externas” a nuestro ser interior de forma egoísta. Creo que vale la pena leer este libro. Cariños.

    1. Herna, comparto lo que dices, porque siempre he comentado que el amor primero debe ser nosotros mismos, sin duda que si no nos amamos nada podrá reemplazar esa carencia, y menos encontrarla en otros. La felicidad verdadera no debe estar puesta fuera de nosotros, en otros, debe partir desde nosotros, para lo cual debemos hacer un trabajo que dura la vida entera, pero que cuando somos consientes y lo comenzamos a hacer nos abre puertas que no sabíamos siquiera estaban ahí. Todo lo que nos ayude a mirarnos desde el interior para dar al exterior es un aporte, es un camino mas.
      Un besito gigante

Deja un comentario