Plantas artificiales, por qué no?
Por Rosario Avaria
20
Abril
2015
Amigas PSB

Chiquillas lindas! En mi nota de esta semana les quiero hablar acerca de mi fanatismo por las plantas y flores artificiales. Todo esto comenzó cuando me casé y di forma a mi hogar. En un principio, compré todo natural e incluso formé mi propio huerto, sin embargo con el paso de los meses, llegaron a mi vida los problemas de sequedad y algunas temibles pestes. Tras algunas batallas, logré salvar algunas plantas y otras simplemente no quisieron más conmigo.

Luego de esto y tras los consejos de mi suegra, terminé optando finalmente por la decoración verde artificial. Eso sí, desde un principio tuve claro que las plantas que iba a elegir debían ser de buena calidad y ojalá verse lo más naturales posible. Debido a esto, descarté varias de las opciones disponibles en el retail, llegando a dos tiendas específicas que me encantaron.

La primera se llama “Floracenter” y en ella pueden encontrar múltiples plantas y flores. En esta tienda hay una parte con plantas listas para llegar e instalar, y también, grandes vitrinas con varas de todo tipo de flores (rosas, peonías, hortensias etc…). Además venden piedras, floreros y las típicas esponjas verdes para armar entretenidos arreglos. La calidad de los productos de esta tienda es muy buena y además, los precios son muy convenientes. Eso sí, las plantas más producidas no son tan baratas.

Otra gran opción es la tienda “Garden Express”. Aquí venden flores, plantas y pasto sintético. A pesar de que los precios de este local son bastante más elevados que los de “Floracenter”, sus productos son de altísima calidad y todo tiene un aspecto ultra natural. Por último debo mencionar, que “Garden express” ofrece flores súper originales como las Camelias y las flores de Magnolio.

Para cerrar, me gustaría nombrarles más razones para que se arriesguen con este tipo de decoración:

-No se requiere de riego ni pesticida.

-Mantienen su calidad durante años.

-Sirven para el interior y el exterior.

-Y no requieren de mantención.

Cariños,

Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *